Ven­drán mu­chos “45 días” más

Mé­xi­co ce­dió fren­te a Trump y per­mi­tió que le im­pu­sie­ra su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, por lo que ten­drá que se­guir ha­cien­do la ta­rea de pa­tru­lla fron­te­ri­za, ase­gu­ra el in­ves­ti­ga­dor

El Economista (México) - Los Políticos - - AGENDA MIGRATORIA - Por Lidia Aris­ta lidia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx cisan.unam.mx

De­bi­do a que Mé­xi­co ce­dió a que fue­ra Es­ta­dos Uni­dos quien le im­pu­sie­ra cuál se­ría su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, se prevé que ven­drán mu­chos otros 45 días en los que el go­bierno me­xi­cano de­be­rá se­guir im­ple­men­ta­do ac­cio­nes pa­ra fre­nar la mi­gra­ción in­do­cu­men­ta­da y ac­tuan­do co­mo pa­tru­lle­ro fronterizo, plan­teó José Luis Val­dés Ugal­de.

En en­tre­vis­ta, el in­ves­ti­ga­dor ads­cri­to al Área de Es­tu­dios de Es­tra­té­gi­cos del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes so­bre Amé­ri­ca del Nor­te (CISAN) de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co afir­mó: “Do­nald Trump uti­li­za­rá a Mé­xi­co 45 días, más 45 días, más 45 días, más 45 días, más todos los 45 días que sean ne­ce­sa­rios pa­ra se­guir­le im­po­nien­do con­di­cio­nes por­que ya en­ten­dió que Mé­xi­co ce­dió y cuan­do fren­te a Trump al­guien ce­de, Trump aga­rra la pier­na, no só­lo la mano, aga­rra el cuer­po com­ple­to”.

Di­jo que, sin du­da, Trump ha­rá uso del te­ma migratorio has­ta lo­grar su re­elec­ción por­que ya no se tra­ta del te­ma migratorio en sí, ni del te­ma fronterizo o de la se­gu­ri­dad na­cio­nal, es el te­ma de si se re­eli­ge y a quién uti­li­za pa­ra es­to.

“Es­tá uti­li­zan­do a Mé­xi­co co­mo ban­de­ra de cam­pa­ña pa­ra po­der im­po­ner tér­mi­nos de vo­ta­ción a su ba­se elec­to­ral, a su ba­se an­ti­me­xi­ca­na, a su ba­se an­ti­in­mi­gran­te, y a su ba­se ra­cis­ta y al mis­mo tiem­po con­di­cio­nar a Mé­xi­co en vir­tud de es­ta ur­gen­cia elec­to­ral que Trump tie­ne pa­ra lo­grar la re­elec­ción, im­pu­so una agenda a Mé­xi­co que no era la me­xi­ca­na”.

EL PRE­SI­DEN­TE AMLO IN­CEN­TI­VÓ LA MI­GRA­CIÓN IN­DO­CU­MEN­TA­DA

Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor, el pro­ble­ma migratorio que en­fren­ta Mé­xi­co se ex­pli­ca por tres ra­zo­nes: im­ple­men­tar una po­lí­ti­ca de bra­zos abier­tos pa­ra los mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, la pre­sión de Es­ta­dos Uni­dos ha­cia Mé­xi­co pa­ra fre­nar la mi­gra­ción y que la fron­te­ra con Gua­te­ma­la es muy po­ro­sa.

Di­jo que cuan­do ini­ció la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, se im­ple­men­tó una po­lí­ti­ca de bra­zos abier­tos pa­ra los mi­gran­tes, ofre­cién­do­les opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo, lo cual, sin du­da, fue un ele­men­to que in­cen­ti­vó la lle­ga­da de in­mi­gra­ción in­do­cu­men­ta­da al país. Sin em­bar­go, an­te la pre­sión ejer­ci­da por el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos de gra­var con 5% de aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes pro­ce­den­tes de Mé­xi­co, el go­bierno del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor tu­vo que cam­biar su pos­tu­ra e ini­ció con una po­lí­ti­ca re­pre­si­va ha­cia los mi­gran­tes, ha­cien­do uso de la Guar­dia Na­cio­nal pa­ra fre­nar la mi­gra­ción y co­men­zó a ju­gar el papel de pa­tru­lle­ro fronterizo pa­ra de­te­ner y con­te­ner la mi­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na.

“El des­plie­gue de la Guar­dia Na­cio­nal pa­ra im­ple­men­tar una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria coer­ci­ti­va es equi­vo­ca­do, es un error his­tó­ri­co que va a traer­nos mu­chas con­se­cuen­cias. Se dis­tor­sio­nó el con­cep­to ori­gi­nal de Guar­dia Na­cio­nal y en es­te mo­men­to usamos a la Guar­dia Na­cio­nal co­mo una po­li­cía fron­te­ri­za y mi­gra­to­ria que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo sa­tis­fa­cer el equi­vo­ca­do acuer­do que ha­ce Ebrard en Was­hing­ton con los agen­tes es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra sa­tis­fa­cer a Es­ta­dos Uni­dos des­pués de la ame­na­za de 5%, que Mé­xi­co hu­bie­ra po­di­do ha­ber res­pon­di­do muy bien con una ame­na­za si­mi­lar”.

Con­si­de­ró que en los he­chos, Mé­xi­co ya fun­cio­na co­mo ter­cer país se­gu­ro, por­que es­tá dan­do asi­lo a los mi­gran­tes.

Un pro­ble­ma más, di­jo, es que la fron­te­ra de Mé­xi­co con Gua­te­ma­la no es­tá bien con­tro­la­da. “Es una fron­te­ra abier­ta por la cual en­tra to­do ti­po de gen­te, es una fron­te­ra muy po­ro­sa, así ha si­do siem­pre”.

MÉ­XI­CO NO TIE­NE PO­LÍ­TI­CA MI­GRA­TO­RIA

José Luis Val­dés Ugal­de afir­mó que his­tó­ri­ca­men­te, el go­bierno me­xi­cano no ha te­ni­do una es­tra­te­gia clara en su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, por lo que el go­bierno del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor no es la ex­cep­ción.

“El pro­ble­ma con la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Mé­xi­co, en par­ti­cu­lar de es­te nue­vo go­bierno, es que no hay es­tra­te­gia, es de­cir, no se vis­lum­bra una luz des­pués del tú­nel, no hay cla­ri­dad so­bre qué ti­po de ob­je­ti­vos se quie­ren lo­grar”.

El pro­ble­ma con la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Mé­xi­co, en par­ti­cu­lar de es­te nue­vo go­bierno, es que no hay es­tra­te­gia, es de­cir, no se vis­lum­bra una luz des­pués del tú­nel, no hay cla­ri­dad so­bre qué ti­po de ob­je­ti­vos se quie­ren lo­grar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.