Trans­pa­ren­cia y cum­pli­mien­to en el ám­bi­to fis­cal.

El Economista (México) - Reporte Especial - - EDITORIAL - ja­vier.or­do­nez-na­mihi­[email protected]­kermc­ken­zie.com JA­VIER ORDOÑEZNAM­IHIRA • Part­ner, Tax BA­KER & MCKEN­ZIE ABO­GA­DOS, S.C.

Alo lar­go del úl­ti­mo lus­tro, Mé­xi­co ha in­tro­du­ci­do en su le­gis­la­ción fis­cal dis­po­si­cio­nes con el fin de san­cio­nar prác­ti­cas y ope­ra­cio­nes iden­ti­fi­ca­das co­mo abu­si­vas en per­jui­cio del fis­co federal, que al fi­nal del día de­ri­van en una ba­ja re­cau­da­ción a ni­vel na­cio­nal. Ejem­plos de di­chas dis­po­si­cio­nes son las res­tric­cio­nes a la de­du­ci­bi­li­dad de gas­tos efec­tua­dos por los con­tri­bu­yen­tes, so­bre to­do tra­tán­do­se de pa­gos en­tre par­tes re­la­cio­na­das (tan­to en ope­ra­cio­nes na­cio­na­les co­mo trans­fron­te­ri­zas); lí­mi­tes en la apli­ca­ción de los be­ne­fi­cios otor­ga­dos por los tra­ta­dos pa­ra evi­tar la do­ble tri­bu­ta­ción ce­le­bra­dos por Mé­xi­co, y me­di­das de trans­pa­ren­cia me­dian­te el in­cre­men­to de obli­ga­cio­nes de re­por­te por par­te de los con­tri­bu­yen­tes y de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras.

Le­jos de tratarse de una me­di­da uni­la­te­ral por par­te del go­bierno me­xi­cano, la prin­ci­pal fuente de ins­pi­ra­ción de ta­les me­di­das son las recomendac­iones por par­te de la OCDE e ini­cia­ti­vas ta­les co­mo el pro­yec­to BEPS, que es­ta­ble­ció 15 ac- cio­nes pa­ra com­ba­tir prác­ti­cas em­plea­das por los con­tri­bu­yen­tes a ni­vel mun­dial pa­ra lo­grar la ero­sión de la ba­se so­bre la cual tri­bu­tan y la trans­fe­ren­cia de uti­li­da­des des­de ju­ris­dic­cio­nes que es­ta­ble­cen altos ni­ve­les de tri­bu­ta­ción ha­cía te­rri­to­rios de ba­ja im­po­si­ción1.

Sin du­da, otra de las fuen­tes de ins­pi­ra­ción que han lle­va­do a Mé­xi­co a ro­bus­te­cer el mar­co ju­rí­di­co en ma­te­ria fis­cal ha si­do la le­gis­la­ción apro­ba­da en Es­ta­dos Uni­dos y en va­rios paí­ses de la Unión Eu­ro­pea du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, en un es­fuer­zo ten­dien­te a, en­tre otros ob­je­ti­vos, (i) lo­grar una ma­yor com­pren­sión de las ope­ra­cio­nes y es­truc­tu­ras di­se­ña­das por los con­tri­bu­yen­tes con ba­se en una pla­nea­ción fis­cal­men­te agre­si­va; (ii) co­no­cer el de­ta­lle de los ser­vi­cios ofre­ci­dos por ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras que fa­ci­li­tan el flu­jo de fon­dos a ni­vel mul­ti­na­cio­nal e im­po­ner obli­ga­cio­nes de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción res­pec­to de los be­ne­fi­cia­rios úl­ti­mos de sus ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, y, a tra­vés de lo an­te­rior, (iii) com­ba­tir la eva­sión fis­cal.

