Desaca­to de go­bierno ex­hi­be su au­to­ri­ta­ris­mo

Has­ta la se­ma­na pa­sa­da, afec­ta­dos por la can­ce­la­ción de es­tan­cias in­fan­ti­les ha­bían con­se­gui­do 680 sus­pen­sio­nes de­fi­ni­ti­vas

El Economista (México) - Los Políticos - - JUDICIALIZ­ACIÓN • ESTANCIAS INFANTILES - @lia­li­mon Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Co­mo es­te go­bierno no es­cu­cha, to­do se tie­ne que re­sol­ver por la vía le­gal”.

Has­ta la se­ma­na pa­sa­da, per­so­nas que pro­mo­vie­ron am­pa­ros con­tra la de­ci­sión del go­bierno fe­de­ral de can­ce­lar los apo­yos económicos a es­tan­cias in­fan­ti­les ha­bían con­se­gui­do 680 sus­pen­sio­nes de­fi­ni­ti­vas en 12 es­ta­dos, sin em­bar­go, el go­bierno fe­de­ral es­tá re­cu­rrien­do a “chi­ca­na­das” pa­ra no aca­tar las dis­po­si­cio­nes ju­di­cia­les, afir­mó Lía Li­món.

La crea­do­ra del pro­gra­ma de Es­tan­cias In­fan­ti­les du­ran­te el se­xe­nio del pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón di­jo que de las sus­pen­sio­nes de­fi­ni­ti­vas que han si­do con­ce­di­das 130 en fue­ron en Chihuahua, 123 en Si­na­loa, 120 en el Es­ta­do de Mé­xi­co, 83 en la Ciu­dad de Mé­xi­co, 70 en Nue­vo León, 59 en Pue­bla, 50 en Gue­rre­ro, 25 en Co­li­ma, sie­te en Ja­lis­co, seis en Ve­ra­cruz, seis en Que­ré­ta­ro y cua­tro en Oa­xa­ca.

Di­jo que no só­lo es­tán los pro­ce­sos ju­di­cia­les en esos ca­sos, sino que se si­guen pre­sen­tan­do.

En en­tre­vis­ta di­jo que una vez que se han ob­te­ni­do las sus­pen­sio­nes de­fi­ni­ti­vas lo que se es­pe­ra es que a esas es­tan­cias in­fan­ti­les que lo­gra­ron ob­te­ner la pro­tec­ción de la jus­ti­cia se les co­mien­cen a otor­gar los re­cur­sos a los que tie­nen de­re­cho co­mo lo es­ta­ble­cían las re­glas de ope­ra­ción del 2018, en los mis­mos tér­mi­nos y en los mis­mos mon­tos en lo que se re­suel­ve de fon­do el am­pa­ro. Sin em­bar­go, de­nun­ció que lo que pa­sa es que se es­tán dic­tan­do sus­pen­sio­nes de­fi­ni­ti­vas y no se es­tán aca­tan­do, y es­tán con­tes­tan­do con ofi­cios pa­ra que se di­ga que es­tán en vías de cum­pli­mien­to.

In­clu­so di­jo que se es­tá ob­ser­van­do esa ac­ti­tud de las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les aun cuan­do hay jue­ces que han si­do muy es­pe­cí­fi­cos en el pro­ce­di­mien­to que se es­pe­ra de los fun­cio­na­rios y de­pen­den­cias alu­di­das. Ci­tó el ca­so de un juez de Chihuahua que es­ta­ble­ció: “Re­quié­ra­se a las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles” e in­clu­ye a la Cá­ma­ra de Dipu­tados, a la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co y la Se­cre­ta­ría de Bie­nes­tar pa­ra que en un pla­zo de 24 ho­ras reali­cen las ac­cio­nes idó­neas y efi­ca­ces a efec­to de que den cum­pli­mien­to a la sus­pen­sión de­fi­ni­ti­va con­ce­di­da por es­te ór­gano, aper­ci­bi­dos de que de no ha­cer­lo se da­rá vis­ta al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de la Fe­de­ra­ción por lo de­li­tos que es­ta­ble­ce la frac­ción ter­ce­ra ar­ticu­lo 162 de la Ley de Am­pa­ro”.

