Hay que es­pe­rar la con­vo­ca­to­ria

El coor­di­na­dor de los dipu­tados de Mo­re­na afir­ma que ese par­ti­do de­be ser ca­paz de or­ga­ni­zar su pro­pia fuer­za pa­ra que ya no ten­ga que se­guir sien­do ja­la­do por el pre­si­den­te

El Economista (México) - Los Políticos - - RELEVO EN MORENA - Por Li­dia Aris­ta y Die­go Ba­di­llo los­po­li­ti­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Men­cio­na­do co­mo uno de los po­si­bles as­pi­ran­tes pa­ra con­ten­der por la di­ri­gen­cia na­cio­nal de Mo­re­na, Ma­rio Del­ga­do Ca­rri­llo afir­ma que hay que es­pe­rar a que se emi­ta la con­vo­ca­to­ria res­pec­ti­va; que to­da­vía hay mu­cho tra­ba­jo por ha­cer en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, don­de li­de­ra la po­ten­te ma­yo­ría mo­re­nis­ta; sin em­bar­go, di­ce: “Si yo pue­do con­tri­buir a for­ta­le­cer al par­ti­do, cla­ro que es­toy dis­pues­to a ello”.

En­tre­vis­ta­do en sus ofi­ci­nas del re­cin­to de San Lá­za­ro, plan­tea que Mo­re­na, más que un par­ti­do, si­gue sien­do un mo­vi­mien­to, don­de el lo­pe­zo­bra­do­ris­mo es más gran­de que el pro­pio Mo­re­na; que de­be tran­si­tar ha­cia su ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción pa­ra que sea ca­paz de or­ga­ni­zar su pro­pia fuer­za y ya no ten­ga que se­guir sien­do ja­la­do por el pre­si­den­te.

Em­pe­ro, des­ta­ca que el lo­pe­zo­bra­do­ris­mo de­be se­guir sien­do el es­pí­ri­tu de Mo­re­na y co­men­ta que ese par­ti­do de­be ser el ins­tru­men­to que ga­ran­ti­ce la tras­cen­den­cia del pro­yec­to de na­ción que en­ca­be­za hoy el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

¿Cuál es la re­fle­xión que de­be ha­cer­se al in­te­rior de Mo­re­na, lue­go de las elec­cio­nes lo­ca­les del 2 de ju­nio pa­sa­do en seis en­ti­da­des, to­man­do en cuen­ta que es­tán a unas se­ma­nas de cum­plir cin­co años de ob­te­ner el re­gis­tro y que en no­viem­bre se ha­brá de re­no­var el CEN?

Creo que es uno de los par­ti­dos más exi­to­sos en la his­to­ria, a ni­vel in­ter­na­cio­nal, que, a me­nos de cin­co años de su fun­da­ción y en el se­gun­do pro­ce­so elec­to­ral que par­ti­ci­pa, ga­na la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, ga­na la ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, en la Cá­ma­ra de Se­na­do­res y un buen nú­me­ro de le­gis­la­tu­ras lo­ca­les.

Sin du­da, el par­ti­do lo­gra aglu­ti­nar, gra­cias al li­de­raz­go de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, la vo­lun­tad de cam­bio de la so­cie­dad me­xi­ca­na.

Aho­ra, más que par­ti­do, Mo­re­na si­gue sien­do un mo­vi­mien­to, es de­cir, es­tá in­te­gra­do por mu­chos li­de­raz­gos a lo lar­go y an­cho del país; li­de­raz­gos que vie­nen de la lu­cha, en al­gu­nas re­gio­nes, por al­gu­na cau­sa, siem­pre coin­ci­dien­do en los úl­ti­mos años con las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

Lo que vi­mos en la úl­ti­ma cam­pa­ña pre­si­den­cial, y no hay otra for­ma de ex­pli­car el nú­me­ro de vo­tos que ob­tu­vo, fue que Mo­re­na fue ca­paz de atraer mu­chos sec­to­res de la po­bla­ción que tra­di­cio­nal­men­te no sim­pa­ti­za­ban con un par­ti­do de iz­quier­da. El lo­pe­zo­bra­do­ris­mo si­gue sien­do más gran­de que el pro­pio Mo­re­na.

¿Dón­de es­ta­mos? Una vez que se ga­na el po­der que so­mos ya el par­ti­do en el go­bierno, pues cla­ro que es im­por­tan­te ha­cer una re­fle­xión y ¿qué va a pa­sar con el mo­vi­mien­to? Creo que hay un ca­mino que re­co­rrer pa­ra ins­ti­tu­cio­na­li­zar al par­ti­do, pa­ra que del mo­vi­mien­to pa­se­mos a un par­ti­do con re­glas cla­ras, trans­pa­ren­tes, con me­ca­nis­mos pa­ra di­ri­mir con­flic­tos y con una ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar y ga­nar elec­cio­nes.

