La re­tó­ri­ca ofi­cial es la cau­san­te de agre­sio­nes a his­pa­nos

El pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Gue­rre­ren­ses ra­di­ca­dos en Chica­go, Illi­nois, afir­ma que se ha in­cre­men­ta­do la hos­ti­li­dad con­tra me­xi­ca­nos en ese país en el día a día

El Economista (México) - Los Políticos - - ETELBERTO BUSTAMANTE - Por Diego Badillo [email protected]­co­no­mis­ta.mx

Los ata­ques con­tra mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos son mo­ti­va­dos por la re­tó­ri­ca del pre­si­den­te Do­nald Trump, quien uti­li­za un len­gua­je ra­cis­ta que ani­ma a mu­chos que an­tes no ac­tua­ban de ma­ne­ra agre­si­va y aho­ra sí, afir­mó el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Gue­rre­ren­ses de ra­di­ca­dos en Chica­go, Illi­nois, Etelberto Bus­ta­man­te.

En en­tre­vis­ta, di­jo que el go­bierno me­xi­cano reac­cio­nó bien al ata­que ocu­rri­do el pa­sa­do 3 de agos­to en la ciu­dad de El Pa­so, don­de un hom­bre in­gre­só a una tien­da con un ri­fle de asal­to con la in­ten­ción de ma­tar me­xi­ca­nos, aun­que di­jo que es un tan­to ilu­so pe­dir la ex­tra­di­ción del agre­sor.

¿Có­mo se ex­pli­ca us­ted el ata­que ocu­rri­do en El Pa­so con­tra me­xi­ca­nos?

La úni­ca ex­pli­ca­ción que hay a eso es que son las con­se­cuen­cias de la re­tó­ri­ca que usa el pre­si­den­te Trump con su len­gua­je ra­cis­ta y eso es­tá ani­man­do a mu­chos ra­cis­tas que es­ta­ban es­con­di­dos y que no que­rían sa­lir a la luz pública.

So­mos su gru­po fa­vo­ri­to pa­ra ata­car y to­da esa gen­te que an­tes es­ta­ba es­con­di­da es ra­cis­ta y es­ta­ba es­con­di­da, y aho­ra se sien­te en­va­len­to­na­da pa­ra ata­car­nos.

¿Se ha in­cre­men­ta­do en el día a día es­te ti­po de agre­sio­nes?

Sí. Es muy fre­cuen­te aquí es­cu­char agre­sio­nes o no­ti­cias de agre­sio­nes que se dan prin­ci­pal­men­te a la gen­te his­pa­na en las tien­das, ya sea tien­das de au­to­ser­vi­cio o las pe­que­ñas. El úl­ti­mo ata­que que es­cu­ché tie­ne ape­nas dos se­ma­nas en un su­bur­bio cer­qui­ta de Aurora, Illi­nois. Una per­so­na em­pe­zó a co­rrer de la ga­so­li­ne­ra a dos me­xi­ca­nos por el sim­ple he­cho de que es­ta­ban ha­blan­do en es­pa­ñol y eso es fre­cuen­te.

¿En­ton­ces, en los úl­ti­mos me­ses es­ta si­tua­ción se ha in­cre­men­ta­do?

En los úl­ti­mos años se ha in­cre­men­ta­do. Yo ten­go vi­vien­do 30 años aquí y es­to so­la­men­te lo he vis­to más fre­cuen­te­men­te en los úl­ti­mos cua­tro años. An­tes era ra­ro; no­so­tros creía­mos que ya ha­bía­mos aga­rra­do cier­ta con­fian­za en el país y se veía im­po­si­ble (que ocu­rrie­ran) esos ata­ques, así de for­ma des­ca­ra­da, pe­ro des­de que Trump em­pe­zó su cam­pa­ña con esa ac­ti­tud ra­cis­ta, la gen­te de esos plan­tea­mien­tos aga­rró va­lor y es­tá sa­lien­do a la luz.

¿Hay al­gu­na for­ma de pro­te­ger­se de eso?

