Ha­brá caos en Cen­troa­mé­ri­ca

No se va a fre­nar el flu­jo migratorio, lo que va a pa­sar es que los mi­gran­tes op­ten por ru­tas más pe­li­gro­sas, ex­pu­so el di­rec­tor de la Ca­sa del Mi­gran­te Sca­la­bri­ni en El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la

El Economista (México) - Los Políticos - - AGENDA MIGRATORIA - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Es­ta­mos an­te un asun­to de ren­di­ción gran­dí­si­ma; prác­ti­ca­men­te es una si­tua­ción de su­mi­sión y es la com­pro­ba­ción de que Mé­xi­co car­ga con la ideo­lo­gía de que quien tie­ne que man­dar es el im­pe­rio”.

La de­ci­sión de los go­bier­nos de Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co de fre­nar el trán­si­to de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos des­de la fron­te­ra sur me­xi­ca­na no va a fre­nar el flu­jo migratorio, pe­ro sí ge­ne­ra­rá un caos en la re­gión, afir­mó Mau­ro Ver­ze­let­ti, di­rec­tor de la Ca­sa del Mi­gran­te Sca­la­bri­ni en El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la.

En en­tre­vis­ta, di­jo que lo re­le­van­te en es­te asun­to es que pe­se a las me­di­das que to­men en Es­ta­dos Uni­dos y en Mé­xi­co, la mi­gra­ción no se va a de­te­ner.

Re­la­tó que en los úl­ti­mos 25 años ja­más se ha po­di­do fre­nar el flu­jo migratorio y sim­ple­men­te lo que su­ce­de­rá es que los mi­gran­tes op­ten por ru­tas más pe­li­gro­sas con el ob­je­ti­vo de lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos.

Lo que va a pa­sar es que van a ser se­cues­tra­dos, se van a in­cre­men­tar las des­apa­ri­cio­nes y “van a en­gor­dar a los cri­mi­na­les de siem­pre: el nar­co­trá­fi­co y el crimen or­ga­ni­za­do”, des­ta­có.

Ver­ze­let­ti ex­pu­so que al des­ple­gar­se la Guar­dia Na­cio­nal en la re­gión sur de Mé­xi­co, aten­dien­do la vo­lun­tad del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, ge­ne­ra­rá im­pac­tos ne­ga­ti­vos en Cen­troa­mé­ri­ca.

El ac­ti­vis­ta en fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos de los mi­gran­tes men­cio­nó que es la­men­ta­ble que el go­bierno de Mé­xi­co ha­ya ac­ce­di­do al jue­go del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump.

En su opi­nión, el go­bierno de Mé­xi­co ha ne­go­cia­do la car­ne hu­ma­na de los mi­gran­tes por la no apli­ca­ción de aran­ce­les a sus mer­can­cías. Ha he­cho un muy mal ne­go­cio.

Ma­ni­fes­tó que lo gra­ve de ese asun­to es que con ello se de­mues­tra que el co­lo­nia­lis­mo es­tá pre­sen­te en el go­bierno de Mé­xi­co, al asu­mir una po­lí­ti­ca “sin­ver­güen­za de Es­ta­dos Uni­dos”.

Es­ta­mos an­te un asun­to de ren­di­ción gran­dí­si­ma; prác­ti­ca­men­te es una si­tua­ción de su­mi­sión y es la com­pro­ba­ción de que Mé­xi­co car­ga con la ideo­lo­gía de que quien tie­ne que man­dar es el im­pe­rio, sos­tu­vo.

En su opi­nión, es una idea en­gen­dra­da de co­lo­nia­lis­mo que lo lle­va a obe­de­cer de las peo­res ór­de­nes y que real­men­te vio­lan los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas que se ven obli­ga­das a de­jar sus paí­ses pa­ra bus­car lle­gar a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se.

Des­ta­có que no todos los paí­ses han asu­mi­do la ac­ti­tud de su­mi­sión ha­cia Do­nald Trump, quien con ese ti­po de me­di­das tra­ta de con­ver­tir a Cen­troa­mé­ri­ca en una jau­la, co­mo tie­nen a los ni­ños in­mi­gran­tes en su na­ción.

Asi­mis­mo, ex­pre­só que los go­bier­nos de paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra re­ci­bir a sus ciu­da­da­nos re­pa­tria­dos, por lo que lo úni­co que va a pa­sar con esa gen­te es que se van a co­lo­car en una si­tua­ción al­ta­men­te vul­ne­ra­ble.

También se mos­tró preo­cu­pa­do con la in­ten­ción de po­ner al­tos im­pues­tos a las re­me­sas.

Ver­ze­let­ti co­men­tó que no exis­te vo­lun­tad de los go­bier­nos in­vo­lu­cra­dos en el fe­nó­meno migratorio pa­ra en­con­trar una sa­li­da al pro­ble­ma y lo úni­co que ha­cen es crear le­yes más es­tric­tas.

Foto: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.