DIS­CUR­SOS POR EL CAM­BIO

El Economista (México) - Los Políticos - - ELECCIONES 2019-PUEBLA -

en­ten­der­se en la ló­gi­ca del pro­ce­so ya en mar­cha, pa­ra la re­no­va­ción del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Nacional de Mo­re­na, que ocu­rri­rá a finales de es­te año.

De­bi­do a que el par­ti­do se per­fi­la pa­ra con­so­li­dar­se co­mo la fuer­za he­ge­mó­ni­ca del país, ahí es­tá un ca­pi­tal po­lí­ti­co en dispu­ta.

Se es­pe­ra que la rec­ta fi­nal de la con­tien­da sea más tran­qui­la pa­ra el can­di­da­to mo­re­nis­ta, de­bi­do a que, por lo me­nos pú­bli­ca­men­te, ce­só la con­fron­ta­ción in­ter­na.

Pa­ra al­gu­nos ana­lis­tas, des­de el ini­cio de la cam­pa­ña un te­ma elec­to­ral que pre­do­mi­nó fue el de la po­si­bi­li­dad de que pue­da dar­se un cam­bio po­lí­ti­co y so­cial des­pués de ocho años de mo­re­no­va­llis­mo en Pue­bla.

Lo cier­to es que Bar­bo­sa Huer­ta es­tá capitaliza­ndo esa si­tua­ción con un dis­cur­so an­ti­mo­re­no­va­llis­ta, a pe­sar de que En­ri­que Cárdenas el año pa­sa­do uti­li­zó esa na­rra­ti­va cuan­do cons­tru­yó una can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te al go­bierno del es­ta­do. Ade­más de que, co­mo aca­dé­mi­co, fue un im­por­tan­te crí­ti­co del mo­re­no­va­llis­mo, prin­ci­pal­men­te por el te­ma de la lla­ma­da deu­da en­cu­bier­ta que es­ta­ba de­jan­do el go­bierno del es­ta­do.

A pe­sar de que Bar­bo­sa fue alia­do de Mo­reno Va­lle, al me­nos du­ran­te los pri­me­ros años de su gu­ber­na­tu­ra, en es­tos momentos, se ha de­di­ca­do a po­si­cio­nar un des­lin­de com­ple­to de ese per­so­na­je y una suer­te de des­ar­ti­cu­la­ción de las re­for­mas del mo­re­no­va­llis­mo.

An­te esa si­tua­ción, Cárdenas Sán­chez se ha de­di­ca­do a apun­ta­lar un dis­cur­so ba­sa­do en las pro­pues­tas pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas pú­bli­cos pun­ta­les co­mo la in­se­gu­ri­dad, la de­fi­cien­te mo­vi­li­dad y otros que tie­nen que ver con el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble, apo­yán­do­se en dis­tin­tos estudios aca­dé­mi­cos que han nu­tri­do su dis­cur­so.

Lo que ha pa­sa­do con ese can­di­da­to es que no ha po­di­do es­ta­ble­cer un dis­cur­so cla­ro que le ayu­de a co­mu­ni­car un des­lin­de del mo­re­no­va­llis­mo y eso se trans­for­ma en una de­bi­li­dad pa­ra­dó­ji­ca pa­ra el alian­cis­ta.

En redes so­cia­les, uno de los te­mas re­cu­rren­tes es el de la su­pues­ta de­li­ca­da salud del can­di­da­to Luis Mi­guel Bar­bo­sa; sin em­bar­go, es­to no se ha re­fle­ja­do en la cam­pa­ña en tie­rra, sobre to­do por­que es él que ha vi­si­ta­do mu­chas más lo­ca­li­da­des que los otros con­ten­dien­tes.

Al igual que su­ce­de a es­ca­la nacional, en Pue­bla, el PAN y el PRI son par­ti­dos que que­da­ron muy dé­bi­les des­pués de las cam­pa­ñas del año pa­sa­do. El PRI des­apa­re­ció to­tal­men­te del es­ce­na­rio po­blano, cuan­do se alió a Ro­me­ro Va­lle des­de el 2011.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.