Ra­cis­mo y ac­ce­so a ar­mas pro­pi­cian ata­ques

El dis­cur­so de odio alen­ta­do por el pre­si­den­te Do­nald Trump con­tra los in­mi­gran­tes es un fac­tor que ge­ne­ra es­te ti­po de con­duc­ta, ex­po­ne

El Economista (México) - Los Políticos - - EUNICE RENDÓN - Por Diego Badillo [email protected]­co­no­mis­ta.mx

La re­tó­ri­ca de odio en con­tra de los in­mi­gran­tes y la fa­ci­li­dad con la que los es­ta­dou­ni­den­ses pue­den ac­ce­der a ar­mas de al­to po­der han ge­ne­ra­do un cal­do de cul­ti­vo pa­ra que se in­cre­men­ten los ata­ques con­tra me­xi­ca­nos en ese país, afir­mó Eunice Ren­dón.

La ex­per­ta en te­mas de se­gu­ri­dad y mi­gra­ción di­jo que he­chos co­mo el ata­que di­rec­to di­ri­gi­do con­tra me­xi­ca­nos ocu­rri­do el pa­sa­do sábado 3 de agos­to en un cen­tro co­mer­cial de El Pa­so, Te­xas, don­de 22 per­so­nas mu­rie­ron y 24 re­sul­ta­ron le­sio­na­das po­drían re­pe­tir­se.

En su opi­nión, el pri­mer fac­tor que ge­ne­ra es­te ti­po de ata­ques de odio es el ra­cis­mo alen­ta­do por el pre­si­den­te Do­nald Trump al usar una na­rra­ti­va al­ta­men­te be­li­ge­ran­te con­tra los in­mi­gran­tes, a quie­nes los acu­sa de ser los cau­san­tes de los ma­les que pa­de­ce esa na­ción.

Des­ta­có que tan só­lo en el ul­ti­mo año en su pá­gi­na de Fa­ce­book el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se uti­li­zó la pa­la­bra “in­va­sión” en al me­nos 2,200 oca­sio­nes.

Ade­más, usa ese ti­po de len­gua­je acom­pa­ña­do por otro ti­po de fra­ses y ele­men­tos ne­ga­ti­vos o es­tig­ma­ti­zan­tes ha­cia los mi­gran­tes. Por ejem­plo, los ha lla­ma­do per­so­nas que lle­van dro­gas a Es­ta­dos Uni­dos, que tra­fi­can, que les qui­tan el tra­ba­jo a los ciu­da­da­nos de ese país y que van y ata­can a los nor­te­ame­ri­ca­nos.

SE HAN IN­CRE­MEN­TA­DO ATA­QUES AR­MA­DOS

Ci­tó que, de acuer­do con ci­fras del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, se han in­cre­men­ta­do en ca­si 15.5% los crí­me­nes de odio re­la­cio­na­dos con­cre­ta­men­te con ra­za, et­nia y orí­ge­nes an­ces­tra­les.

Re­fi­rió que la mis­ma fuen­te se­ña­la que 58% de los de­li­tos de odio se en­cuen­tra en esas ca­te­go­rías, por en­ci­ma de los ata­ques de odio re­la­cio­na­dos con gé­ne­ro, dis­ca­pa­ci­dad o re­li­gión.

El pro­ble­ma, aña­dió, es que las agre­sio­nes con­tra in­mi­gran­tes se han con­ver­ti­do en asun­tos co­ti­dia­nos por­que mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses que es­ta­ban ten­ta­dos rea­li­zar agre­sio­nes por esas cau­sas aho­ra se sien­ten con el va­lor pa­ra ha­cer­lo. Aho­ra ya no con­tro­lan su fo­bia por­que se sien­ten apo­ya­dos por su pre­si­den­te pa­ra ser agre­si­vos con­tra los in­mi­gran­tes.

Pa­ra la tam­bién ac­ti­vis­ta en ma­te­ria de mi­gra­ción sin du­da el dis­cur­so an­ti­in­mi­gran­te por par­te del pre­si­den­te Trump se va a man­te­ner de­bi­do a que ha vis­to que le re­sul­ta pa­ra ha­cer cam­pa­ña. “Ha lo­gra­do co­nec­tar con los mie­dos de mu­chos nor­te­ame­ri­ca­nos, por eso re­cu­rre al es­tig­ma de los mi­gran­tes”.

Au­na­da a esa si­tua­ción, con­ti­nuó, con­tri­bu­ye al in­cre­men­to de ata­ques le­ta­les con­tra in­mi­gran­tes el he­cho de que los es­ta­dou­ni­den­ses pue­den ac­ce­der fá­cil­men­te a las ar­mas.

En­fa­ti­zó que en Es­ta­dos Uni­dos se con­cen­tra 42% de los 650 mi­llo­nes de ar­mas que exis­ten en ma­nos de po­bla­ción ci­vil en el pla­ne­ta. Di­jo que 89 de ca­da 100 nor­te­ame­ri­ca­nos po­seen un ar­ma. Ren­dón des­ta­có que exis­te 22 ve­ces más ries­go de que los es­ta­dou­ni­den­ses que po­seen un ar­ma o tie­nen ac­ce­so a ella uti­li­cen esos ar­te­fac­tos pa­ra una agre­sión vio­len­ta que pa­ra de­fen­der­se.

Por otra par­te, co­men­tó que la reac­ción del go­bierno me­xi­cano a los he­chos en El Pa­so, Te­xas, fue po­si­ti­va. “Creo que fue opor­tu­na; creo que el he­cho de que el can­ci­ller Marcelo Ebrard ha­ya ido a vi­si­tar a las víc­ti­mas y ha­ya anun­cia­do ac­cio­nes en con­tra del ata­can­te es po­si­ti­vo”, aun­que ad­mi­tió que en cier­to mo­do es un te­ma más sim­bó­li­co que prác­ti­co.

En su opi­nión, lo que de­be ha­cer­se pa­ra apo­yar a las co­mu­ni­da­des de me­xi­ca­nos que vi­ven en esa na­ción es acom­pa­ñar­los y ge­ne­rar me­ca­nis­mos de in­for­ma­ción que les per­mi­tan reac­cio­nar o pre­ve­nir agre­sio­nes y pa­ra que se­pan qué ha­cer an­te un ata­que ar­ma­do.

In­di­có que lo im­por­tan­te es no nor­ma­li­zar es­te ti­po de si­tua­cio­nes y ha­cer un lla­ma­do a la no vio­len­cia.

Las agre­sio­nes con­tra in­mi­gran­tes se han con­ver­ti­do en asun­tos co­ti­dia­nos por­que mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses que es­ta­ban ten­ta­dos a rea­li­zar agre­sio­nes por esas cau­sas aho­ra se sien­ten con el va­lor pa­ra ha­cer­lo”.

@Eu­ni­ceRen­don

Foto: gilberto mar­qui­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.