HAY ES­CA­SEZ EN LA CON­CIEN­CIA SO­BRE EL RIES­GO

Ri­chard Sch­nei­der, di­rec­tor ge­ne­ral de Si­nies­tros en La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra Swiss Re.

El Economista (México) - Previsión - - PORTADA - PA­TRI­CIA OR­TE­GA pa­tri­cia.or­te­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Uno de los gran­des pro­ble­mas en los mer­ca­dos emer­gen­tes es el infrasegur­o, que es cuan­do la su­ma ase­gu­ra­da es in­fe­rior al va­lor del bien pa­ra el que se es­tá con­tra­tan­do la pó­li­za, con la fi­na­li­dad de pa­gar una pó­li­za me­nor.

“Las prin­ci­pa­les cau­sas del infrasegur­o son la fal­ta de con­cien­cia del ries­go por par­te de los con­su­mi­do­res, el es­ca­so co­no­ci­mien­to de las co­ber­tu­ras de se­gu­ro de ca­tás­tro­fes y, en oca­sio­nes, la in­de­ci­sión so­bre pro­por­cio­nar co­ber­tu­ra cuan­do la eva­lua­ción de ries­gos es in­cier­ta. Da­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas, co­mo es­tar muy lo­ca­li­za­dos, la mo­de­li­za­ción de ries­gos se­cun­da­rios pue­de ser di­fí­cil, aún más que la de da­ños má­xi­mos por ries­gos en los que ha ten­di­do a cen­trar­se el sec­tor”, co­men­tó Ri­chard Sch­nei­der, di­rec­tor re­gio­nal de Si­nies­tros en La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra Swiss Re.

Con­si­de­ró que la bre­cha de pro­tec­ción exis­ten­te es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra que el sec­tor del se­gu­ro se desa­rro­lle y ayu­de a la po­bla­ción mun­dial a es­tar me­jor pre­pa­ra­da pa­ra ges­tio­nar las di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras que pue­den in­fli­gir los even­tos ca­tas­tró­fi­cos.

“Hay que fo­men­tar la con­cien­ti­za­ción en­tre los con­su­mi­do­res y crear una ga­ma de pro­duc­tos más am­plia y una dis­tri­bu­ción fo­ca­li­za­da pa­ra co­ber­tu­ras de ca­tás­tro­fes. So­bre to­do, pa­ra ha­cer fren­te al in­cre­men­to de los da­ños por even­tos de ries­gos se­cun­da­rios y efec­tos se­cun­da­rios de ries­gos pri­ma­rios, las ase­gu­ra­do­ras pue­den, me­dian­te la adop­ción de las úl­ti­mas tec­no­lo­gías, cen­trar­se más en el de­sa­rro­llo de mo­de­los con­ve­nien­te­men­te re­gio­na­li­za­dos pa­ra eva­luar el ries­go que su­po­nen es­tos otros ries­gos, cu­yas va­ria­bles es­ta­rán pro­ba­ble­men­te en un es­ta­do de fluc­tua­ción cons­tan­te de­bi­do a los con­ti­nuos cam­bios en el uso de la tie­rra y a una ma­yor fre­cuen­cia de fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos ex­tre­mos”, ex­pli­có.

El di­rec­tor re­gio­nal de Si­nies­tros en La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra Swiss Re di­jo que no po­de­mos per­der de vis­ta que los da­ños de­ri­va­dos de ries­gos se­cun­da­rios es­tán cre­cien­do de­bi­do a la ur­ba­ni­za­ción, al au­men­to de las con­cen­tra­cio­nes de ac­ti­vos en áreas ex­pues­tas a con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ex­tre­mas y al cam­bio cli­má­ti­co. Tan só­lo en el 2018, los da­ños ase­gu­ra­dos por ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les fue­ron de 76,000 mi­llo­nes de dó­la­res, los cuar­tos más al­tos en un año. Más de 60% de los da­ños tu­vo su ori­gen en ries­gos se­cun­da­rios.

SI­TUA­CIóN EN Mé­XI­CO

Mé­xi­co es­tá muy ex­pues­to a even­tos na­tu­ra­les, es un país don­de en­tran hu­ra­ca­nes por el la­do del Pa­cí­fi­co y del gol­fo, ade­más te­ne­mos los te­rre­mo­tos, en­ton­ces pa­ra el rease­gu­ro, es­ta pro­tec­ción de las ase­gu­ra­do­ras con res­pec­to a los even­tos ca­tas­tró­fi­cos es muy im­por­tan­te, es un ne­go­cio muy atrac­ti­vo a ni­vel glo­bal pa­ra no­so­tros tam­bién, así lo co­men­tó Sch­nei­der.

