Ma­te­ria­li­dad en las ope­ra­cio­nes, una ten­den­cia en au­men­to

El Economista (México) - Reporte Especial - - MATERIALID­AD - ANA pau­la par­do le­lo de la­rrea • So­cia en área Fis­cal SMPS LE­GAL LEO­NAR­DO GONZÁLEZ COS­SÍO • Aso­cia­do en área Fis­cal SMPS LE­GAL

En el ám­bi­to fis­cal, e in­clu­so en otros, ca­da vez es más co­mún en­con­trar­se con el tér­mino ma­te­ria­li­dad. Con­cep­tual­men­te, el vo­ca­blo ma­te­ria­li­dad de­fi­ne a aque­lla cua­li­dad de ser ma­te­rial o re­la­ti­vo a la ma­te­ria fí­si­ca, mien­tras que el ver­bo ma­te­ria­li­zar de­be en­ten­der­se co­mo aque­lla ac­ción de dar na­tu­ra­le­za ma­te­rial y sen­si­ble a un pro­yec­to, a una idea o a un sen­ti­mien­to1.

En es­te sen­ti­do, y pa­ra fi­nes fis­ca­les, la ma­te­ria­li­dad es aquel atri­bu­to que reúnen las ope­ra­cio­nes que efec­tuó de­ter­mi­na­do in­di­vi­duo o per­so­na mo­ral, ya sea con sus clientes o sus pro­vee­do­res, y que cuen­tan con su­fi­cien­te evi­den­cia ma­te­rial y sen­si­ble pa­ra de­mos­trar su efec­ti­va rea­li­za­ción.

Den­tro de la le­gis­la­ción me­xi­ca­na, no exis­te un con­cep­to res­pec­to a las caracterís­ticas que de­be te­ner el atri­bu­to de la ma­te­ria­li­dad, ni un lis­ta­do o de­ta­lle de los re­qui­si­tos y ex­tre­mos que és­ta im­pli­ca; sin em­bar­go, di­cha fi­gu­ra y sus al­can­ces han si­do ob­je­to de es­tu­dio reite­ra­do por par­te del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción, el Tri­bu­nal Federal de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va y la Pro­cu­ra­du­ría de la De­fen­sa del Con­tri­bu­yen­te, en la me­di­da en que ca­da vez son más las con­tro­ver­sias sus­ci­ta­das por te­mas de ma­te­ria­li­dad en el es­pec­tro de las con­tri­bu­cio­nes.

En Mé­xi­co, el he­cho de que una ope­ra­ción reúna o no el re­qui­si­to de ma­te­ria­li­dad pue­de con­lle­var di­ver­sas im­pli­ca­cio­nes fis­ca­les, en­tre las cua­les des­ta­can el re­cha­zo de de­duc­cio­nes pa­ra efec­tos del Im­pues­to so­bre la Ren­ta, o la im­pro­ce­den­cia del Im­pues­to al Va­lor Agre­ga­do acre­di­ta­ble co­rres­pon­dien­te y, con­se­cuen­te­men­te,

la ne­ga­ti­va en de­vo­lu­cio­nes de es­te im­pues­to, si­tua­ción que ge­ne­ral­men­te re­pre­sen­ta un im­pac­to eco­nó­mi­co con­si­de­ra­ble en los con­tri­bu­yen­tes.

En los úl­ti­mos me­ses, en las di­ver­sas for­mas de ejer­ci­cio de fa­cul­ta­des de com­pro­ba­ción y en los pro­ce­di­mien­tos de devolución de sal­dos a fa­vor de con­tri­bu­cio­nes, ha in­cre­men­ta­do no­ta­ble­men­te la ten­den­cia de las au­to­ri­da­des fis­ca­li­za­do­ras de ana­li­zar cues­tio­nes de ma­te­ria­li­dad en re­la­ción con las ope­ra­cio­nes de los con­tri­bu­yen­tes, de­ter­mi­nan­do si se cuen­ta o no con la do­cu­men­ta­ción so­por­te su­fi­cien­te pa­ra de­mos­trar la reali­dad ma­te­rial de las ope­ra­cio­nes.

En es­te sen­ti­do, los te­mas de ma­te­ria­li­dad han ju­ga­do un pa­pel im­por­tan­te en los nu­me­ro­sos desis­ti­mien­tos y re­cha­zos de so­li­ci­tu­des de devolución de sal­dos a fa­vor de con­tri­bu­cio­nes fe­de­ra­les, es­pe­cial­men­te las de Im­pues­to al Va­lor Agre­ga­do, y en ma­te­ria de Im­pues­to so­bre la Ren­ta, en te­mas de de­duc­cio­nes, am­bos por con­si­de­rar que la fal­ta de prue­bas res­pec­to a la reali­dad ma­te­rial de la ope­ra­ción es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da con ope­ra­cio­nes inexis­ten­tes, re­la­cio­na­da con con­tri­bu­yen­tes que emi­ten com­pro­ban­tes fis­ca­les sin con­tar con ac­ti­vos, per­so­nal, in­fra­es­truc­tu­ra o ca­pa­ci­dad ma­te­rial pa­ra la pres­ta­ción de los ser­vi­cios o la enaje­na­ción de bie­nes, in­clu­so has­ta lle­gar al ex­tre­mo de con­si­de­rar que la fal­ta de ma­te­ria­li­dad po­dría en­cua­drar en un ti­po de frau­de fis­cal, con las pe­nas co­rres­pon­dien­tes.

