UN DES­TINO EN­TRE DOS HE­MIS­FE­RIOS

La jo­ya del Pa­cí­fi­co brin­da un es­plén­di­do re­co­rri­do por sus atrac­cio­nes cul­tu­ra­les e his­tó­ri­cas

El Economista (México) - Turismo - - Portada - Pa­tri­cia Or­te­ga / En­via­da pa­tri­cia.or­te­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Gua­ya­quil, co­no­ci­da co­mo La Jo­ya del Pa­cí­fi­co, es­tá mar­ca­da por su his­to­ria, el co­mer­cio, la cul­tu­ra y sus be­lle­zas na­tu­ra­les.

Es una ciu­dad don­de se in­ha­la ar­te y cul­tu­ra, por ejem­plo, en la al­cal­día Jai­me Na­bot se en­cuen­tran Las Pe­ñas, el pri­mer ba­rrio de Gua­ya­quil, que fue de­cla­ra­do pa­tri­mo­nio cul­tu­ral del Ecua­dor.

Las Pe­ñas fue do­mi­ci­lio de gran­des per­so­na­jes co­mo: Er­nes­to Che Gue­va­ra, Pa­blo Ne­ru­da y 11 pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca. El pai­sa­je na­tu­ral es de fan­ta­sía por es­tar si­tua­do en el ce­rro y fren­te al río y su am­bien­te bohe­mio y su es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co de ini­cios del si­glo XX con sus her­mo­sas ca­sas de ma­de­ra que ofre­ce un dul­ce as­pec­to co­lo­ri­do y ro­mán­ti­co de ca­lles an­gos­tas y em­pe­dra­das, dig­nas de vi­si­tar­se.

TRA­YEC­TO

Las Es­ca­li­na­tas Die­go No­boa y

Arte­ta son una pa­ra­da obli­ga­da, un re­co­rri­do de 444 es­ca­lo­nes en don­de hay ba­res, res­tau­ran­tes, ca­fés, ga­le­rías de ar­te, ci­ber­ca­fés y tien­das de ar­te­sa­nías. Ade­más, de her­mo­sas áreas ver­des que son par­te de la re­crea­ción y del des­can­so pa­ra los tu­ris­tas y los ha­bi­tan­tes.

En la co­li­na, a 60 me­tros de al­tu­ra, se en­cuen­tra uno de los mi­ra­do­res más im­por­tan­tes de Gua­ya­quil, El Faro, si­tua­do en la par­te más al­ta del ce­rro y ofre­ce una vis­ta pri­vi­le­gia­da de la ciu­dad.

MU­SEOS

Cuen­ta con 14 mu­seos en­tre los que des­ta­can el Mu­seo An­tro­po­ló­gi­co y de Ar­te Con­tem­po­rá­neo,

tam­bién co­no­ci­do por su acró­ni­mo MAAC, par­te del Cen­tro Cul­tu­ral Si­món Bo­lí­var, que tie­ne una ex­ten­sión de más de 10,000 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie.

El si­tio ex­po­ne la ri­que­za an­ces­tral de la era Pre­co­lom­bi­na del Ecua­dor. La ex­hi­bi­ción com­pren­de una co­lec­ción de 50,000 pie­zas ar­queo­ló­gi­cas na­ti­vas ecua­to­ria­nas en­tre el año 8,000 a.C. y el 1,400 d.C.

Ade­más de otra co­lec­ción con más de 3,400 obras de ar­te mo­der­nas.

Con 11 años de exis­ten­cia, des­ta­ca el Mu­seo de la Mú­si­ca Po­pu­lar Ju­lio Ja­ra­mi­llo Lau­ri­do, me­jor co­no­ci­do co­mo el Rui­se­ñor de Amé­ri­ca.

En el lu­gar se ex­hi­ben ob­je­tos co­mo: gran­des fo­to­gra­fías en blan­co y ne­gro, pren­das y par­ti­tu­ras que da­tan des­de 1892 y que per­te­ne­cían a la pri­me­ra Es­cue­la de la Mú­si­ca de Gua­ya­quil, que pro­fe­sio­na­li­zó a va­rios mú­si­cos que ini­cial­men­te se for­ja­ron de for­ma em­pí­ri­ca.

El Mu­seo de la Cer­ve­za mues­tra en tres vi­tri­nas, una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la his­to­ria­do­ra Jenny Es­tra­da, que na­rra los 10,000 años de his­to­ria cer­ve­ce­ra en el mun­do y los más de 100 años de es­ta be­bi­da en Gua­ya­quil.

El Mu­seo del Cacao se inau­gu­ra­rá en el se­gun­do se­mes­tre del 2019, que ofre­ce­rá ca­tas de cho­co­la­te, pa­ra co­no­cer a una de las prin­ci­pa­les jo­yas del Ecua­dor.

