Go­bierno cor­po­ra­ti­vo: aten­ción al ries­go fis­cal

El Economista (México) - Reporte Especial - - GOBIERNO CORPORATIV­O - CARL KOLLER, • So­cio TURANZAS, BRA­VO Y AMBROSI, SC. cko­[email protected]

El go­bierno cor­po­ra­ti­vo bus­ca ali­near pro­ce­sos y re­sul­ta­dos con po­lí­ti­cas, va­lo­res y me­tas de una or­ga­ni­za­ción y mi­ti­gar ries­gos in­he­ren­tes a su ope­ra­ción; abar­ca, por en­de, el ade­cua­do con­trol en tiem­po real del cum­pli­mien­to fis­cal y su com­pro­ba­ción a fu­tu­ro. Ejem­plos de ma- las y bue­nas prác­ti­cas ac­tua­les a ser aten­di­das por el área res­pon­sa­ble son:

Des­or­den cor­po­ra­ti­vo

El SAT ha de­tec­ta­do una có­mo­da opor­tu­ni­dad de re­cau­da­ción de­ri­va­da, no del au­tén­ti­co in­cum­pli­mien­to ni de la pla­nea­ción fis­cal agre­si­va, sino del des­or­den in­terno que con fre­cuen­cia se vi­ve al interior de las em­pre­sas. Un ejem­plo tí­pi­co ac­tual en au­di­to­rías es la im­po­si­bi­li­dad de con­tri­bu­yen­tes de iden­ti­fi­car o so­por­tar ade­cua­da­men­te el ori­gen de to­dos sus de­pó­si­tos ban­ca­rios re­ci­bi­dos, que lle­va a la de­ter­mi­na­ción pre­sun­ti­va de in­gre­sos.

Siem­pre es ne­ce­sa­ria la in­te­gra­ción ade­cua­da de la con­ta­bi­li­dad (re­gis­tros más so­por­te do­cu­men­tal), e im­pe­dir la pér­di­da de in­for­ma­ción en el tiem­po por te­mas co­yun­tu­ra­les, co­mo son cam­bios de per­so­nal cla­ve o de he­rra­mien­tas in­for­má­ti­cas.

Es im­por­tan­te re­cor­dar que si bien en ge­ne­ral la obli­ga­ción pa­ra fi­nes fis­ca­les es de cin­co años, pa­ra so­cie­da­des mer­can­ti­les la obli­ga­ción de con­ser­var con­ta­bi­li­dad y el di­ver­so con­cep­to de su correspond­encia es ma­yor: 10 años. Du­ran­te di­cho pe­rio­do, el archivo de años an­te­rio­res es uno de con­sul­ta per­ma­nen­te; só­lo trans­cu­rri­do el mis­mo po­de­mos apli­car­le real­men­te el mo­te de “archivo muer­to” y des­truir­lo (y re­cor­dan­do que hay do­cu­men­tos a con­ser­var por to­da la vi­da de la so­cie­dad, por ejem­plo, los re­la­ti­vos a apor­ta­cio­nes a ca­pi­tal).

El vi­cio de con­tra­tos

“Có­mo­dos”. Otra ma­la prác­ti­ca y área de opor­tu­ni­dad pa­ra el SAT es la inade­cua­da do­cu­men­ta­ción o eje­cu­ción de ope­ra­cio­nes in­ter­com­pa­ñías, por ejem­plo: prés­ta­mos sin do­cu­men­tar, que per­ma­ne­cen sin co­brar in­tere­ses o sin pa­gar, u otor­ga­dos a en­ti­da­des más allá de su ca­pa­ci­dad de pa­go; ope­ra­cio­nes fue­ra del ob­je­to so­cial de la en­ti­dad, es­ti­pu­la­cio­nes con­trac­tua­les no cum­pli­das y en con­tra­dic­ción a lo real­men­te desea­do u ope­ra­do por las em­pre­sas con­tra­tan­tes; o pa­gos por ser­vi­cios sin ade­cua­da jus­ti­fi­ca­ción o do­cu­men­ta­ción.

Visibilida­d en la re­la­ción tri­bu­ta­ria

La cú­pu­la or­ga­ni­za­cio­nal de­be te­ner un con­trol del área fis­cal y un pun­tual co­no­ci­mien­to de cual­quier agen­da con el fis­co: con fre­cuen­cia la di­rec­ción se en­te­ra a des­tiem­po de un pro­ble­ma, cuan­do ya es­tá en puer­ta una agre­si­va li­qui­da­ción de im­pues­tos o se re­cha­za un re­cur­so inade­cua­da­men­te plan­tea­do, li­mi­tan­do se­ria­men­te la po­si­bi­li­dad de pro­veer prue­bas por par­te del con­tri­bu­yen­te (aun­que real­men­te sí cuen­te con ellas).

Co­mo par­te de di­cho con­trol, bue­nas prác­ti­cas in­clu­yen la in­te­gra­ción del lis­ta­do de obli­ga­cio­nes fis­ca­les y el re­por­te pe­rió­di­co de su cum­pli­mien­to, y un ade­cua­do con­trol de los en­car­ga­dos del bu­zón tri­bu­ta­rio o del uso de la Fir­ma Elec­tró­ni­ca Avan­za­da. En au­di­to­rías rea­li­za­das por el fis­co, es re­co­men­da­ble que el con­tri­bu­yen­te se apo­ye en ase­so­ría pro­fe­sio­nal des­de un ini­cio, a efec­to de apli­car las me­jo­res prác­ti­cas po­si­bles a la aten­ción a la au­di­to­ría des­de sus pri­me­ras eta­pas. De es­ta ma­ne­ra, a fu­tu­ro se pue­den evi­tar mu­chos pro­ble­mas y mi­ti­gar costos, a tra­vés de una ade­cua­da y opor­tu­na in­te­gra­ción, do­cu­men­ta­ción y ex­pli­ca­ción de las ope­ra­cio­nes.

Ali­nea­ción con ase­so­res fis­ca­les

Ca­da or­ga­ni­za­ción, se­gún su ta­ma­ño, com­ple­ji­dad y per­fil, de­be de­ci­dir el ti­po de re­la­ción a man­te­ner con sus va­rios ase­so­res fis­ca­les, dis­tin­guien­do en­tre va­rios fac­to­res. Por ejem­plo: ¿el so­por­te es pa­ra apo­yar o de­le­gar pro­ce­sos fis­ca­les de la or­ga­ni­za­ción? O más bien, ¿se bus­ca un so­cio es­tra­té­gi­co que apo­ye la di­rec­ción de as­pec­tos le­ga­les-fis­ca­les del mo­de­lo de ne­go­cios? ¿Se re­quie­re apo­yo con­ta­ble-fis­cal o le­gal-fis­cal? El res­pon­sa­ble, ¿le en­tra a los tó­pi­cos fis­ca­les y bus­ca la con­ti­nua com­pa­ñía de un ase­sor, o re­quie­re to­mar dis­tan­cia y res­pal­dar­se en el mem­bre­te de una fir­ma gran­de? De­pen­dien­do de múl­ti­ples co­yun­tu­ras, la de­ci­sión en cual­quier sen­ti­do pue­de ser en­te­ra­men­te vá­li­da y ade­cua­da pa­ra los in­tere­ses de la or­ga­ni­za­ción; el en­ten­di­mien­to de es­ta ali­nea­ción y el re­sul­ta­do de la se­lec­ción efec­ti­va­men­te es res­pon­sa­bi­li­dad de la ad­mi­nis­tra­ción de la or­ga­ni­za­ción fren­te a sus ac­cio­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.