Quie­ren con­ver­tir al PRI en sa­té­li­te de AMLO

Hay un acuer­do en­tre Enrique Pe­ña Nie­to y Ló­pez Obra­dor pa­ra que és­te ten­ga el con­trol del par­ti­do, ase­gu­ra la can­di­da­ta a la pre­si­den­cia del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal

El Economista (México) - Los Políticos - - ELECCIÓN EN EL PRI - Por Die­go Ba­di­llo y Lidia Aris­ta los­po­li­ti­[email protected]­co­no­mis­ta.mx @Ivon­neOP

Es­tá más que cla­ro que exis­te un ries­go de que si el ex­go­ber­na­dor de Cam­pe­che Alejandro Mo­reno Cár­de­nas se con­vier­te en el pre­si­den­te del PRI, ese par­ti­do se trans­for­ma­rá en un sa­té­li­te del go­bierno del pre­si­den­te An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor, ase­ve­ró Ivon­ne Or­te­ga Pacheco.

En en­tre­vis­ta, la can­di­da­ta a la pre­si­den­cia del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal (CEN) de ese ins­ti­tu­to po­lí­ti­co ase­gu­ró que hay un acuer­do en­tre el ex­pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to con el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor pa­ra que és­te ten­ga el con­trol del par­ti­do.

Sin em­bar­go, “no­so­tros no lo va­mos a per­mi­tir; por eso es­ta­mos lu­chan­do, yo, jun­to con los mi­li­tan­tes que me acom­pa­ñan, que son la ma­yo­ría, que es­tán can­sa­dos de acuer­dos cu­pu­la­res, de los acuer­dos en lo os­cu­ri­to, don­de los be­ne­fi­cia­dos son unos cuan­tos y que per­ju­di­ca a la gran ma­yo­ría”, agre­gó.

A 12 días de que se ce­le­bre la elec­ción, la ex­go­ber­na­do­ra de Yu­ca­tán ase­gu­ró que tie­ne to­das las po­si­bi­li­da­des de ga­nar, aun­que di­jo: “Te­ne­mos que cui­dar que no nos va­yan a em­ba­ra­zar las ur­nas, por­que ellos (los par­ti­da­rios de Alejandro Mo­reno Cár­de­nas) es­tán pen­san­do ga­nar la elec­ción así; es­tán pen­san­do en ro­bar­se la elec­ción con las vie­jas prác­ti­cas”.

Di­jo que tie­ne evi­den­cia de que se es­tán pre­pa­ran­do es­te ti­po de ac­cio­nes en Tamaulipas, Coahui­la y Oa­xa­ca, así co­mo en otras en­ti­da­des, don­de, des­ta­có, “es­tán tra­tan­do de ha­cer elec­cio­nes de Es­ta­do, cuan­do es lo que los mi­li­tan­tes ya no quie­ren”.

En ese sen­ti­do, se­ña­ló que es ne­ce­sa­rio que los priis­tas vo­ten en li­ber­tad y a con­cien­cia el pró­xi­mo 11 de agos­to, por­que lo que es­tá en jue­go es la so­bre­vi­ven­cia del par­ti­do y, por ello, quien de­be ser el pró­xi­mo pre­si­den­te del tri­co­lor de­be ser al­guien que no ten­ga acuer­dos os­cu­ros con na­die; que el úni­co com­pro­mi­so que ten­ga sea re­cu­pe­rar el par­ti­do, dar­le via­bi­li­dad po­lí­ti­ca y lo­grar que sea un con­tra­pe­so al po­der po­lí­ti­co del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor.

Al pre­gun­tar­le cuál es su re­la­ción con los go­ber­na­do­res priis­tas y có­mo se han com­por­ta­do en es­te pro­ce­so in­terno, di­jo: “Yo ten­go buena re­la­ción con ellos. Ellos han mos­tra­do a su can­di­da­to (…) Esos go­ber­na­do­res acep­ta­ron la ins­truc­ción del go­bierno ac­tual; no­so­tros, co­mo mi­li­tan­tes no po­de­mos per­mi­tir que exis­ta un par­ti­do sa­té­li­te”.

Al pre­gun­tar­le cuál de­be ser la na­rra­ti­va del PRI en es­tos mo­men­tos, con­tes­tó que en el es­ta­tu­to es­tá co­mo so­cial-de­mó­cra­ta, “pe­ro ho­nes­ta­men­te, lo que menos es­tán sien­do es so­cial-de­mó­cra­tas. In­clu­si­ve, en el go­bierno del pre­si­den­te Pe­ña Nie­to se apro­ba­ron co­sas mu­cho más neo­li­be­ra­les que otra co­sa”.

Asi­mis­mo, men­cio­nó que “no­so­tros más que te­ner que de­fi­nir nues­tra pos­tu­ra, hay que pre­gun­tar a los mi­li­tan­tes cuá­les son sus po­si­cio­nes, cuá­les de­ben ser nues­tras cau­sas y cuan­do nos eli­ja­mos, co­mo lo ha­ce­mos, en una gran asam­blea na­cio­nal, en don­de es­tén dis­cu­tién­do­se en to­do el te­rri­to­rio, en todos los mu­ni­ci­pios del país el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio, pe­ro que ten­ga­mos la cla­ri­dad de cuál es el par­ti­do que nuestros mi­li­tan­tes quie­ren, en­ton­ces po­dré de­cir si es so­cial-de­mó­cra­ta, si es li­be­ral o re­vo­lu­cio­na­rio, lo que va­ya dic­tan­do la mi­li­tan­cia”.

Lue­go, afir­mó que el PRI tie­ne a la me­jor es­truc­tu­ra de los par­ti­dos a es­ca­la na­cio­nal, “na­da más que esa es­truc­tu­ra es­tá mo­les­ta, es­tá do­li­da, se sien­te uti­li­za­da y, por con­se­cuen­cia, en el me­jor de los ca­sos quie­re par­ti­ci­par”.

La también ex­go­ber­na­do­ra de Yu­ca­tán ex­pu­so que mu­cha de esa es­truc­tu­ra “nos dio la es­pal­da en el 2018”, por ello es muy im­por­tan­te que sean es­cu­cha­dos, pa­ra que pue­dan re­con­ci­liar­se con sus di­ri­gen­tes y en­tre priis­tas en ge­ne­ral y , con­se­cuen­te­men­te, el PRI pue­da re­con­ci­liar­se con la so­cie­dad.

Por eso plan­teó que es muy im­por­tan­te que se re­co­noz­ca que en el tri­co­lor exis­te la ne­ce­si­dad de cam­biar drás­ti­ca­men­te y dar la opor­tu­ni­dad a la mi­li­tan­cia de que pro­pon­ga.

“Hay que re­gre­sar al ori­gen, es­cu­char y re­co­no­cer los li­de­raz­gos, qui­tar de­fi­ni­ti­va­men­te la cul­tu­ra del ami­guis­mo, del com­pa­draz­go, que es lo que las­ti­ma mu­cho a la mi­li­tan­cia y que la man­tie­ne le­jos to­da­vía”, aña­dió.

Te­ne­mos que cui­dar que no nos va­yan a em­ba­ra­zar las ur­nas, por­que ellos (los par­ti­da­rios de Alejandro Mo­reno Cár­de­nas) es­tán pen­san­do ga­nar la elec­ción así”.

Foto: notimex

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.