Mo­re­na tie­ne, des­de mi pun­to de vis­ta, que con­ver­tir en el par­ti­do que si­ga agru­pan­do a las ma­yo­rías, que si­ga sien­do el puen­te de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de la so­cie­dad ci­vil y tam­bién de­be te­ner una or­ga­ni­za­ción muy pro­fe­sio­nal pa­ra la com­pe­ten­cia elec­to­ral.

El pro­yec­to al­ter­na­ti­vo de na­ción, por su tras­cen­den­cia, ne­ce­sa­ria­men­te pa­sa por Mo­re­na y de­be­mos de or­ga­ni­zar­nos pa­ra la dispu­ta po­lí­ti­ca otra vez en el 2021 y otra vez en el 2024 pa­ra que el pro­yec­to con­ti­núe.

Se­ría un gran error pen­sar que to­do es­tá ga­na­do, que te­ne­mos que se­guir apo­yán­do­nos en la ola de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y no que el par­ti­do tie­ne que or­ga­ni­zar tam­bién su pro­pia fuer­za pa­ra que ya no ten­ga que ser ja­la­do por el pre­si­den­te, sino que ayu­de a em­pu­jar al pre­si­den­te y su pro­yec­to.

¿Cuá­les son los re­tos en el tra­ba­jo de lo­grar la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del par­ti­do? ¿De­be­mos pen­sar en un par­ti­do fuer­te in­de­pen­dien­te­men­te del pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca y el ca­pi­tal po­lí­ti­co que le ge­ne­ra?

Mo­re­na de­be ser el ins­tru­men­to que ga­ran­ti­ce la tras­cen­den­cia del pro­yec­to al­ter­na­ti­vo de na­ción.

Mo­re­na va a ser el vehícu­lo pa­ra que pre­va­lez­ca por más años la Cuar­ta Trans­for­ma­ción, pa­ra que se con­so­li­de.

El lo­pe­zo­bra­do­ris­mo si­gue sien­do más gran­de que el pro­pio Mo­re­na”.

El par­ti­do tie­ne que or­ga­ni­zar tam­bién su pro­pia fuer­za pa­ra que ya no ten­ga que ser ja­la­do por el pre­si­den­te”.

El lo­pe­zo­bra­do­ris­mo de­be se­guir sien­do el es­pí­ri­tu de Mo­re­na”.

El pre­si­den­te ha di­cho que hay que lo­grar avan­ces sig­ni­fi­ca­ti­vos en es­ta ad­mi­nis­tra­ción pa­ra que sea irre­ver­si­ble los cam­bios que él es­tá pro­po­nien­do.

Mo­re­na de­be ase­gu­rar­se de que, me­dian­te la com­pe­ten­cia elec­to­ral, se con­ti­núe con la Cuar­ta Trans­for­ma­ción.

¿Cuá­les son las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des que tie­ne el par­ti­do pa­ra cum­plir con es­te ob­je­ti­vo?

Las for­ta­le­zas son el gran po­si­cio­na­mien­to po­lí­ti­co que tie­ne, el acom­pa­ña­mien­to que ha­ce con el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. De­bi­li­da­des, la fal­ta de cla­ri­dad en las re­glas pa­ra di­ri­mir con­flic­tos.

Pa­ra los ciu­da­da­nos, ¿jue­ga a fa­vor o en con­tra que sea un mo­vi­mien­to y no un par­ti­do po­lí­ti­co y que el lo­pe­zo­bra­do­ris­mo si­ga co­mo un ele­men­to muy im­por­tan­te en torno al par­ti­do?

Es muy im­por­tan­te y tie­ne que man­te­ner esa fi­lo­so­fía, el li­de­raz­go, por su­pues­to del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, co­mo fi­gu­ra cen­tral del par­ti­do. El lo­pe­zo­bra­do­ris­mo de­be se­guir sien­do el es­pí­ri­tu de Mo­re­na.

¿De­be ha­ber una sa­na dis­tan­cia con el pre­si­den­te?

Com­par­ti­mos la mis­ma pla­ta­for­ma. Creo que la pla­ta­for­ma de Mo­re­na es la pla­ta­for­ma que im­pul­só el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. La gen­te, el pri­mer de ju­lio di­jo “que­re­mos que An­drés Ma­nuel sea pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y que ten­ga la ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Dipu­tados pa­ra sa­car ade­lan­te su pro­yec­to”.

