-Los nue­vos pro­gra­mas so­cia­les.

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA - Pe­dro Vás­quez Col­me­na­res

AUN­QUE LA SE­GU­RI­DAD pú­bli­ca y el com­ba­te a la co­rrup­ción fue­ron las de­man­das más sen­ti­das du­ran­te la pa­sa­da cam­pa­ña pre­si­den­cial de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, los nue­vos pro­gra­mas so­cia­les han si­do la ma­yor no­ve­dad y de­di­ca­ción del pre­si­den­te.

Ca­si to­dos los días en sus tem­pra­ne­ras con­fe­ren­cias y en to­das sus vi­si­tas a pro­vin­cia se ha­bla de los nue­vos pro­gra­mas so­cia­les.

Co­mul­go ple­na­men­te con am­pliar los pro­gra­mas so­cia­les en un país tan in­jus­to y de­sigual por si­glos. El mer­ca­do ya de­mos­tró que en Amé­ri­ca La­ti­na las ins­ti­tu­cio­nes y los in­tere­ses obs­ta­cu­li­zan la me­jor dis­tri­bu­ción del in­gre­so y re­le­gan ne­ce­si­da­des de la ma­yo­ría en fa­vor de pri­vi­le­gios par­ti­cu­la­res. Aque­llos des­po­seí­dos del dis­cur­so de Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo de 1976 han se­gui­do cre­cien­do, y aún más ha cre­ci­do la di­fi­cul­tad de mu­chos gru­pos so­cia­les pa­ra me­jo­rar por sí mis­mos su bie­nes­tar y mo­vi­li­dad so­cial.

Así que es per­ti­nen­te ins­tau­rar una nue­va po­lí­ti­ca so­cial que pri­vi­le­gie a los más ne­ce­si­ta­dos. Sin em­bar­go, el desafío de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción es enor­me y de­be evi­tar caer en erro­res de di­se­ño e im­ple­men­ta­ción ya co­no­ci­dos.

Es­tan­do siem­pre de acuer­do con la nue­va vi­sión de de­re­chos so­cia­les uni­ver­sa­les, que su­pri­ma en el fu­tu­ro cer­cano la ac­tual vi­sión de de­re­chos la­bo­ra­les, es ne­ce­sa­rio va­lo­rar las im­pli­ca­cio­nes de una po­lí­ti­ca asis­ten­cia­lis­ta uni­ver­sal sim­ple.

Pa­ra co­men­zar, de­be­mos re­cor­dar que “no de­be ha­ber apo­yo so­cial sin ne­ce­si­dad, ni ne­ce­si­dad sin apo­yo”. Es de­cir, exis­te un re­to de fo­ca­li­za­ción de los pro­gra­mas so­cia­les, pues an­te la fal­ta de re­cur­sos ili­mi­ta­dos, el Es­ta­do de­be di­ri­gir su ma­yor es­fuer­zo a apo­yar a los más ne­ce­si­ta­dos. No creo ne­ce­sa­rio con­ce­der pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas a quie­nes ya lo­gra­ron una pen­sión con­tri­bu­ti­va, pues di­chas pen­sio­nes “es­tán fuer­te­men­te sub­si­dia­das res­pec­to a lo apor­ta­do du­ran­te la vi­da pro­duc­ti­va”. Tí­pi­ca­men­te, pa­ra ca­da pen­sión con­tri­bu­ti­va vi­ta­li­cia el pen­sio­na­do só­lo tu­vo que apor­tar, en el me­jor de los ca­sos, 25% de con­tri­bu­cio­nes du­ran­te su vi­da ac­ti­va. Es de­cir que a los pen­sio­na­dos de la se­gu­ri­dad so­cial ya se les apo­ya año con año me­dian­te trans­fe­ren­cias pre­su­pues­ta­les enor­mes, pre­vis­tas en el Ra­mo XIX “Apor­ta­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial”. En el 2019 es­tos apo­yos a pen­sio­na­dos del IMSS, ISSSTE e ISSFAM lle­ga­rán a 900,000 mi­llo­nes de pe­sos, el se­gun­do gas­to más im­por­tan­te del go­bierno después de la nó­mi­na. Lue­go, ofre­cer pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas a quie­nes han te­ni­do ya el pri­vi­le­gio de par­ti­ci­par en la se­gu­ri­dad so­cial equi­va­le a asig­nar nue­va pen­sión a quie­nes ya tie­nen una pen­sión sub­si­dia­da.