Sí. De he­cho, hay mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes aquí que dan con­se­jos de có­mo se de­be uno de portar en una si­tua­ción así. Dan con­se­jos de no res­pon­der a la vio­len­cia con vio­len­cia y en la te­le­vi­sión dan mu­chos con­se­jos y más aho­ra que es­tá el pro­ble­ma de las re­da­das, hay mu­cha in­for­ma­ción que se da ha­cia el pú­bli­co. Pe­ro real­men­te lo que pa­sa es que, por más que es­cu­cha uno en la te­le­vi­sión que de­bes ac­tuar así cuan­do te pa­se eso, en el mo­men­to la gen­te se po­ne ner­vio­sa y has­ta las co­sas que uno es­cu­chó se ol­vi­dan.

¿En el Con­gre­so o en los con­gre­sos có­mo es­tá la re­pre­sen­ta­ción de los me­xi­ca­nos o de los his­pa­nos?

La ver­dad es que te­ne­mos poca re­pre­sen­ta­ción. Por ejem­plo, aquí en el es­ta­do de Illi­nois so­la­men­te te­ne­mos un con­gre­sis­ta his­pano, de ori­gen me­xi­cano. Se lla­ma Jesús García y él es­tá haciendo un buen tra­ba­jo, pe­ro es uno so­lo, uno so­lo que nos re­pre­sen­ta a los his­pa­nos.

Real­men­te en la co­mu­ni­dad nos fal­ta mu­cho sa­lir a vo­tar. La co­mu­ni­dad his­pa­na es muy apá­ti­ca a la ho­ra de las vo­ta­cio­nes y eso te­ne­mos que cam­biar por­que es la úni­ca ma­ne­ra de po­ner más re­pre­sen­tan­tes his­pa­nos que nos pue­dan de­fen­der en el Con­gre­so.

¿Aho­ra que es­té el pro­ce­so elec­to­ral y Trump bus­que la re­elec­ción, cree que ha­ya al­gu­na po­si­bi­li­dad, por lo me­nos, pa­ra que se dis­cu­ta es­te ti­po de si­tua­cio­nes?

De he­cho to­dos los can­di­da­tos que es­tán aho­ri­ta com­pi­tien­do pa­ra ser el no­mi­na­do pa­ra el Par­ti­do De­mó­cra­ta es­tán ha­blan­do so­bra­da­men­te de lle­var a ha­cer nue­vas le­yes que pro­te­jan más a los mi­gran­tes. Tal vez sea pu­ra re­tó­ri­ca por­que quieren la can­di­da­tu­ra, pe­ro han ha­bla­do muy bien, eso por el la­do de­mó­cra­ta, por el la­do re­pu­bli­cano ese te­ma ni se va a to­car, por­que es el pre­si­den­te mis­mo el que va a tra­tar de re­ele­gir­se usan­do su mis­ma re­tó­ri­ca que le sa­lió muy bien ha­ce tres años, así es que él va a se­guir in­ten­tan­do ha­cer lo mis­mo.

Por el la­do re­pu­bli­cano no te­ne­mos es­pe­ran­zas de que ha­ya, de que se pon­ga so­bre la me­sa el te­ma de lo­grar las le­yes que de­fien­dan a los mi­gran­tes. Nues­tra es­pe­ran­za es­tá real­men­te en el Par­ti­do De­mó­cra­ta, en el que re­sul­te ser el ga­na­dor a la can­di­da­tu­ra pa­ra con­ten­der con­tra Trump.

¿Có­mo ob­ser­vó la reac­ción del go­bierno me­xi­cano al asun­to con­cre­to de lo que ocu­rrió en El Pa­so?

Se me hi­zo bien, pues pien­so que ac­tuó bien el can­ci­ller; al me­nos de pa­la­bra es­ta­ba ac­tuan­do bien, el he­cho de que di­ga que va a pe­dir la ex­tra­di­ción del ga­ti­lle­ro de El Pa­so, Te­xas, ha­cia Mé­xi­co se me ha­ce un po­co ilu­so, no creo que eso su­ce­da, pe­ro creo que ac­tuó bien el go­bierno me­xi­cano al me­nos en ese as­pec­to de la ma­tan­za que hu­bo en El Pa­so Te­xas, la­men­ta­ble­men­te con­tra nues­tros pai­sa­nos me­xi­ca­nos e his­pa­nos.

Al lle­gar el pre­si­den­te Trump, in­clu­so, des­de que em­pe­zó su cam­pa­ña con esa ac­ti­tud ra­cis­ta, la gen­te de esos plan­tea­mien­tos aga­rró va­lor y es­tá sa­lien­do a la luz”.

Foto: archivo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.