No de­be cau­sar nin­gu­na du­da que com­par­ta­mos la mis­ma pla­ta­for­ma. Ob­via­men­te ca­da quien tie­ne que ha­cer lo que le to­ca: el Le­gis­la­ti­vo la par­te que le to­ca, y el Eje­cu­ti­vo la par­te que le to­ca.

Ve­ni­mos de una du­rí­si­ma ex­pe­rien­cia de un par­ti­do de Es­ta­do y de cen­tra­li­za­ción del po­der en Mé­xi­co. ¿Có­mo ha­cer que Mo­re­na no cai­ga en es­ta si­tua­ción y pa­ra que Mé­xi­co no vuel­va a pa­de­cer un par­ti­do de Es­ta­do?

No. Hay una di­fe­ren­cia muy pro­fun­da. El par­ti­do de Es­ta­do vie­ne a par­tir de un po­der he­ge­mó­ni­co, que se or­ga­ni­za pa­ra te­ner una de­mo­cra­cia si­mu­la­da y Mo­re­na vie­ne del mo­vi­mien­to de­mo­crá­ti­co au­tén­ti­co.

La fuer­za de Mo­re­na vie­ne des­de la revolución en las ur­nas que vi­mos el pa­sa­do 1 de ju­lio y con un ni­vel de con­cien­cia y po­li­ti­za­ción de la ciu­da­da­nía que no ha­bía­mos vis­to nun­ca an­tes.

Siem­pre en un par­ti­do exi­to­so pue­de ha­ber con­fron­ta­cio­nes. ¿Hay ries­gos de frac­tu­ras?

Un par­ti­do que tie­ne tal ex­pec­ta­ti­va de éxi­to es nor­mal que se mul­ti­pli­quen los con­flic­tos in­ter­nos por­que pa­ra al­gu­nas per­so­nas, pues la dispu­ta por el po­der es­tá den­tro, da­do la ex­pec­ta­ti­va de triun­fo que hay ha­cia afue­ra en la com­pe­ten­cia elec­to­ral. Sin em­bar­go, pa­ra mí eso es sim­ple­men­te una ilu­sión, por­que to­das las elec­cio­nes van a ser com­pe­ten­cias du­ras. Nin­gu­na va a es­tar ga­na­da de an­te­mano y ca­da vez va­mos a ver re­sul­ta­dos más ce­rra­dos.

Es a lo que nos de­be­ría­mos pre­pa­rar. Aho­ra, ¿qué ha­cer con es­ta fuer­za de Mo­re­na? Pues tie­ne que ha­ber re­glas muy cla­ras, ob­je­ti­vos es­pe­cí­fi­cos y me­ca­nis­mos trans­pa­ren­tes pa­ra di­ri­mir con­flic­tos.

¿Us­ted as­pi­ra o le gus­ta­ría par­ti­ci­par en el pro­ce­so pa­ra re­no­var la di­ri­gen­cia na­cio­nal de Mo­re­na?

Hay que pri­vi­le­giar en el pro­ce­so de re­no­va­ción del par­ti­do, que el par­ti­do sal­ga for­ta­le­ci­do. És­ta de­be ser la prio­ri­dad y en mi ca­so yo es­pe­ra­ría a ver qué va a plan­tear el par­ti­do en es­te pro­ce­so de re­no­va­ción, en qué con­di­cio­nes y ba­jo qué re­glas.

¿Le in­tere­sa?

Yo es­toy en una po­si­ción, la ver­dad que me hon­ra mu­cho, me dis­tin­gue mu­cho ser el coor­di­na­dor de la ma­yo­ría de los dipu­tados de Mo­re­na, to­da­vía hay mu­cho tra­ba­jo qué ha­cer aquí. Pe­ro si yo pue­do con­tri­buir a for­ta­le­cer al par­ti­do, cla­ro que es­toy dis­pues­to a ello, pe­ro hay que es­pe­rar to­da­vía la con­vo­ca­to­ria del par­ti­do.

¿Qué ti­po de di­ri­gen­cia re­quie­re Mo­re­na?

Pre­pa­rar­nos pa­ra una di­ri­gen­cia que sea ca­paz de en­fren­tar con éxi­to la dispu­ta por el po­der en la elec­ción in­ter­me­dia. No pen­sar que va­mos a una elec­ción fá­cil, sino en el peor de los es­ce­na­rios y sa­lir a de­fen­der, or­ga­ni­zar­nos pa­ra el triun­fo nue­va­men­te.

Fo­to: eric lu­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.