VE­GA MA­RÍN MAR­CA DIS­TAN­CIA DEL GO­BER­NA­DOR

El Economista (México) - Los Políticos - - ELECCIONES 2019-BAJA CALIFORNIA - Por Li­dia Arista li­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

El pró­xi­mo 2 de junio, Ba­ja Ca­li­for­nia, es­ta­do don­de en 1989 Er­nes­to Ruf­fo ga­nó la gu­ber­na­tu­ra y se ini­ció un pe­rio­do de 30 años de go­bier­nos pa­nis­tas, de­be­rá ele­gir nue­va­men­te en­tre la con­ti­nui­dad o la al­ter­nan­cia, pero es­ta vez no es con el PRI con quien el PAN dispu­ta la ti­tu­la­ri­dad del Eje­cu­ti­vo es­ta­tal, sino con Mo­re­na, un par­ti­do que de­bu­ta­rá en su pri­me­ra elec­ción lo­cal y al que to­das las en­cues­tas elec­to­ra­les le dan una am­plia ven­ta­ja.

El des­gas­te del PAN en el go­bierno, los erro­res y las pro­me­sas in­cum­pli­das del to­da­vía go­ber­na­dor Fran­cis­co Ve­ga de La­ma­drid, pero sobre to­do el de­no­mi­na­do efec­to Ló­pez Obra­dor, son los elementos que va­ti­ci­nan un triun­fo ca­si con­tun­den­te de Mo­re­na, y ese ca­si es por­que, si bien to­do pa­re­ce in­di­car que se que­da­rá con la gu­ber­na­tu­ra, po­dría no ga­nar la ca­pi­tal, Me­xi­ca­li y Ti­jua­na, municipios que con­cen­tran la ma­yor can­ti­dad de población del es­ta­do.

Aun­que hay seis as­pi­ran­tes a su­ce­der a Ve­ga de La­ma­drid, el can­di­da­to pun­te­ro es Jai­me Bo­ni­lla, quien en el 2018 fue elec­to co­mo se­na­dor por Ba­ja Ca­li­for­nia y me­ses des­pués se con­vir­tió en el pri­mer su­per­de­le­ga­do al ser de­sig­na­do por el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor co­mo el De­le­ga­do de Pro­gra­mas In­te­gra­les del Desa­rro­llo.

La cam­pa­ña de Bo­ni­lla se ha ca­rac­te­ri­za­do por pro­me­ter que la cuar­ta trans­for­ma­ción lle­ga­rá a Ba­ja Ca­li­for­nia, que pa­ci­fi­ca­rá el es­ta­do, que en­ca­be­za­rá una lu­cha fron­tal con­tra la co­rrup­ción, pero tam­bién por los cues­tio­na­mien­tos de los que ha si­do ob­je­to, en­tre és­tos, su pre­sun­ta na­cio­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se, te­ner re­si­den­cia en Es­ta­dos Uni­dos, ocul­tar en su de­cla­ra­ción pa­tri­mo­nial una luJAIME BO­NI­LLA, jo­sa pro­pie­dad de 24 mi­llo­nes de pe­sos ubi­ca­da en San Die­go, Ca­li­for­nia, su pa­sa­do pro­re­pu­bli­cano, así co­mo que man­tie­ne un pac­to con el go­ber­na­dor sa­lien­te.

De acuer­do con Víc­tor Ale­jan­dro Es­pi­no­za, pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de Estudios de Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca de El Co­le­gio de la Fron­te­ra Nor­te (Co­lef), se ha di­fun­di­do un su­pues­to pac­to en­tre el go­ber­na­dor sa­lien­te y el pun­te­ro en las en­cues­tas, aun­que no hay ma­ne­ra de con­fir­mar­lo.

“Al­go que lla­ma la aten­ción es có­mo el go­ber­na­dor no im­pul­só a na­die de su gru­po. Eso ha da­do pie a que él ne­go­ció su im­pu­ni­dad con Mo­re­na, por eso no im­pul­só a na­die de su gru­po, pa­ra ne­go­ciar con Jai­me Bo­ni­lla su im­pu­ni­dad, su pro­tec­ción”, ex­pre­só.

Uno de los as­pec­tos que ha lla­ma­do la aten­ción en es­ta cam­pa­ña es que el pun­te­ro ha op­ta­do por no acu­dir a los de­ba­tes, ni los ofi­cia­les ni los or­ga­ni­za­dos por me­dios de co­mu­ni­ca­ción u or­ga­nis­mos em­pre­sa­ria­les. No es que Bo­ni­lla Val­dez no se­pa de­ba­tir, pero no quie­re ex­po­ner­se a cier­tos cues­tio­na­mien­tos.

De acuer­do con el Instituto Elec­to­ral del Es­ta­do, la san­ción por no acu­dir a los de­ba­tes ofi­cia­les va des­de una amo­nes­ta­ción pú­bli­ca has­ta una mul­ta de 84,490 pe­sos. Aun­que las en­cues­tas lo ubi­can en el se­gun­do si­tio en­tre las pre­fe­ren­cias, al can­di­da­to del PAN, Óscar Ve­ga Ma­rín, no le ha ayu­da­do la ima­gen del go­ber­na­dor sa­lien­te, por ello ha in­ten­ta­do mar­car dis­tan­cia con Kiko Ve­ga.

En el 2013, Ve­ga Ma­rín fun­gió co­mo coor­di­na­dor de Ve­ga de La­ma­drid a la gu­ber­na­tu­ra, sin em­bar­go, no fue él la car­ta fuer­te pa­ra su­ce­der­lo. A Ve­ga Ma­rín se le re­la­cio­na con el gru­po de Felipe Cal­de­rón y a su es­po­sa, Mar­ga­ri­ta Za­va­la. Al can­di­da­to del PAN le sir­ve no ser iden­ti­fi­ca­do con un go­bierno que es­tá muy mal eva­lua­do por la población co­mo es el de Kiko Ve­ga, re­fi­rió Víc­tor Ale­jan­dro Es­pi­no­za.

En tan­to, Fe­li­ciano Cas­tro, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ba­ja Ca­li­for­nia y pre­si­den­te del Co­le­gio de Co­mu­ni­có­lo­gos, con­si­de­ró que el pri­mer do­min­go de junio ha­brá un vo­to de cas­ti­go pa­ra el PAN y pa­ra quien de­ja­ra un es­ta­do con una gra­ve ola de in­se­gu­ri­dad y en cri­sis fi­nan­cie­ra.

El pa­nis­ta ha bus­ca­do pre­sen­tar­se an­te el elec­to­ra­do co­mo un hom­bre ho­nes­to, quien ca­si no tie­ne pro­pie­da­des, pues to­das son de su mu­jer. No obs­tan­te, pa­re­ce que no le al­can­za­rá pa­ra man­te­ner la gu­ber­na­tu­ra.

Fo­to: Ar­chi­vo

can­di­da­to pun­te­ro en las en­cues­tas, ha de­ci­di­do no par­ti­ci­par en de­ba­tes con los de­más as­pi­ran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.