Adi­cio­nal­men­te, se­ría digno de es­tu­dio que es­te sub­si­dio enor­me a las pen­sio­nes con­tri­bu­ti­vas se re­co­noz­ca en ley co­mo par­te de la nue­va po­lí­ti­ca so­cial, no co­mo la fi­nan­cia­ción de un com­pro­mi­so de­fi­ci­ta­rio. Yo re­co­men­da­ría mo­di­fi­ca­cio­nes a las tres le­yes de la se­gu­ri­dad so­cial pa­ra que la cuo­ta so­cial que el Es­ta­do apor­ta ca­da mes o bi­mes­tre a los res­pec­ti­vos sis­te­mas pen­sio­na­rios, sea “re­eti­que­ta­da” co­mo par­te de los de­re­chos uni­ver­sa­les de pro­tec­ción con­tra po­bre­za en la ve­jez. Es­ta me­di­da no afec­ta­ría a nin­gún tra­ba­ja­dor ni pen­sio­na­do del IMSS, ISSSTE o ISSFAM, y sí con­ver­ti­ría las pen­sio­nes mí­ni­mas ga­ran­ti­za­das en una apor­ta­ción cla­ra y ex­plí­ci­ta de la cuar­ta trans­for­ma­ción a un sis­te­ma uni­ver­sal de pen­sio­nes.

Otro ele­men­to a re­vi­sar den­tro del di­se­ño de los nue­vos pro­gra­mas so­cia­les es su ad­mi­nis­tra­ción. Des­de fi­na­les del 2018 se anun­ció la rea­li­za­ción del Cen­so del Bie­nes­tar por 20,000 o más jó­ve­nes ser­vi­do­res de la na­ción. Co­mo es na­tu­ral, es­te ejer­ci­cio cen­sal no ha es­ta­do exen­to de pro­ble­mas lo­gís­ti­cos y de cam­po. En­tien­do que se ha tra­ba­ja­do in­ten­sa­men­te en su­pe­rar­los y que en un par de me­ses más de­be dar­se a co­no­cer la ter­mi­na­ción del cen­so. Aquí lo re­le­van­te se­rá sa­ber quié­nes que­da­ron cen­sa­dos, cuántos beneficiar­ios fue­ron nue­vos y cuántos se die­ron de ba­ja, cuá­les son los com­pro­mi­sos pre­su­pues­ta­les de es­te nue­vo cen­so du­ran­te el se­xe­nio 2018-2024 y cuál po­drá ser el al­can­ce real de co­ber­tu­ra. La­men­ta­ble­men­te, las con­di­cio­nes del en­torno eco­nó­mi­co mun­dial y la des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos pue­den im­pac­tar por va­rios años las fi­nan­zas na­cio­na­les, com­pro­me­tien­do al­can­zar las me­tas plan­tea­das.

Un as­pec­to adi­cio­nal a con­si­de­rar de­be ser la no re­dun­dan­cia de los apo­yos so­cia­les. Des­de que An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor creo las pen­sio­nes pa­ra adul­tos ma­yo­res en la ca­pi­tal, ha­ce más de 15 años, más de la mi­tad de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas co­pia­ron la me­di­da. En el 2013, se pre­sen­tó la Ini­cia­ti­va de Ley de la Pen­sión Uni­ver­sal, que asig­na­ba la obli­ga­ción de es­ta pres­ta­ción no con­tri­bu­ti­va al go­bierno fe­de­ral, y can­ce­la­ba la po­si­bi­li­dad de que los go­bier­nos de es­ta­dos y mu­ni­ci­pios la pa­ga­ran. Cuan­do los dipu­tados apro­ba­ron la ini­cia­ti­va co­mo Cá­ma­ra de ori­gen, eli­mi­na­ron la prohi­bi­ción, con­ser­va­do la ac­tual re­dun­dan­cia de pen­sio­nes pa­ra adul­tos ma­yo­res en di­cha ini­cia­ti­va. El pre­si­den­te Ló­pez ha si­do más que en­fá­ti­co en la ne­ce­si­dad de ad­mi­nis­trar los re­cur­sos con efi­cien­cia y hon­ra­dez. Aquí hay un ejem­plo de una re­dun­dan­cia en el gas­to pú­bli­co que no se de­be sos­te­ner ha­cia de­lan­te.

