El man­da­ta­rio no quie­re in­ter­me­dia­rios

Eso ex­pli­ca que use su nom­bre en la en­tre­ga de be­ne­fi­cios de pro­gra­mas so­cia­les; no bus­ca in­cre­men­tar su po­pu­la­ri­dad, plan­teó el con­sul­tor

El Economista (México) - Los Políticos - - Imagen Del Presidente - @Clau­dioF­lo­re­sT Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

El uso de la ima­gen del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en la en­tre­ga de los be­ne­fi­cios de pro­gra­mas so­cia­les del go­bierno fe­de­ral es ile­gal y tie­ne co­mo fi­na­li­dad eli­mi­nar cual­quier fi­gu­ra de in­ter­me­dia­rios en­tre los re­cep­to­res y el jefe del Eje­cu­ti­vo, plan­teó Clau­dio Flo­res Tho­mas.

En entrevista, el vi­ce­pre­si­den­te de la con­sul­to­ría es­pe­cia­lis­ta en in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­dos y opi­nión pú­bli­ca LEXIA In­sights & So­lu­tions, di­jo que lo pri­me­ro a des­ta­car en es­te asun­to es que se tra­ta de un ac­to ile­gal.

Exis­te una prohi­bi­ción cons­ti­tu­cio­nal pa­ra que los fun­cio­na­rios pú­bli­cos ha­gan una pro­mo­ción per­so­na­li­za­da a la ho­ra de en­tre­gar los apo­yos so­cia­les o de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, ex­pli­có.

Lue­go plan­teó que el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor si­gue “en una luna de miel” con la opi­nión pú­bli­ca, lo cual se re­fle­ja en las en­cues­tas que mi­den la acep­ta­ción del pre­si­den­te, que lo ubi­can en­tre 60 y 65% en las que se levantan vía telefónica y en­tre 75 y 78% en las que se ha­cen ca­ra a ca­ra en ho­ga­res.

“Por ello es que ve­mos a un pre­si­den­te que se atre­ve a de­cir, sin nin­gún em­pa­cho, que la gen­te en Mé­xi­co es­tá fe­liz”, afir­mó.

Sin em­bar­go, el es­pe­cia­lis­ta co­men­tó que, en el ca­so con­cre­to del uso del nom­bre del pre­si­den­te en la en­tre­ga de be­ne­fi­cios de pro­gra­mas so­cia­les, se tra­ta de una es­tra­te­gia pa­ra man­te­ner la apro­ba­ción pre­si­den­cial.

ES UNA PARADOJA

Ex­pu­so que la paradoja aquí es que se tie­ne a un pre­si­den­te que go­za de una al­ta apro­ba­ción y aún así rea­li­za es­te ti­po de ma­nio­bras a las que pu­die­ran re­cu­rrir pre­si­den­tes que no go­zan de bue­na acep­ta­ción y quie­ren au­men­tar­la por es­ta vía.

Se­ña­ló que, en los ca­sos de los pre­si­den­tes Fe­li­pe Cal­de­rón y En­ri­que Pe­ña Nie­to, tu­vie­ron pe­rio­dos don­de re­que­rían in­cre­men­tar sus ni­ve­les de apro­ba­ción y pu­die­ron re­cu­rrir a ella ca­si co­mo una me­di­da de emer­gen­cia, pe­ro ése no es el ca­so del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor.

Por ello di­jo: “Yo lo que creo es que el pre­si­den­te (Ló­pez Obra­dor) y su ga­bi­ne­te tie­nen una es­tra­te­gia cla­rí­si­ma de de­sin­ter­me­dia­ción de la po­lí­ti­ca so­cial”.

Ellos lo que quie­ren es que cual­quier apo­yo gu­ber­na­men­tal se en­tre­gue di­rec­ta­men­te y sin in­ter­me­dia­rio, por eso hi­cie­ron cam­bios en pro­gra­mas co­mo el de las es­tan­cias in­fan­ti­les, por­que lo que quie­ren es que el apo­yo lle­gue di­rec­to de las ma­nos del pre­si­den­te a las ma­nos del be­ne­fi­cia­rio.

El es­pe­cia­lis­ta en me­to­do­lo­gía cua­li­ta­ti­va co­men­tó que la po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te ha da­do mues­tras de te­ner una fuer­te es­ta­bi­li­dad. “Yo lo veo más es­ta­ble de lo que creía” aña­dió.

Des­ta­có que eso es a pe­sar de que ha en­fren­ta­do im­por­tan­tes re­tos o cri­sis en ma­te­ria de co­mu­ni­ca­ción du­ran­te es­tos pri­me­ros 10 me­ses de ges­tión, aun­que tam­bién co­men­tó que el man­da­ta­rio y su equi­po han si­do muy há­bi­les pa­ra, rá­pi­da­men­te, re­to­mar con­trol de agen­da y vol­ver a los tracks de co­mu­ni­ca­ción.

Flo­res Tho­mas ex­pu­so que se tra­ta de un per­so­na­je po­lí­ti­co que re­cu­rre a la sa­tu­ra­ción co­mu­ni­ca­cio­nal, al con­trol de la agen­da in­for­ma­ti­va en ci­clos hi­per­cor­tos de te­mas no­ti­cio­sos.

Por ello re­cha­zó que el jefe del Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral re­cu­rra a co­lo­car su nom­bre en los cha­le­cos de los lla­ma­dos ser­vi­do­res de la na­ción, que son los en­car­ga­dos de lle­var los be­ne­fi­cios de los pro­gra­mas so­cia­les a la gen­te, por­que ne­ce­si­te po­pu­la­ri­dad, pues sim­ple­men­te tie­ne mu­cha acep­ta­ción en­tre la ciu­da­da­nía.

Ade­más, con­si­de­ró que la es­tra­te­gia le es­tá fun­cio­nan­do, aun­que eso im­pli­que ca­da vez más que hay una di­fe­ren­cia más mar­ca­da en­tre la lla­ma­da opi­nión pú­bli­ca del grue­so de la gen­te y la de­no­mi­na­da opi­nión pu­bli­ca­da, que es la opi­nión que se lee en los pe­rió­di­cos o se es­cu­cha en los co­men­ta­rios de es­pe­cia­lis­tas en la ra­dio y la te­le­vi­sión.

El con­sul­tor di­jo que el re­to del pre­si­den­te es sos­te­ner su po­pu­la­ri­dad a lo lar­go del se­xe­nio.

Yo lo que creo es que el pre­si­den­te y su ga­bi­ne­te tie­nen una es­tra­te­gia cla­rí­si­ma de de­sin­ter­me­dia­ción de la po­lí­ti­ca so­cial”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.