Trans­fe­ren­cia en la fis­ca­li­dad.

El Economista (México) - Reporte Especial - - EDITORIAL - OS­CAR MÁR­QUEZ CRISTERNA • So­cio CAL­VO NICOLAU Y MÁR­QUEZ CRISTERNA DFK, SC. 1. En­ten­di­dos és­tos co­mo las con­tra­pres­ta­cio­nes pac­ta­das en ope­ra­cio­nes en­tre par­tes re­la­cio­na­das omar­[email protected]

En 1997 se in­tro­du­jo a la Ley del Im­pues­to so­bre la Ren­ta la nor­ma­ti­vi­dad en ma­te­ria de pre­cios de trans­fe­ren­cia1. Des­de en­ton­ces, se re­quie­re la ela­bo­ra­ción de re­por­tes que do­cu­men­ten que las ope­ra­cio­nes con par­tes re­la­cio­na­das cum­plen con el prin­ci­pio de li­bre mer­ca­do (arm’s length); a es­tos re­por­tes se les co­no­ce co­mo es­tu­dios de pre­cios de trans­fe­ren­cia. Pa­ra mu­chos con­tri­bu­yen­tes, el cum­pli­mien­to de es­ta obli­ga­ción es una sim­ple for­ma­li­dad sin re­pa­rar en su me­to­do­lo­gía y con­te­ni­do.

En el 2013 la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Cooperació­n y De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) y el G20 pu­bli­ca­ron un do­cu­men­to de­no­mi­na­do “Ba­se Ero­sion and Pro­fit Shif­ting” (BEPS) que pro­pu­so 15 ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra com­ba­tir el fe­nó­meno de la ero­sión de la ba­se y el des­vío de uti­li­da­des o be­ne­fi­cios. El pro­yec­to fue ava­la­do por 44 paí­ses, pe­ro a la fe­cha hay más de 125 na­cio­nes sus­crip­to­ras.

De las 15 ac­cio­nes, al me­nos cin­co in­vo­lu­cran di­rec­ta­men­te los pre­cios de trans­fe­ren­cia. A par­tir de es­to, en el 2017 se pu­bli­ca­ron cam­bios a las Guías de Pre­cios de Trans­fe­ren­cia de la OCDE, vin­cu­lan­tes en Mé­xi­co en el aná­li­sis de ope­ra­cio­nes en­tre em­pre­sas re­la­cio­na­das. Ta­les cam­bios en­fa­ti­zan la im­por­tan­cia de aten­der a la sus­tan­cia, im­por­tan­cia y ma­te­ria­li­dad de los ser­vi­cios o bie­nes que una em­pre­sa ofre­ce a otra, lo cual se de­ve­la me­dian­te un pro­fun­do y se­rio aná­li­sis de

las fun­cio­nes desem­pe­ña­das y ries­gos asu­mi­dos por ca­da ele­men­to par­ti­ci­pan­te en la ope­ra­ción. De ma­ne­ra re­le­van­te, se ela­bo­ra so­bre los pro­ble­mas in­he­ren­tes a in­tan­gi­bles y se com­pro­me­te a las or­ga­ni­za­cio­nes a iden­ti­fi­car dón­de se rea­li­zan las fun­cio­nes “DEMPE” (de­sa­rro­llo, man­te­ni­mien­to, pro­tec­ción y ex­plo­ta­ción, de pro­pie­dad in­te­lec­tual), ya que de ello de­pen­de­rá dón­de de­ben alo­jar­se los ma­yo­res be­ne­fi­cios. Asi­mis­mo, se re­fi­nan al­gu­nos ca­sos par­ti­cu­la­res, co­mo los pro­yec­tos con gas­tos com­par­ti­dos, la par­ti­ción de uti­li­da­des, et­cé­te­ra, y se aco­tan el al­can­ce de los ser­vi­cios in­tra­gru­po y de las ope­ra­cio­nes que pue­den pac­tar­se al cos­to o con un mí­ni­mo mar­gen de uti­li­dad.

En el nue­vo en­torno, es re­co­men­da­ble que los res­pon­sa­bles de las fi­nan­zas en las em­pre­sas pon­gan aten­ción en que los es­tu­dios con los que cuen­ten reúnan las caracterís­ticas des­cri­tas. Al efec­to, de­ben po­ner aten­ción en que el es­tu­dio in­clu­ya un se­rio aná­li­sis fun­cio­nal y de ries­go, que es me­du­lar en un in­for­me de es­ta na­tu­ra­le­za; en la ubicación de las fuen­tes de va­lor agre­ga­do en la or­ga­ni­za­ción (no só­lo in­tan­gi­bles); en la mues­tra de em­pre­sas com­pa­ra­bles y en la apli­ca­ción de mé­to­dos es­ta­dís­ti­cos, con­fia­bles; y, en el pres­ti­gio del pro­fe­sio­nal que sus­cri­ba el aná­li­sis. El cos­to de un buen es­tu­dio se­rá una in­ver­sión, ya que evi­ta­rá pro­ble­mas de pre­sun­ción de in­gre­sos o re­cha­zo de de­duc­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.