De­fen­de­re­mos la di­vi­sión de po­de­res

Mé­xi­co re­quie­re un Po­der Ju­di­cial fuer­te, au­tó­no­mo e in­de­pen­dien­te, afir­mó el coor­di­na­dor de la frac­ción del PRD en el Se­na­do

El Economista (México) - Los Políticos - - REFORMA - MI­GUEL ÁNGEL MAN­CE­RA Mi­guel Ángel Man­ce­ra Mi­gue­lMan­ce­raMX

Lo im­por­tan­te es cui­dar el Es­ta­do de De­re­cho en nues­tro país. El Po­der Ju­di­cial es el ga­ran­te de la Cons­ti­tu­ción”.

El Par­ti­do de la Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca (PRD) es­tá de acuer­do en que se de­pu­ren al­gu­nas áreas del Po­der Ju­di­cial, siem­pre y cuan­do no se de­bi­li­te o so­me­ta a al­gún otro po­der, plan­teó Mi­guel Ángel Man­ce­ra.

El coor­di­na­dor de los se­na­do­res del par­ti­do del sol az­te­ca pun­tua­li­zó que Mé­xi­co re­quie­re un Po­der Ju­di­cial fuer­te, au­tó­no­mo e in­de­pen­dien­te.

Por ello, la se­ma­na pa­sa­da, 44 se­na­do­res del PRD, Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, Ac­ción Na­cio­nal y del Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal pre­sen­ta­ron una ac­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra im­pug­nar la Ley Fe­de­ral de Re­mu­ne­ra­cio­nes de los Ser­vi­do­res Pú­bli­cos, por las vio­la­cio­nes al prin­ci­pio de in­de­pen­den­cia ju­di­cial, anotó.

Se es­tá ale­gan­do co­mo vio­la­ción al prin­ci­pio de di­vi­sión de po­de­res, que no se to­man en cuen­ta las par­ti­cu­la­ri­da­des del Po­der Ju­di­cial pa­ra de­ter­mi­nar pre­ci­sa­men­te lo que co­rres­pon­de a las dis­po­si­cio­nes de es­ta ley fe­de­ral. Se es­tá ale­gan­do de la mis­ma ma­ne­ra la vio­la­ción al pac­to fe­de­ral y a la in­de­pen­den­cia ju­di­cial de los po­de­res ju­di­cia­les lo­ca­les, co­men­tó.

El le­gis­la­dor se­ña­ló que la Ley Fe­de­ral de Re­mu­ne­ra­cio­nes de los Ser­vi­do­res Pú­bli­cos, en la que se plan­tea que nin­gún fun­cio­na­rio ga­na­rá más de 108,000 pe­sos, que es el suel­do del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, tie­ne con­tra­ven­cio­nes fron­ta­les con la Cons­ti­tu­ción, en­tre és­tas “la vio­la­ción a los lí­mi­tes com­pe­ten­cia­les del le­gis­la­dor fe­de­ral, pre­ci­sa­men­te, al es­ta­ble­cer la re­mu­ne­ra­ción del Po­der Ju­di­cial de la fe­de­ra­ción”.

Di­jo que es fa­cul­tad de ca­da po­der de­fi­nir si se dis­mi­nu­yen o no los suel­dos, pe­ro que de nin­gu­na ma­ne­ra de­be es­ta­ble­cer­se des­de otro po­der. “Bus­ca­mos que se for­ta­lez­ca al Po­der Ju­di­cial. Ellos se pue­den ba­jar el suel­do, más que el pro­pio pre­si­den­te, pe­ro tie­nen que ser ellos quie­nes lo de­ter­mi­nen, por­que es un po­der au­tó­no­mo”, in­di­có.

Lo que se es­tá ata­can­do es que se in­va­de la fa­cul­tad de de­ter­mi­nar sus pre­su­pues­tos, su au­to­no­mía. Es­to con­tra­vie­ne el Pac­to de San Jo­sé, que en su nu­me­ral pri­me­ro plan­tea la in­de­pen­den­cia ju­di­cial co­mo ga­ran­tía, una ga­ran­tía que tie­ne a su fa­vor to­da per­so­na su­je­ta a la ju­ris­dic­ción de los es­ta­dos sig­nan­tes, ex­pli­có.

Asi­mis­mo, agre­gó que la opo­si­ción es­tá ale­gan­do la vio­la­ción al pac­to fe­de­ral y a la in­de­pen­den­cia ju­di­cial de los po­de­res ju­di­cia­les lo­ca­les.

En en­tre­vis­ta, el tam­bién ex­je­fe de Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co in­sis­tió en que de nin­gu­na ma­ne­ra se pue­de in­va­dir la au­to­ri­dad del Po­der Ju­di­cial des­de otro po­der. Por ello, las fuer­zas de opo­si­ción re­pre­sen­ta­das en el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca es­tán en­ca­be­zan­do la de­fen­sa de la di­vi­sión de po­de­res. “Lo im­por­tan­te es cui­dar el Es­ta­do de De­re­cho en nues­tro país. El Po­der Ju­di­cial es el ga­ran­te de la Cons­ti­tu­ción”, ex­pre­só.

Re­cor­dó que el Po­der Ju­di­cial tie­ne un ór­gano au­to­rre­gu­la­ción (el Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra Fe­de­ral), el cual se en­car­ga de re­ci­bir las que­jas res­pec­to al com­por­ta­mien­to de quie­nes lo con­for­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.