La mi­li­tan­cia va a ser quien de­ci­da

Pa­ra re­sur­gir, lo pri­me­ro es fu­mi­gar la ca­sa, des­pués ser una opo­si­ción fir­me a Mo­re­na, sos­tie­ne

El Economista (México) - Los Políticos - - ELECCIÓN EN EL PRI - Por Lidia Aris­ta Foto Hu­go Sa­la­zar lidia.aris­[email protected]­co­no­mis­ta.mx @LORENAPIGN­ON

El 27 de ju­nio, la Co­mi­sión Na­cio­nal de Jus­ti­cia Par­ti­da­ria ex­pul­só del PRI a Lorena Piñón por su­pues­ta­men­te ha­ber si­do pos­tu­la­da por el PAN a un car­go de elec­ción po­pu­lar en el pro­ce­so elec­to­ral 2015-2016; 12 días des­pués, el Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción le de­vol­vió su mi­li­tan­cia y can­di­da­tu­ra. A 10 días de que con­clu­ya la cam­pa­ña in­ter­na, afir­ma que no de­cli­na­rá a su as­pi­ra­ción de ser la sép­ti­ma mu­jer en co­man­dar al par­ti­do y ad­vier­te que de lle­gar a la pre­si­den­cia lim­pia­rá la ca­sa por­que pa­ra el tri­co­lor es mo­men­to de cam­biar o mo­rir.

En en­tre­vis­ta, la po­lí­ti­ca ve­ra­cru­za­na re­cha­za que su can­di­da­tu­ra sea pa­ra ayu­dar al también as­pi­ran­te a la di­ri­gen­cia y go­ber­na­dor con li­cen­cia de Cam­pe­che, Alejandro Mo­reno Cár­de­nas. Afir­ma que de­trás de esos ru­mo­res y de su ex­pul­sión es­tá la po­lí­ti­ca yu­ca­te­ca, Ivon­ne Or­te­ga Pacheco.

La priis­ta des­de ha­ce 17 años re­co­no­ce que el Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal atra­vie­sa por una cri­sis, por lo que destaca que es fun­da­men­tal co­men­zar a lim­piar­lo, pa­ra pri­me­ro ser una opo­si­ción fir­me al par­ti­do en el po­der, Mo­re­na, y pos­te­rior­men­te vol­ver a ga­nar­se la con­fian­za y vo­to de los me­xi­ca­nos.

“Te­ne­mos que ha­cer una lim­pie­za en el PRI, te­ne­mos que fu­mi­gar la ca­sa. Al fu­mi­gar la ca­sa se tie­ne que ir esa gen­te que só­lo usa al par­ti­do pa­ra sus fi­nes per­so­na­les, pa­ra te­ner so­bri­nos te­rra­te­nien­tes co­mo Ivon­ne Or­te­ga, lo usa pa­ra en­ri­que­cer­se”.

Ase­gu­ra que pa­ra lim­piar al par­ti­do hay dos ru­bros en los que de­ben tra­ba­jar: co­rrup­ción y ne­po­tis­mo.

Di­ce que es inau­di­to que los pro­pios priis­tas so­la­pen la co­rrup­ción, por ejem­plo, en el ca­so de Cé­sar Duar­te, ex­go­ber­na­dor de Chihuahua, se tar­da­ron más

Al in­te­rior te­ne­mos que de­mo­cra­ti­zar al par­ti­do y al ex­te­rior ser una opo­si­ción fuer­te, por­que hoy no exis­te y eso es por­que pa­ra te­ner la len­gua lar­ga, hay que te­ner la co­la cor­ta”.

de 2,000 ho­ras pa­ra ex­pul­sar­lo, mien­tras que pa­ra su ex­pul­sión só­lo bas­ta­ron 15 ho­ras.

Pa­ra Piñón Ri­ve­ra, el PRI tie­ne am­plias po­si­bi­li­da­des de re­sur­gir co­mo par­ti­do po­lí­ti­co, pe­ro pa­ra ello, afir­ma, es fun­da­men­tal con­sul­tar a la mi­li­tan­cia, y apo­yar a jó­ve­nes y mu­je­res.

“El par­ti­do va a cam­biar, pe­ro te­ne­mos que cam­biar­lo de raíz. Te­ne­mos que sa­cu­dir el ár­bol y que to­do lo po­dri­do se va­ya del par­ti­do. El PRI no es­tá muer­to. La más gran­de es­pe­ran­za de re­sur­gir la te­ne­mos en el día a día, con el mal go­bierno que te­ne­mos”.

AD­VIER­TE ACA­RREOS

A pe­sar de ser in­te­gran­te de la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de Mu­je­res Priis­tas (ONMPRI), Lorena Piñón no cuen­ta con el res­pal­do de és­ta, pe­ro tam­po­co con el de los go­ber­na­do­res, quie­nes han mos­tra­do su apo­yo a Alejandro Mo­reno.

Al res­pec­to, Piñón Ri­ve­ra afir­ma que no le in­tere­sa pe­dir­les el apo­yo a los 11 man­da­ta­rios es­ta­ta­les priis­tas, pues a quien le in­tere­sa con­ven­cer es a la mi­li­tan­cia, quien se­rá la que emi­ta su vo­to, y ase­gu­ra que es po­si­ble ga­nar una con­tien­da sin el apo­yo de los go­ber­na­do­res: “La mi­li­tan­cia es la que de­ci­de”.

En lo que sí hay que te­ner es­pe­cial vi­gi­lan­cia, destaca, es que aun­que ha­ya aca­rreos, no se coac­cio­ne el vo­to.

En ese sen­ti­do, en­fa­ti­za que no es una elec­ción re­suel­ta a fa­vor de Alejandro Mo­reno Cár­de­nas, pues la mi­li­tan­cia tie­ne la úl­ti­ma palabra el pró­xi­mo 11 de agos­to.

“Te­ne­mos dos op­cio­nes, una es la cú­pu­la a la que re­pre­sen­ta Or­te­ga y Mo­reno, y la otra soy yo, quien re­pre­sen­to a las ba­ses por­que ven­go des­de aba­jo”.

Ano­ta que an­te la con­so­li­da­ción de un par­ti­do he­ge­mó­ni­co, co­mo Mo­re­na, el país re­quie­re un PRI fuer­te, que ten­ga un dis­cur­so so­cial­de­mó­cra­ta, de cen­tro-iz­quier­da y con real de­mo­cra­cia in­ter­na.

“Al in­te­rior te­ne­mos que de­mo­cra­ti­zar al par­ti­do y al ex­te­rior ser una opo­si­ción fuer­te, por­que hoy no exis­te y eso es por­que pa­ra te­ner la len­gua lar­ga, hay que te­ner la co­la cor­ta”.

Lorena Piñón se­ña­la que es desea­ble que el par­ti­do sal­ga uni­do de su pro­ce­so in­terno, por lo que si no ga­na la con­tien­da y si los mi­li­tan­tes se lo pi­den, apo­ya­rá al pró­xi­mo pre­si­den­te del Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.