“So­mos es­pe­cia­lis­tas en mo­de­lar es­tos even­tos pa­ra sa­ber con qué fre­cuen­cia ocu­rren y co­mo con­se­cuen­cia cuán­ta pri­ma hay que co­brar a los ase­gu­ra­dos pa­ra po­der cu­brir­se con­tra esos even­tos”, di­jo.

En­fa­ti­zó que Mé­xi­co tie­ne gran­des opor­tu­ni­da­des, en el ca­so de se­gu­ros ca­tas­tró­fi­cos se de­be­ría ofre­cer pro­duc­tos sen­ci­llos que cual­quie­ra que lo lea lo en­tien­da de ma­ne­ra in­tui­ti­va, desa­rro­llar pro­duc­tos más ami­ga­bles pa­ra que la po­bla­ción lo pue­da com­prar a tra­vés de In­ter­net o de las re­des so­cia­les.

“En el ra­mo de au­tos te­ne­mos un re­to por­que en Mé­xi­co ya es obli­ga­to­rio un se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil pe­ro no es al­go que se im­ple­men­ta­ra al 100 por cien­to. “Mé­xi­co va atra­sa­do fren­te a otros paí­ses, en Eu­ro­pa no pue­des sa­lir sin un se­gu­ro, por to­do lo que im­pli­ca, es al­go que se pue­de im­ple­men­tar fá­cil­men­te y no es muy ca­ro. Es al­go que ayu­da­ría a fa­ci­li­tar mu­chos pro­ble­mas ju­rí­di­cos”.

Ex­pli­có que en el ca­so del se­gu­ro de gas­tos mé­di­cos ma­yo­res só­lo to­ca 6% en la pi­rá­mi­de de la po­bla­ción y eso es a tra­vés de quie­nes tie­nen un buen em­pleo, pe­ro se de­be as­pi­rar a ven­der más, hay pro­duc­tos hoy en día que pue­den ayu­dar a com­ple­men­tar que son pro­duc­tos in­dem­ni­za­to­rios, co­mo el que si una per­so­na tie­ne una en­fer­me­dad se le pa­ga un mon­to fi­jo y se atien­de don­de quie­ra, lo cual le ayu­da a so­bre­lle­var la en­fer­me­dad. Por ello, los se­gu­ros pa­ra­mé­tri­cos son una gran op­ción , en otras par­tes del mun­do, los se­gu­ros de hos­pi­ta­li­za­ción son los de ma­yor éxi­to.

TEN­DEN­CIAS

El di­rec­tor re­gio­nal de Si­nies­tros en La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra Swiss Re con­si­de­ró que a ni­vel glo­bal la tec­no­lo­gía jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en tan­to en la dis­tri­bu­ción de los pro­duc­tos que hoy en día es di­gi­tal, en el ajus­te de si­nies­tros don­de en­tran dro­nes o tec­no­lo­gía sa­te­li­tal.

“En lu­gar de man­dar ajus­ta­do­res ca­ros, van per­so­nas nor­ma­les y con la tec­no­lo­gía se ana­li­za cuán­to cues­ta el si­nies­tro, cree­mos que es­to se pue­de im­pul­sar en to­da Amé­ri­ca La­ti­na, ac­tual­men­te es­ta­mos atrás en la eva­lua­ción de los si­nies­tros”, men­cio­nó Ri­card Sch­nei­der.

In­sis­tió en que pa­ra lo­grar la trans­for­ma­ción del sec­tor se re­quie­re una ma­yor co­la­bo­ra­ción, “el sec­tor de­be tra­ba­jar en equi­po, aho­ra ca­da com­pa­ñía tra­ba­ja con di­fe­ren­tes ajus­ta­do­res, en el te­rre­mo­to ca­da em­pre­sa man­da­ba a sus ajus­ta­do­res al mis­mo lu­gar”.

“En la ac­tua­li­dad con el smartp­ho­ne se pue­den to­mar me­di­das, fo­tos y otros da­tos, lo cual lle­va a que el si­nies­tro se ajus­te, es más ágil que el que lle­gue un ajus­ta­dor. “Es­to es una ex­pe­rien­cia más sa­tis­fac­to­ria pa­ra el con­su­mi­dor, lo que se re­quie­re es te­ner la dis­po­si­ción de cam­biar”, con­clu­yó el di­rec­tor re­gio­nal de la rease­gu­ra­do­ra.

“SEN­TI­MOS QUE EN MÉ­XI­CO ES­TA­MOS LE­JOS DE OTRAS IN­DUS­TRIAS, SE­GUI­MOS EN UNA IN­DUS­TRIA BÁ­SI­CA, EL SE­GU­RO SE SI­GUE VEN­DIEN­DO A TRA­VÉS DE AGEN­TES”. RI­CHARD SCH­NEI­DER, DI­REC­TOR RE­GIO­NAL DE SI­NIES­TROS EN LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA PA­RA SWISS RE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.