“Es mo­men­to del cam­bio”

Es­toy ha­cien­do un re­co­rri­do por el país pa­ra ver por dón­de van los con­sen­sos, di­ce la pre­si­den­ta del Con­se­jo Na­cio­nal de Mo­re­na; ase­gu­ra que esa or­ga­ni­za­ción de­be ins­ti­tu­cio­na­li­zar­se y cons­truir la con­ti­nui­dad de la cuar­ta trans­for­ma­ción

El Economista (México) - Los Políticos - - RELEVO EN MORENA - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

En no­viem­bre del 2012, Bertha Ele­na Lu­ján Uran­ga fue nom­bra­da co­mo la pri­me­ra se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Mo­vi­mien­to de Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal (Mo­re­na). Sie­te años des­pués, bus­ca ser la pre­si­den­ta na­cio­nal de ese par­ti­do po­lí­ti­co, pe­ro di­ce, só­lo si hay con­sen­so en su nom­bra­mien­to.

En en­tre­vis­ta, la tam­bién ex­con­tra­lo­ra ge­ne­ral del Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co ase­gu­ra que le gus­ta­ría en­ca­be­zar Mo­re­na pa­ra des­de el par­ti­do con­tri­buir a la Cuar­ta Trans­for­ma­ción del país.

So­bre Yeidc­kol Po­levnsky, quien bus­ca re­pe­tir co­mo pre­si­den­ta na­cio­nal, sos­tie­ne que ha cum­pli­do con su fun­ción y aho­ra es el mo­men­to de cam­bio.

¿Qué ba­lan­ce rea­li­za de Mo­re­na a cin­co años de su for­ma­ción co­mo par­ti­do po­lí­ti­co na­cio­nal?

El triun­fo del 2018, que fi­nal­men­te lo­gró que un par­ti­do pro­gre­sis­ta de iz­quier­da lle­ga­ra al go­bierno fe­de­ral, es pro­duc­to del fuer­te li­de­raz­go a ni­vel na­cio­nal de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, de su tra­ba­jo, de su cons­tan­cia, et­cé­te­ra.

En se­gun­do lu­gar por la or­ga­ni­za­ción que lo­gró le­van­tar Mo­re­na no so­la­men­te pa­ra in­ci­dir en una pro­mo­ción del vo­to sino tam­bién pa­ra le­van­tar una es­truc­tu­ra de de­fen­sa del vo­to im­pi­dió el frau­de que se reali­zó en el 2006 y se re­pli­có en el 2012.

Es­ta com­bi­na­ción, jun­to con el har­taz­go de la gen­te, de los re­sul­ta­dos del mo­de­lo neo­li­be­ral y la co­rrup­ción de los úl­ti­mos go­bier­nos, ge­ne­ra­ron que tu­vié­ra­mos es­te triun­fo. Mo­re­na pu­so su par­te en los mi­llo­nes de mi­li­tan­tes que se vi­nie­ron or­ga­ni­zan­do des­de el in­ten­to del desafue­ro de Ló­pez Obra­dor, los frau­des de 2006 y 2012. To­do es­to hi­zo que se fue­ra con­so­li­dan­do un mo­vi­mien­to que es­tá re­pre­sen­ta­do en Mo­re­na y que re­fle­ja un gra­do de or­ga­ni­za­ción que nos co­lo­ca hoy co­mo pri­mer fuer­za po­lí­ti­ca en el país.

¿Le con­vie­ne a Mo­re­na que el lo­pe­zo­bra­do­ris­mo sea más fuer­te que Mo­re­na?

Así es. Yo creo que es una reali­dad. In­du­da­ble­men­te el lo­pe­zo­bra­do­ris­mo es más fuer­te que Mo­re­na; sin em­bar­go, Mo­re­na es un pi­lar por­que man­tie­ne una or­ga­ni­za­ción que es­te año va ate­ner una opor­tu­ni­dad de for­ta­le­cer­se a tra­vés del pro­ce­so in­terno de elec­ción.

