Tec­no­lo­gía pa­ra la prác­ti­ca fis­cal.

El Economista (México) - Reporte Especial - - EDITORIAL - CAR­LOS OCAM­PO • Con­sul­tor de Es­tra­te­gia Edi­to­rial THOMSON REUTERS EN MÉ­XI­CO car­los.ocam­[email protected]­son­reu­ters.com

La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca del si­glo XXI ha te­ni­do un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en ca­da uno de los sec­to­res de la so­cie­dad. La in­cor­po­ra­ción de la au­to­ma­ti­za­ción, la di­gi­ta­li­za­ción, el soft­wa­re en la nu­be, el uso del big da­ta y de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial —por men­cio­nar al­gu­nos re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos—, a ca­si to­dos los ser­vi­cios y pro­duc­tos, ha ace­le­ra­do la for­ma en có­mo se re­la­cio­nan los go­bier­nos, las em­pre­sas y la so­cie­dad ci­vil. El ám­bi­to tri­bu­ta­rio de to­do el mun­do es un des­ta­ca­do re­fe­ren­te de lo an­te­rior, don­de las au­to­ri­da­des fis­ca­les, los con­tri­bu­yen­tes, los con­sul­to­res y los aca­dé­mi­cos con­si­de­ran los desa­rro­llos di­gi­ta­les co­mo las me­jo­res he­rra­mien­tas pa­ra el cum­pli­mien­to.

De acuer­do con el Re­por­te de Com­pe­ti­ti­vi­dad Global 2018 del Fo­ro Eco­nó­mi­co Global —que ha­ce un aná­li­sis so­bre la ma­du­rez de los paí­ses pa­ra adop­tar nue­va tec­no­lo­gías— Mé­xi­co se en­cuen­tra en la po­si­ción 71 de los 140 paí­ses eva­lua­dos. An­te es­te pa­no­ra­ma, los go­bier­nos en Amé­ri­ca La­ti­na se es­tán trans­for­man­do pa­ra ha­cer mu­cho más efi­cien­tes sus pro­ce­sos. Ejem­plos hay mu­chos y es que, an­te es­ta apre­mian­te ola de trans­for­ma­ción, el re­to bá­si­ca­men­te es in­no­var o des­apa­re­cer. En ese sen­ti­do, el sec­tor fis­cal (tra­di­cio­nal­men­te li­ga­do a pro­ce­sos su­ma­men­te bu­ro­crá­ti­cos) no pue­de que­dar­se atrás. ¿Pe­ro exac­ta­men­te có­mo po­dría di­cho sec­tor man­te­ner el pa­so?

El año pa­sa­do, Thomson Reuters reali­zó una en­cues­ta a 350 pro­fe­sio­na­les fis­ca­les a ni­vel global y uno de los ha­llaz­gos es que 96% de los con­ta­do­res es­pe­ra que la tec­no­lo­gía cam­bie su rol den­tro de los pró­xi­mos 10 años, con­si­de­ran­do que los ser­vi­cios en la nu­be y da­tos en tiem­po real son los que ma­yor im­pac­to ge­ne­ra­rán. De he­cho, los en­cues­ta­dos con­si­de­ran que la tec­no­lo­gía au­to­ma­ti­za­rá las ta­reas cla­ve de con­ta­bi­li­dad, ta­les co­mo los es­ta­dos fi­nan­cie­ros, la re­co­pi­la­ción de da­tos y las

de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos du­ran­te la pró­xi­ma dé­ca­da.

Pen­san­do en es­te es­ce­na­rio, ¿qué se pue­de ha­cer en Mé­xi­co? El país se en­cuen­tra an­te un pa­no­ra­ma in­tere­san­te en cuan­to a su sis­te­ma tri­bu­ta­rio. Con la lle­ga­da de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción, e in­mi­nen­tes re­for­mas tri­bu­ta­rias, las em­pre­sas y los pro­fe­sio­na­les fis­ca­les de­ben adap­tar­se a di­chos cam­bios, con­tar con las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias, y es­tar a la al­tu­ra del nue­vo pa­ra­dig­ma. So­bre esa lí­nea, po­dría­mos con­si­de­rar que hay tres gran­des ten­den­cias que son el par­tea­guas de la evo­lu­ción del sec­tor fis­cal a ni­vel global y que nos im­pac­ta­rán lo­cal­men­te: (1) la tec­no­lo­gía es­tá au­to­ma­ti­zan­do par­te de las ta­reas de co­no­ci­mien­to hu­mano, pues ya es ca­paz de rea­li­zar cálcu­los y pre­pa­ra­ción de im­pues­tos a prue­ba de error, por ejem­plo; (2) Los re­qui­si­tos de cum­pli­mien­to y pre­sen­ta­ción de in­for­mes se­rán ca­da vez más es­tric­tos por par­te los go­bier­nos de to­do el mun­do, es­to crea­rá la ne­ce­si­dad de soft­wa­re y ser­vi­cios que su­mi­nis­tren su­per­vi­sión global, con­trol del flu­jo de tra­ba­jo y co­mu­ni­ca­ción sin fa­llas, y (3) la in­for­ma­ción se­rá tra­ta­da ca­da vez más co­mo com­mo­dity; ha­brá una ma­yor de­man­da de aná­li­sis de da­tos pa­ra ge­ne­rar in­sights a par­tir de gran­des vo­lú­me­nes de da­tos, así co­mo prác­ti­cas de ase­so­ra­mien­to más es­ca­la­bles.