La ac­ti­vis­ta men­cio­nó que al can­ce­lar­se el pro­gra­ma de Es­tan­cias In­fan­ti­les se de­jó sin es­pa­cios de cui­da­do in­fan­til a 329,753 niños, lo cual aten­ta con­tra el prin­ci­pio del in­te­rés su­pe­rior de la in­fan­cia.

Ade­más, 34% de ma­dres be­ne­fi­cia­rias han di­cho que ten­drían que de­jar su tra­ba­jo, afec­tan­do tam­bién la eco­no­mía fa­mi­liar, ex­pu­so.

Por otra par­te des­ta­có el ca­so de la re­co­men­da­ción emi­ti­da por la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos, que di­ce: “es­ta­bléz­ca­se un me­ca­nis­mo que per­mi­ta res­ti­tuir los de­re­chos vio­la­dos a niños ni­ñas, ma­dres res­pon­sa­bles y tra­ba­ja­do­res de las es­tan­cias in­fan­ti­les”.

Ade­más, se­ña­la la su­per­vi­sión de esos cen­tros y de ga­ran­ti­zar que el ser­vi­cio se uti­li­ce en ser­vi­cios de cui­da­do y aten­ción in­fan­til.

La fe­cha li­mi­te que te­nían pa­ra aca­tar la re­co­men­da­ción las se­cre­ta­rías de ha­cien­da y del Bie­nes­tar era el pa­sa­do vier­nes 21 de ju­nio pa­sa­do.

Des­ta­có que en es­tos ca­sos lo que se ha de­mos­tra­do es que hay una grave vio­la­ción a la ley, pe­ro lo cier­to es que a es­te go­bierno la ley no le im­por­ta.

En su opi­nión, que un go­bierno desaca­te un man­da­mien­to ju­di­cial ha­bla de un au­to­ri­ta­ris­mo bru­tal, por­que es asu­mir que no hay una di­vi­sión de po­de­res.

Di­jo que lo grave es que co­mo es­te go­bierno no es­cu­cha to­do se tie­ne que re­sol­ver por la vía le­gal. Lo que es muy grave es que no aca­ten las resolucion­es ju­di­cia­les, por­que si no les pa­re­ce que un ciudadano se los di­ga, pues sí lo ten­drían que asu­mir cuan­do otro po­der les di­ce que vio­la­ron la ley.

Al plan­tear­le las in­quie­tu­des que cir­cu­lan en re­des so­cia­les en el sen­ti­do de que se es­tá as­fi­xian­do al Po­der Ju­di­cial con tan­to am­pa­ro pro­mo­vi­do con­tra decisiones del go­bierno, di­jo que en to­do ca­so quien lo es­tá as­fi­xian­do son ellos (los fun­cio­na­rios de go­bierno).

Reite­ró que la ciu­da­da­nía tie­ne de­re­cho a ac­ce­der a la jus­ti­cia y bus­car los me­ca­nis­mos le­ga­les, ejer­cer ese de­re­cho que es un de­re­cho fun­da­men­tal es­ta­ble­ci­do en la Cons­ti­tu­ción del país “y es lo que los ciu­da­da­nos es­ta­mos ha­cien­do. Es un te­ma de ejer­ci­cio de de­re­chos”.

Fo­to: archivo

Lía Li­món Gar­cía Na­ció en la Ciu­dad de Mé­xi­co, el 14 de abril de 1973. Es li­cen­cia­da en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na y maes­tra en De­re­cho y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les por la Flet­cher School of Law and Di­plo­macy Tufts. Se ha desem­pe­ña­do co­mo: • Se­na­do­ra de la Re­pú­bli­ca. • Dipu­tada en la ALDF. • Di­rec­to­ra ge­ne­ral de Po­lí­ti­cas So­cia­les de la Se­de­sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.