Ries­go­so, apos­tar a po­pu­la­ri­dad per­so­nal del pre­si­den­te

La co­mu­ni­ca­ción so­cial es­tá orien­ta­da a ha­cer pro­pa­gan­da de la vi­sión del ti­tu­lar del po­der Eje­cu­ti­vo, plan­tea la ex­per­ta en ma­ne­jo de cri­sis

El Economista (México) - Los Políticos - - Imagen Del Presidente - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx @Gi­se­lleAu­gu­ro

En ma­te­ria de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca, hay que te­ner muy pre­sen­te que la po­pu­la­ri­dad per­so­nal es co­mo el co­no­ci­mien­to me­diá­ti­co: se te pue­de vol­tear en se­gun­dos, plan­teó la ex­per­ta en co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca y ma­ne­jo de cri­sis Gi­se­lle Pe­rez­blas.

Al re­fe­rir­se a la po­lé­mi­ca ge­ne­ra­da por el uso de la ima­gen y el nom­bre del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en la en­tre­ga de los be­ne­fi­cios de pro­gra­mas so­cia­les del go­bierno fe­de­ral, de­ta­lló que lo gra­ve de ese asun­to es que el man­da­ta­rio es­tá po­nien­do la mues­tra pa­ra vio­lar la ley.

“Cuan­do tú rom­pes una re­gla, en­se­ñas a los de­más có­mo rom­per­las. El pre­si­den­te no es­tá sien­do par­ti­cu­lar­men­te cui­da­do­so de las re­glas y eso even­tual­men­te ten­drá un cos­to po­lí­ti­co y elec­to­ral”, men­cio­nó.

En entrevista, la di­rec­to­ra de la con­sul­to­ra Au­gu­ro Es­tra­te­gia & Co­mu­ni­ca­ción di­jo que lo que ex­pli­ca que el jefe del Eje­cu­ti­vo re­cu­rra a ese ti­po de ac­cio­nes es que te­ne­mos a un pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca que tie­ne una co­mu­ni­ca­ción per­so­nal muy bue­na, pe­ro que ca­re­ce de una es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción gu­ber­na­men­tal efi­cien­te.

En es­te ca­so, la co­mu­ni­ca­ción gu­ber­na­men­tal es­tá sien­do to­tal­men­te reac­ti­va, “a par­tir de lo que di­ga el se­ñor pre­si­den­te”, aña­dió.

En su opi­nión, la lla­ma­da cuar­ta trans­for­ma­ción no ha cons­trui­do una na­rra­ti­va ins­ti­tu­cio­nal, sino que su dis­cur­so úni­ca­men­te es­tá con­cen­tra­do en re­pli­car los es­tí­mu­los co­mu­ni­ca­cio­na­les que tie­ne el pre­si­den­te, to­dos los días “y eso es muy ries­go­so”.

No se es­tán im­ple­men­tan­do cam­pa­ñas de co­mu­ni­ca­ción di­ri­gi­das a to­dos los seg­men­tos de la po­bla­ción, en don­de to­do mun­do se sien­ta in­clui­do, des­ta­có.

LA CO­MU­NI­CA­CIÓN

DE­BE SER PA­RA ATEMPERAR DI­FE­REN­CIAS

En ese sen­ti­do ase­gu­ró que la co­mu­ni­ca­ción so­cial y po­lí­ti­ca de un go­bierno de­be ser­vir pa­ra atemperar las di­fe­ren­cias y ex­pli­car la for­ma en que se es­tán to­man­do las de­ci­sio­nes de go­bierno an­tes de que se ge­ne­re una cri­sis.

Sin em­bar­go, lo que su­ce­de con el go­bierno fe­de­ral ac­tual es que pri­me­ro se ge­ne­ra la cri­sis y lue­go tra­tan de dar ex­pli­ca­cio­nes y con­te­ner­la, de­ta­lló.

La ex­per­ta di­jo que en el equi­po del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor “no le mi­den a la po­la­ri­za­ción”.

Men­cio­nó que his­tó­ri­ca­men­te en Mé­xi­co la co­mu­ni­ca­ción so­cial es­ta­ba orien­ta­da a ge­ne­rar pro­pa­gan­da de las ac­cio­nes del go­bierno en turno, pe­ro aho­ra lo que su­ce­de es que se de­di­ca a ha­cer pro­pa­gan­da de la vi­sión del ti­tu­lar del po­der Eje­cu­ti­vo.

Es por ello que los te­mas que se co­mu­ni­can son co­yun­tu­ra­les. No hay una agen­da me­diá­ti­ca, no se pro­vo­ca un diá­lo­go del pro­yec­to de na­ción.

Des­de su pers­pec­ti­va, lo gra­ve de ac­tuar de esa ma­ne­ra es que la reali­dad, tar­de que tem­prano, al­can­za­rá al pre­si­den­te y a su go­bierno y, an­te los ciu­da­da­nos, su dis­cur­so no co­rres­pon­de­rá a su reali­dad, es de­cir, su ca­li­dad de vi­da. En­ton­ces ten­drá pro­ble­mas.

Es­ta si­tua­ción se le pue­de re­ver­tir por­que el des­gas­te es enor­me. “Cuan­do tú usas la ima­gen pre­si­den­cial (có­mo la es­tán usan­do) pa­ra res­pon­der cual­quier tó­pi­co, pro­mo­ver cual­quier pro­gra­ma y to­dos los asun­tos co­yun­tu­ra­les, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, lo que su­ce­de es que el des­gas­te es ti­tá­ni­co. Tu pue­des te­ner un Fe­rra­ri,

pe­ro si lo co­rres en te­rra­ce­ría y sin fre­nos, se te va a ha­cer pe­da­zos”, ex­pli­có.

Pe­rez­blas re­cor­dó que Ló­pez Obra­dor lo­gró ga­nar la Pre­si­den­cia por­que ar­ti­cu­ló la es­pe­ran­za so­cial, el har­taz­go y el enojo so­cial, lo que quie­re de­cir que quie­nes los apo­ya­ron no con­fían cie­ga­men­te en él. Por ello, la acep­ta­ción de la que go­za de­be ser acom­pa­ña­da de ac­cio­nes de go­bierno efi­cien­tes que con­tri­bu­yan a cam­biar la reali­dad de los ciu­da­da­nos que, es­tan­do enoja­dos con el ac­tuar de pre­si­den­tes an­te­rio­res, quie­ren que su ca­li­dad de vi­da cam­bie.

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ob­tu­vo un vo­to de con­fian­za, el cual de­be ser re­for­za­do con ac­cio­nes que se re­fle­jen en la reali­dad, no só­lo en la per­cep­ción, sos­tu­vo.

Ade­más, al en­ca­be­zar un go­bierno, lo que re­quie­re es una na­rra­ti­va de na­ción y cohe­sión so­cial, pues de lo con­tra­rio ten­de­rá a ir per­dien­do au­dien­cias y pue­de sur­gir el vo­to an­ti­sis­té­mi­co.

La lla­ma­da cuar­ta trans­for­ma­ción no ha cons­trui­do una na­rra­ti­va ins­ti­tu­cio­nal, sino que su dis­cur­so úni­ca­men­te es­tá con­cen­tra­do en re­pli­car los es­tí­mu­los co­mu­ni­ca­cio­na­les que tie­ne el pre­si­den­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.