Mu­chas ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas acom­pa­ña­rán es­tos cam­bios en ma­te­ria fis­cal. En­tre ellas, es­tá la tran­si­ción ha­cia el cloud com­pu­ting, o la compu­tación en la nu­be, que eli­mi­na la ne­ce­si­dad de hard­wa­re en el si­tio y res­pal­da la ne­ce­si­dad de in­ter­co­nec­ti­vi­dad y mo­vi­li­dad, ya que per­mi­te que los pro­fe­sio­na­les fis­ca­les ac­ce­dan a la in­for­ma­ción des­de una fuente fá­cil­men­te dis­po­ni­ble, se­gu­ra y co­nec­ta­da per­ma­nen­te­men­te. Otra gran ten­den­cia es el big da­ta, que se ha con­ver­ti­do en al­go co­mún en las em­pre­sas, or­ga­ni­za­cio­nes e in­clu­so en la vi­da co­ti­dia­na. Gra­cias a es­ta tec­no­lo­gía, los pro­fe­sio­na­les pa­sa­ron no só­lo a re­co­lec­tar gran­des vo­lú­me­nes de in­for­ma­ción, sino tam­bién a cap­tar aque­llos da­tos de ca­li­dad que les per­mi­ten to­mar las de­ci­sio­nes acer­ta­das en un mun­do ca­da vez más com­ple­jo.

La tec­no­lo­gía lle­gó pa­ra que­dar­se en to­dos los ám­bi­tos de nues­tras vi­das, y no se­ría dis­tin­to en el sec­tor fis­cal. To­dos es­tos re­cur­sos co­la­bo­ran pa­ra que al pro­fe­sio­nal fis­cal le que­de el rol de re­vi­sor, agre­gan­do va­lor a tra­vés de los aná­li­sis es­tra­té­gi­cos y de la re­so­lu­ción de las cues­tio­nes com­ple­jas, en vez de te­ner que abo­car­se a la ma­ni­pu­la­ción de da­tos y la re­co­pi­la­ción ma­nual de in­for­ma­ción. Al­can­zar di­cho ni­vel de di­gi­ta­li­za­ción no es im­po­si­ble, pe­ro re­quie­re, prin­ci­pal­men­te, dis­po­si­ción y aper­tu­ra de par­te de los pro­fe­sio­na­les pa­ra adop­tar una nue­va for­ma de pen­sar y de tra­ba­jar.

Lo cier­to es que ya no que­dan fron­te­ras en­tre la tec­no­lo­gía y la ges­tión fis­cal, y aque­llos pro­fe­sio­na­les que se ac­tua­li­cen e in­cor­po­ren las nue­vas tec­no­lo­gías se­rán los más pre­pa­ra­dos pa­ra na­ve­gar en es­te nue­vo es­ce­na­rio. So­bre es­te te­ma, la doc­to­ra Mar­ga­ri­ta Ríos-far­jat, je­fa del Ser­vi­cio de Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria de nues­tro país, en en­tre­vis­ta a la re­vis­ta Pun­tos Fi­nos, de­cla­ró que: “Es­ta­mos fren­te al re­to de con­ti­nuar evo­lu­cio­nan­do tec­no­ló­gi­ca­men­te en be­ne­fi­cio de los con­tri­bu­yen­tes, y ade­más man­te­ner la for­ta­le­za ins­ti­tu­cio­nal”.

Con la lle­ga­da de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción, e in­mi­nen­tes re­for­mas tri­bu­ta­rias, las em­pre­sas fis­ca­les ten­drán que adap­tar­se a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.