Por la vía ad­mi­nis­tra­ti­va se­rá di­fí­cil en­car­ce­lar a Ro­bles

Ten­drá que ser juz­ga­da con la an­te­rior Ley Ge­ne­ral de Res­pon­sa­bi­li­da­des Ad­mi­nis­tra­ti­vas de los Ser­vi­do­res Pú­bli­cos, ex­pli­có

El Economista (México) - Los Políticos - - EN VOZ DE ELISEO ROSALES - Por Diego Badillo [email protected]­co­no­mis­ta.mx

Si las in­ves­ti­ga­cio­nes, que rea­li­za la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción so­bre pre­sun­tos ac­tos de­lic­ti­vos co­me­ti­dos por la ex­se­cre­ta­ria de Desa­rro­llo So­cial Ro­sa­rio Ro­bles Ber­lan­ga, de­ri­van en una vin­cu­la­ción a pro­ce­so, de­be­rá ser juz­ga­da con la an­te­rior Ley Fe­de­ral de Res­pon­sa­bi­li­da­des Ad­mi­nis­tra­ti­vas de los Ser­vi­do­res Pú­bli­cos y no con la ac­tual, que en­tró en vi­gor en ju­nio del 2018, ad­vir­tió el abo­ga­do Eli­seo Ro­sa­les Áva­los.

Esa ley ha tenido 14 ac­tua­li­za­cio­nes, las cua­les ocu­rrie­ron en­tre el 2015 y el 2018. Ade­más, dos ocu­rrie­ron en el 2014, pre­ci­sa­men­te uno de los años en los que se ha­brían co­me­ti­do las irre­gu­la­ri­da­des cons­ti­tu­ti­vas de de­li­tos en los que se le re­la­cio­nan. En el ca­so de las irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das en el ejer­ci­cio fis­cal 2013, ten­drían que ser in­ves­ti­ga­das con ba­se en la ley del 2012.

Sin em­bar­go, co­men­tó que lo im­por­tan­te es que con la crea­ción del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción, en el 2016, y sus le­yes se­cun­da­rias en el 2017, aho­ra hay nue­vos ac­to­res que pue­den in­fluir pa­ra que se reali­ce una bue­na investigac­ión.

En en­tre­vis­ta, el au­tor del li­bro Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción. Pro­ble­ma de to­dos. Res­pon­sa­bi­li­dad

de na­die, con­cre­ta­men­te se re­fi­rió a los in­te­gran­tes del Con­se­jo de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na del SNA co­mo per­so­nas que tie­nen voz en si­tios es­tra­té­gi­cos de ese en­tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal.

El abo­ga­do ex­pli­có que, de­pen­dien­do de los pre­sun­tos de­li­tos que le im­pu­ten, ten­dría que ser in­ves­ti­ga­da, ya sea la fun­cio­na­ria so­la o jun­to con sus ex­co­la­bo­ra­do­res, por dos vías: por la ad­mi­nis­tra­ti­va y la pe­nal, si hay ma­te­ria pa­ra am­bos.

En el ca­so de la vía ad­mi­nis­tra­ti­va, des­ta­có que has­ta el mo­men­to no se ha de­mos­tra­do que ha­yan tenido una res­pon­sa­bi­li­dad en la lla­ma­da Es­ta­fa Maes­tra.

In­di­có que si bien se ha po­di­do do­cu­men­tar el des­vío de di­ne­ro des­ti­na­do a pro­gra­mas so­cia­les a tra­vés de una so­fis­ti­ca­da ope­ra­ción que su­po­nía la ad­ju­di­ca­ción de con­tra­tos a uni­ver­si­da­des, las cua­les sub­con­tra­ta­ban a otras empresas, que al fi­nal en­via­ron el di­ne­ro a una em­pre­sa más, en sen­ti­do es­tric­to ope­ra­ron con for­me a lo que los fa­cul­ta­ba la ley, al me­nos en una pri­me­ra ins­tan­cia.

Es de­cir, la ley de ad­qui­si­cio­nes (que por cier­to ha si­do re­for­ma­da 15 ve­ces, de las cua­les en el 2014 dos y una en el 2012) los fa­cul­ta­ba pa­ra ha­cer con­ve­nios con en­ti­da­des pú­bli­cas (uni­ver­si­da­des en es­te ca­so) e in­clu­so eso les exi­mía de un pro­ce­so de li­ci­ta­ción pre­vio es­tu­dio de mer­ca­do.

En­ton­ces, la de­fen­sa po­dría ar­gu­men­tar que los con­ve­nios fue­ron he­chos con ba­se en la ley, pe­ro eso no quie­re de­cir que no pue­da ha­ber irre­gu­la­ri­da­des con la en­tre­ga de tra­ba­jos o ser­vi­cios por lo que se pa­gó, o si eran empresas ap­tas pa­ra ha­cer el tra­ba­jo que les en­car­ga­ron, en­tre otras.

Ro­sa­les Áva­los ex­pu­so que ese ti­po de irre­gu­la­ri­da­des son po­si­bles por­que no se ha he­cho el ajus­te ne­ce­sa­rio en la ley, ade­más de que en nin­gu­na ley di­ce que los ti­tu­la­res de la de­pen­den­cia tie­nen que fir­mar los con­tra­tos.

No obs­tan­te, acla­ró que ten­drá que ser un juez quien, ana­li­zan­do las prue­bas que le pre­sen­ten a las au­to­ri­da­des que in­ves­ti­guen el asun­to, di­ga si hay delito impu­table a la ex­fun­cio­na­ria o a sus ex­co­la­bo­ra­do­res, uno por uno o en con­jun­to.

Ade­más, Ro­sa­les Áva­los men­cio­nó que es­te ti­po de pre­sun­tas con­duc­tas ilí­ci­tas son de re­sul­ta­do, lo cual quie­re de­cir que lo que de­be com­pro­bar la fis­ca­lía an­te el juez es que el ser­vi­dor pú­bli­co tu­vo be­ne­fi­cios o los per­jui­cios al era­rio y en los úl­ti­mos años ese ti­po de tra­ba­jo de de­mos­tra­ción es un asun­to que los ór­ga­nos in­ter­nos de con­trol y los au­di­to­res no sa­ben ha­cer.

Asi­mis­mo, el abo­ga­do des­ta­có que, de acuer­do con la ley, al­gu­nas con­duc­tas irre­gu­la­res son ad­mi­nis­tra­ti­vas, por omi­sión o des­cui­do, y la ley no dis­tin­gue el do­lo.

De acuer­do con la ley, al­gu­nas con­duc­tas irre­gu­la­res son ad­mi­nis­tra­ti­vas, por omi­sión o des­cui­do y la ley no dis­tin­gue el do­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.