Mo­re­na tie­ne co­mo una de sus prin­ci­pa­les res­pon­sa­bi­li­da­des or­ga­ni­zar es­ta sim­pa­tía re­fle­ja­da en lo que hoy se lla­ma el obra­do­ris­mo y que real­men­te la ma­yor par­te de los que vo­ta­ron por es­te pro­yec­to de más de 33 mi­llo­nes de vo­tan­tes se con­vier­ta en mi­li­tan­tes y en cons­truc­to­res de la cuar­ta trans­for­ma­ción.

¿Cuál de­be ser el pa­pel del par­ti­do Mo­re­na?

Se re­quie­re de un par­ti­do mo­vi­mien­to que no so­la­men­te jue­gue en el ám­bi­to elec­to­ral, sino que es­té pre­sen­te en la vi­da po­lí­ti­ca del

país, que es­té pre­sen­te de ma­ne­ra per­ma­nen­te plan­tean­do agen­da, lu­chan­do por las prin­ci­pa­les cau­sas de la so­cie­dad.

En es­te sen­ti­do ne­ce­si­ta­mos un par­ti­do po­lí­ti­co que no se con­fun­da con las la­bo­res del go­bierno, o sea, re­que­ri­mos de cons­truir una sa­na dis­tan­cia en­tre el par­ti­do y el go­bierno.

Ne­ce­si­ta­mos con­ver­tir­nos en la con­cien­cia crí­ti­ca de to­dos los go­bier­nos, le­gis­la­do­res, et­cé­te­ra, pa­ra ayu­dar a cum­plir el com­pro­mi­so que hi­ci­mos con la gen­te, es el com­pro­mi­so de trans­for­ma­ción.

Pa­ra no de­cep­cio­nar, por­que al fi­nal, el ejer­ci­cio de go­bierno des­gas­ta...

Cla­ro, cla­ro y ne­ce­si­ta­mos ir con­tra­yen­do la con­ti­nui­dad, no que­re­mos que nos ocu­rra lo que pa­só en Bra­sil o en Ecua­dor, en Ar­gen­ti­na o en Chi­le don­de los go­bier­nos pro­gre­sis­tas lle­ga­ron con mu­cha fuer­za. Plan­tea­ron una trans­for­ma­ción en sus paí­ses y la de­re­cha lle­gó y les arre­ba­tó el po­der por las ma­las y aho­ra lo que tie­nen allá es una re­gre­sión te­rri­ble. Las po­lí­ti­cas a fa­vor de la gen­te las es­tán echan­do pa­ra atrás y no­so­tros, con esas ex­pe­rien­cias, te­ne­mos que apren­der lo que hay que ha­cer y lo que no hay que ha­cer. Creo que el go­bierno del pre­si­den­te es­tá ha­cien­do lo su­yo, las po­lí­ti­cas que se es­tán ha­cien­do, que se pro­me­tió en­cuen­tras los com­pro­mi­sos con la gen­te, a ca­da uno se le es­tá dan­do sa­li­da, se le es­tá dan­do aten­ción, pe­ro so­bre to­do se es­tá ha­cien­do un go­bierno di­fe­ren­te y la gen­te lo es­tá vien­do. Es un go­bierno de ca­ra a la ren­di­ción de cuen­tas per­ma­nen­te, con las ma­ña­ne­ras, el con­tac­to con la gen­te y te­rri­to­rio, es una for­ma dis­tin­ta de go­ber­nar. El go­bierno es­tá ha­cien­do lo su­yo pa­ra im­pe­dir que ocu­rra lo que en otros paí­ses ocu­rrió.

En el ca­so de Mo­re­na, lo que nos to­ca es ser con­se­cuen­te con nues­tro com­pro­mi­so, se­guir li­ga­dos a la gen­te, muy en el te­rri­to­rio, im­pe­dir que el par­ti­do se con­vier­ta en un par­ti­do elec­to­re­ro don­de la gen­te par­ti­ci­pa úni­ca­men­te pa­ra lo­grar es­ca­ños, pa­ra lo­grar pues­tos de re­pre­sen­ta­ción o en el go­bierno, sino que te­ne­mos que for­mar una mi­li­tan­cia com­pro­me­ti­da con el país, con el cam­bio.