Ba­jo es­te con­tex­to, ac­tual­men­te Mé­xi­co cuen­ta con un acuer­do in­ter­gu­ber­na­men­tal

en pleno vi­gor con Es­ta­dos Uni­dos, a la luz de la ley es­ta­dou­ni­den­se co­no­ci­da co­mo FATCA2, con el pro­pó­si­to de in­ter­cam­biar de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca y re­cí­pro­ca de­ter­mi­na­da in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra res­pec­to de in­ver­sio­nes man­te­ni­das por sus con­tri­bu­yen­tes en el otro país (su pri­mer in­ter­cam­bio tu­vo lu­gar des­de fi­na­les del 2015).

En la mis­ma lí­nea, nues­tro país no só­lo ha in­cre­men­ta­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va el nú­me­ro de acuer­dos am­plios de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción en ma­te­ria fis­cal (so­bre una ba­se bi­la­te­ral), sino que, ha­bien­do adop­ta­do el Es­tán­dar pa­ra el In­ter­cam­bio Au­to­má­ti­co de In­for­ma­ción so­bre Cuen­tas Fi­nan­cie­ras en Ma­te­ria Fis­cal3, ha in­cor­po­ra­do den­tro de su le­gis­la­ción4 los me­ca­nis­mos re­que­ri­dos pa­ra cum­plir con el Es­tán­dar de Re­por­te Co­mún, per­mi­tien­do in­ter­cam­biar y re­ci­bir di­cha in­for­ma­ción so­bre una ba­se au­to­má­ti­ca y mul­ti­na­cio­nal. De ahí que a di­cho es­tán­dar se le co­noz­ca co­lo­quial­men­te co­mo el “FATCA mun­dial”.

A la fe­cha, Mé­xi­co ha ac­ti­va­do acuer­dos bi­la­te­ra­les con 65 paí­ses, los cua­les le per­mi­ti­rán re­ci­bir in­for­ma­ción de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca so­bre cuen­tas fi­nan­cie­ras5 man­te­ni­das por con­tri­bu­yen­tes me­xi­ca­nos en di­chos paí­ses.

De­ri­va­do de lo an­te­rior, es un he­cho que la ca­pa­ci­dad de fis­ca­li­za­ción por par­te de las au­to­ri­da­des fis­ca­les me­xi­ca­nas ha ido en au­men­to, lo­gran­do po­co a po­co ele­var no só­lo sus ni­ve­les de re­cau­da­ción sino tam­bién el ni­vel de cum­pli­mien­to y una con­cien­ti­za­ción por par­te de los pa­ga­do­res de im­pues­tos en Mé­xi­co.

Con­gruen­te con lo an­te­rior es que, ac­tual­men­te, ca­da vez hay me­nos con­tri­bu­yen­tes en Mé­xi­co con la in­ten­ción de man­te­ner un es­ta­tus de in­cum­pli­mien­to res­pec­to de sus ope­ra­cio­nes e in­ver­sio­nes en Mé­xi­co y en el ex­tran­je­ro (ya sea en te­rri­to­rios de al­ta o de ba­ja im­po­si­ción).

En con­se­cuen­cia, es im­por­tan­te re­co­no­cer los es­fuer­zos rea­li­za­dos por un gran nú­me­ro de con­tri­bu­yen­tes en la ac­tua­li­dad (e igual de im­por­tan­te des­ta­car la im­por­tan­cia) de lle­var a ca­bo una pla­nea­ción en ape­go a las dis­po­si­cio­nes fis­ca­les, bus­can­do me­jo­rar la for­ma de rea­li­zar ope­ra­cio­nes y man­te­ner sus in­ver­sio­nes, pri­vi­le­gian­do el cum­pli­mien­to fis­cal y, an­te la de­tec­ción de al­gún in­cum­pli­mien­to, bus­can­do las me­di­das y he­rra­mien­tas le­ga­les dis­po­ni­bles en el mar­co ju­rí­di­co me­xi­cano pa­ra lo­grar la re­gu­la­ri­za­ción opor­tu­na de su si­tua­ción fis­cal.

Mé­xi­co tie­ne acuer­dos bi­la­te­ra­les con 65 paí­ses pa­ra in­ter­cam­biar in­for­ma­ción fis­cal de los con­tri­bu­yen­tes me­xi­ca­nos en esas na­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.