No po­dría de­jar de men­cio­nar la im­por­tan­cia de cre­cer el com­po­nen­te no gu­ber­na­men­tal del pro­gra­ma Jó­ve­nes Cons­tru­yen­do el Fu­tu­ro. Es­te pro­gra­ma tie­ne asig­na­dos 44,000 mi­llo­nes anua­les pa­ra apo­yar a 2.6 mi­llo­nes de jó­ve­nes, pa­gán­do­les una be­ca men­sual pa­ra que se adies­tren en al­gún ofi­cio o la­bor téc­ni­ca. Sin em­bar­go, los res­pon­sa­bles de la im­ple­men­ta­ción han en­con­tra­do di­ver­sas di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas, ope­ra­ti­vas, lo­gís­ti­cas y de adop­ción so­cial, pues de los 900,000 so­li­ci­tan­tes re­por­ta­dos só­lo 200,000 han si­do co­lo­ca­dos en em­pre­sas o ne­go­cios que los acep­ten. Es­te pro­gra­ma en­se­ña a la nue­va ad­mi­nis­tra­ción que han fal­ta­do ma­yo­res in­cen­ti­vos de afi­lia­ción, me­jo­res me­dios de con­tac­to y par­ti­ci­pa­ción y más me­ca­nis­mos de di­fu­sión. El go­bierno fe­de­ral de­be apren­der a uti­li­zar la tec­no­lo­gía pa­ra su­pe­rar los re­tos de im­ple­men­ta­ción que en es­te pro­gra­ma son re­cu­rren­tes, ya que la be­ca res­pec­ti­va de 3,600 pe­sos men­sua­les só­lo se le pa­ga­rá un año a ca­da jo­ven, re­ini­cian­do el es­fuer­zo de afi­lia­ción ca­da 12 me­ses.

He leí­do fuer­tes crí­ti­cas en los me­dios a la nue­va po­lí­ti­ca de apo­yos so­cia­les del go­bierno: que si son mu­chos pro­gra­mas, que si es­tán dis­per­sos, que si ter­mi­na­ron con co­sas que ser­vían, que si no ha­brá re­cur­sos pa­ra sos­te­ner­los en el tiem­po, et­cé­te­ra. Es­ta nue­va po­lí­ti­ca es­tá aún na­cien­do y me­re­ce el be­ne­fi­cio de la du­da, pues bus­ca am­pliar el es­pec­tro de be­ne­fi­cios a gru­pos iden­ti­fi­ca­bles. La an­te­rior po­lí­ti­ca so­cial, des­de So­li­da­ri­dad has­ta Pros­pe­ra, fue re­sul­ta­do de una evo­lu­ción gra­dual a lo lar­go de 25 años y no es­tu­vo exen­ta de erro­res y omi­sio­nes. La po­lí­ti­ca so­cial de la cuar­ta trans­for­ma­ción me­re­ce un buen des­tino, y desa­rro­llar­se sin caer en erro­res de sim­plis­mo, re­dun­dan­cia e inequi­dad que ya vi­vi­mos en el pa­sa­do.

FO­TO : SHUTTERSTO­CK

* Pe­dro Váz­quez Col­me­na­res G. Es economista es­pe­cia­li­za­do en te­ma de pen­sio­nes y eco­no­mía de la sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.