Es­ta­mos apo­yan­do el tra­ba­jo del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de For­ma­ción Po­lí­ti­ca que es un ins­tru­men­to que nos va a ayu­dar a me­jo­rar la ca­li­dad de nues­tros cua­dros y a for­mar es­te mo­vi­mien­to de cam­bio de con­cien­cia que ne­ce­si­ta­mos pa­ra lo­grar la Cuar­ta Trans­for­ma­ción.

¿Có­mo se en­cuen­tra Mo­re­na en cuan­to a for­ta­le­za y uni­dad ins­ti­tu­cio­nal? Los pro­ce­sos elec­to­ra­les sa­can a re­lu­cir di­fe­ren­cias, és­tas las vi­mos en las elec­cio­nes pa­sa­das, en­tre Yeidc­kol Po­levnsky y Ri­car­do Mon­real. Si el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor no se in­vo­lu­cra en el par­ti­do pa­ra cal­mar la si­tua­ción, ¿quién lo ha­rá?

Hoy por hoy, Mo­re­na es una es­pe­ran­za de mu­chos me­xi­ca­nos y creo que el pa­pel his­tó­ri­co que le to­ca ju­gar va más allá de las di­fe­ren­cias.

Di­fe­ren­cias siem­pre van a exis­tir, la cues­tión es có­mo se re­suel­ven. Creo que el es­pí­ri­tu que to­da­vía pre­va­le­ce en Mo­re­na es el de la uni­dad pa­ra te­ner po­ner al pro­yec­to y al apo­yo del go­bierno fe­de­ral y asi­mis­mo la uni­dad pa­ra no fa­llar­le a la gen­te pa­ra po­ner lo pú­bli­co por en­ci­ma de las di­fe­ren­cias per­so­na­les o de gru­po que ten­ga­mos al in­te­rior.

¿Va por la di­ri­gen­cia na­cio­nal de Mo­re­na?

Es­toy ha­cien­do un re­co­rri­do por el país pa­ra ver por don­de van los con­sen­sos y lo que he di­cho es que si hay un con­sen­so, si hay un acuer­do por par­te de la mi­li­tan­cia, por par­te de las di­ri­gen­cia his­tó­ri­cas en Mo­re­na de que yo va­ya, pues es­toy de acuer­do en coor­di­nar un equi­po de tra­ba­jo a ni­vel na­cio­nal que ayu­de pre­ci­sa­men­te a cum­plir los ob­je­ti­vos que te­ne­mos por de­lan­te.

¿Có­mo vio el tra­ba­jo de Yeidc­kol Po­levnsky al fren­te de la di­ri­gen­cia de Mo­re­na?

Es una di­ri­gen­te que ha cum­pli­do con su fun­ción, con el pa­pel que le to­có ju­gar de acuer­do con las cir­cuns­tan­cias y aho­ra es el mo­men­to de cam­bio.

¿Hay con­di­cio­nes de equi­dad pa­ra que se desa­rro­lle el pro­ce­so elec­to­ral?

Las de­be­mos crear, has­ta aho­ri­ta es­ta ini­cián­do­se es­ta eta­pa, en agos­to va­mos a te­ner la con­vo­ca­to­ria y va­mos a ver cuá­les son las re­glas de jue­go. Creo que en­tre to­dos de­be­mos crear con­di­cio­nes pa­ra que sea es­te un pro­ce­so que nos for­ta­lez­ca y no nos de­bi­li­te.

En agos­to va­mos a te­ner la con­vo­ca­to­ria y va­mos a ver cuá­les son las re­glas de jue­go. Creo que en­tre to­dos de­be­mos crear con­di­cio­nes pa­ra que sea es­te un pro­ce­so que nos for­ta­lez­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.