Aho­ra bien, res­pec­to al ac­tuar de las au­to­ri­da­des fis­ca­les, a de­cir del Tri­bu­nal Federal de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va en una ju­ris­pru­den­cia re­cien­te2, el mis­mo se en­cuen­tra ape­ga­do a de­re­cho cuan­do és­tas cues­tio­nan la ma­te­ria­li­dad de las ope­ra­cio­nes de los con­tri­bu­yen­tes, so­li­ci­tan­do, en ejer­ci­cio de sus fa­cul­ta­des de re­vi­sión, la do­cu­men­ta­ción so­por­te que acre­di­te las ope­ra­cio­nes que ge­ne­ra­ron los in­gre­sos gra­va­dos o los gas­tos de­du­ci­dos. Es de­cir, no bas­ta con la ex­hi­bi­ción de los re­gis­tros con­ta­bles, los con­tra­tos, los com­pro­ban­tes fis­ca­les di­gi­ta­les por In­ter­net y sus res­pec­ti­vos pa­gos (trans­fe­ren­cias ban­ca­rias o es­ta­dos de cuen­ta ban­ca­rios), sino que la do­cu­men­ta­ción y evi­den­cia ne­ce­sa­rias pa­ra acre­di­tar que las ope­ra­cio­nes real­men­te exis­tie­ron va más allá. Es­ta pos­tu­ra ha si­do con­fir­ma­da por la Pri­me­ra Sa­la de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción3.

Por ello, los com­pro­ban­tes fis­ca­les que cum­plan con los re­qui­si­tos le­ga­les no son su­fi­cien­tes pa­ra acre­di­tar la ma­te­ria­li­dad de las ope­ra­cio­nes que am­pa­ran, to­da vez que pa­ra que se con­si­de­re real y pro­ba­do su con­te­ni­do, se de­be con­tar con do­cu­men­ta­ción idó­nea que com­prue­be que las ope­ra­cio­nes con­sig­na­das en ellos real­men­te exis­tie­ron4.

La do­cu­men­ta­ción idó­nea de­pen­de­rá del ti­po de ope­ra­ción (ad­qui­si­ción de bie

nes, otor­ga­mien­tos de uso y go­ce, ser­vi­cios, et­cé­te­ra). Res­pec­to a los ser­vi­cios, por su pro­pia na­tu­ra­le­za de in­tan­gi­bi­li­dad, se en­cuen­tran ma­yo­res com­pli­ca­cio­nes pa­ra acre­di­tar su ma­te­ria­li­dad.

De­ri­va­do de los pro­ce­sos de au­di­to­ría que he­mos lle­va­do, y de las te­sis y ju­ris­pru­den­cias pu­bli­ca­das, en­lis­ta­mos al­gu­nos ejem­plos co­mu­nes pa­ra acre­di­tar ma­te­ria­li­dad en el te­ma de ser­vi­cios, sin que los mis­mos sean li­mi­ta­ti­vos o ex­clu­si­vos: en­tre­ga­bles, fo­to­gra­fías, in­for­ma­ción del per­so­nal, bi­tá­co­ras, co­mu­ni­ca­dos, co­rreos elec­tró­ni­cos, pre­sen­ta­cio­nes en Po­wer Point, mi­nu­tas de reunio­nes, co­ti­za­cio­nes, ór­de­nes de com­pra, re­por­tes, et­cé­te­ra.

Re­sul­ta de su­ma im­por­tan­cia en­fa­ti­zar que la ma­te­ria­li­dad ocu­pa una po­si­ción cen­tral en los es­fuer­zos de las ju­ris­dic­cio­nes en el ám­bi­to fis­cal in­ter­na­cio­nal, que to­ma­rá im­por­tan­cia al re­gu­lar la eco­no­mía di­gi­tal (el em­pleo de la red co­mo pla­ta­for­ma global pa­ra la crea­ción de ri­que­za y la dis­tri­bu­ción y con­su­mo de bie­nes y ser­vi­cios cu­yo ob­je­ti­vo es cu­brir las ne­ce­si­da­des de la so­cie­dad), es­to de­ri­va­do de su na­tu­ra­le­za, per se, in­tan­gi­ble.

Pa­ra con­cluir, nues­tra re­co­men­da­ción es ob­te­ner y con­ser­var es­ta evi­den­cia en el día a día de las ope­ra­cio­nes, pre­vio a cual­quier re­que­ri­mien­to o re­vi­sión por par­te de las au­to­ri­da­des fis­ca­les, pa­ra así con­tar con los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra una res­pues­ta de­bi­da­men­te so­por­ta­da, evi­tan­do así car­gas ad­mi­nis­tra­ti­vas adi­cio­na­les pa­ra el con­tri­bu­yen­te.

Pa­ra acre­di­tar la ma­te­ria­li­dad de las ope­ra­cio­nes que se am­pa­ran, se de­be con­tar con la do­cu­men­ta­ción idó­nea que com­prue­be que és­tas real­men­te exis­tie­ron, no só­lo los com­pro­ban­tes fis­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.