RE­CO­RRI­DO

Gua­ya­quil es una ciu­dad cau­ti­van­te, una de las pa­ra­das obli­ga­das es el Ma­le­cón Si­món Bo­lí­var, que tie­ne un re­co­rri­do de 2.5 ki­ló­me­tros, lleno de sor­pre­sas.

La Rue­da Mos­co­vi­ta La Per­la, per­mi­te en tan só­lo 12 minutos ad­mi­rar la ciu­dad des­de lo al­to y tam­bién se en­cuen­tra, des­de el 2018, el Mer­ca­do del Río, que es un via­je gas­tro­nó­mi­co de al­to ni­vel.

Tam­bién se en­cuen­tra el cen­tro co­mer­cial Ma­le­cón 2000 y el mer­ca­do ar­te­sa­nal ubi­ca­do en su ala sur, al pie del re­no­va­do Mer­ca­do Sur (Pa­la­cio de Cris­tal), que tie­ne be­lle­zas en jo­ye­ría, cal­za­do y ves­ti­do.

Pa­ra en­ten­der la ciu­dad se re­quie­re un pa­seo por las prin­ci­pa­les pa­tri­mo­nios: la Co­lum­na de los Pró­ce­res, la Fuente de los Leo­nes, las es­ta­tuas de Cro­nos, ar­tes apli­ca­das, Her­mes, la Fuente del Ce­rro, la Es­pa­da de San­tia­go, el For­tín de la Plan­cha­da, To­rre Mo­ris­ca, el Ícono del Ja­ba­lí.

Des­ta­ca el He­mi­ci­clo a La Ro­ton­da, don­de es­tá el mo­nu­men­to que re­pre­sen­ta la entrevista de Bo­lí­var y San Mar­tín de pie y sa­lu­dán­do­se, y ocho co­lum­nas so­bre las cua­les es­tán iza­das las ban­de­ras de los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos que li­ber­ta­ron.

ME­MO­RIAS

En 1868 se cons­tru­yó el Par­que Se­mi­na­rio, que es uno de los pun­tos cla­ve en las fes­ti­vi­da­des de Gua­ya­quil. En el re­cin­to des­ta­ca el mo­nu­men­to cen­tral de Si­món Bo­lí­var, una es­cul­tu­ra de bron­ce de 4.25 me­tros de al­tu­ra y 30 to­ne­la­das de pe­so y más de 100 años de his­to­ria, que reali­zó Gio­van­ni An­der­li­ni.

El Par­que Se­mi­na­rio es co­no­ci­do co­mo el Par­que de Las Igua­nas, por la gran can­ti­dad de rep­ti­les que vi­ven en ese lu­gar.

A un cos­ta­do del par­que se ubi­ca el mo­nu­men­to se­den­te de Ana Vi­lla­mil Ica­za, una es­cul­tu­ra de bron­ce he­cha a es­ca­la na­tu­ral, que rin­de el ho­me­na­je a la com­po­si­to­ra del himno del país. Lo no­ve­do­so de es­ta obra es que cuen­ta con un sis­te­ma de re­pro­duc­ción mu­si­cal y a las 12 de la tar­de y a las 6 de la tar­de se es­cu­chan las no­tas del himno.

Tam­bién des­ta­ca la Ca­te­dral Metropolit­ana San Pe­dro Após­tol, que tie­ne dos im­po­nen­tes to­rres que ter­mi­nan en agu­jas gó­ti­cas. En el cen­tro de la igle­sia se en­cuen­tra un ro­se­tón cu­yos vi­tra­les ta­mi­zan la luz de ma­ne­ra sor­pren­den­te.

Gua­ya­quil es un des­tino que hay que co­no­cer.

El des­tino es­tá asen­ta­do en una lla­nu­ra alu­vial que per­mi­te apre­ciar la be­lle­za de los eco­sis­te­mas que iden­ti­fi­can a los am­bien­tes te­rres­tres y acuá­ti­cos, ade­más del pa­seo cul­tu­ral e his­tó­ri­co que ofre­ce al vi­si­tan­te. La Per­la Gua­ya­quil, mi­de 57 me­tros de al­tu­ra; es con­si­de­ra­da la más al­ta de Su­da­mé­ri­ca. Los pre­cios van de: 1.74 a 10.00 dó­la­res. El dó­lar es­ta­dou­ni­den­se es la mo­ne­da de uso na­cio­nal.

Ha­cien­da Vic­to­ria es la ma­yor pro­duc­to­ra y ex­por­ta­do­ra de cacao fino, for­ma la ba­se de los me­jo­res cho­co­la­tes eu­ro­peos. Uti­li­zan las téc­ni­cas agrí­co­las de van­guar­dia pa­ra pre­ser­var el me­dio am­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.