MINERAL DE PO­ZOS

Es­te pue­blo de Gua­na­jua­to ha re­sur­gi­do de un se­gun­do aban­dono al ofre­cer una ri­que­za na­tu­ral, de aven­tu­ra y a la vez mís­ti­ca.

El Economista (México) - Turismo - - Portada - Dia­na Sa­la­do dia­na.sa­la­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

El pue­blo fan­tas­ma que re­sur­ge ha­cia un en­torno má­gi­co y tra­di­cio­nal ofre­cien­do su be­lle­za na­tu­ral

Por mu­chos años, Mineral de Po­zos es­tu­vo aban­do­na­do y se le con­si­de­ró un pue­blo fan­tas­ma. Quie­nes co­no­cen su his­to­ria cuen­tan que en la dé­ca­da de los 60 en es­te lu­gar ha­bi­ta­ban unas 90 per­so­nas y que in­clu­so años más tar­de se les ofre­cía di­ne­ro pa­ra que vi­vie­ran aquí.

Tan­to en el cen­tro co­mo en las ori­llas aún se ven mu­chas ca­sas y ha­cien­das en rui­nas; las ca­lles em­pe­dra­das y la pla­za prin­ci­pal tie­nen po­ca gen­te; pe­ro no siem­pre fue así. En su épo­ca de gloria, Po­zos vi­vió una enor­me ri­que­za du­ran­te la Co­lo­nia gra­cias a la extracción de me­ta­les co­mo el oro, la pla­ta y el mer­cu­rio.

Des­pués de un pri­mer aban­dono y sa­queos en la gue­rra de In­de­pen­den­cia, fue has­ta el Por­fi­ria­to que nue­va­men­te tu­vo bo­nan­za. En esos años hu­bo más de 100 mi­nas y unos 80,000 ha­bi­tan­tes. Fue la épo­ca do­ra­da y de flo­re­ci­mien­to de es­ta ciu­dad, se cons­tru­ye­ron los prin­ci­pa­les edi­fi­cios co­mo la ca­sa mu­ni­ci­pal y la es­cue­la mo­de­lo, así co­mo vías y es­ta­cio­nes fe­rro­via­rias. Fue de las pri­me­ras lo­ca­li­da­des que tu­vo luz eléc­tri­ca, te­lé­gra­fo y tren. Aún se pue­den ob­ser­var es­tos edi­fi­cios en el cen­tro de Po­zos; en la es­qui­na de la pla­zue­la aún es­tá La Fa­ma, que en su tiem­po fue el al­ma­cén de las te­las más ca­ras traí­das de Fran­cia pa­ra la con­fec­ción de ves­ti­dos.

Su fi­nal lle­gó en 1926, cuan­do du­ran­te la Gue­rra Cris­te­ra, su­ma­do a la de­pre­sión in­ter­na­cio­nal y la caí­da del pre­cio de los me­ta­les, las mi­ne­ras co­men­za­ron a ce­rrar. La es­to­ca­da fue una inun­da­ción, que arra­só con to­do den­tro de las mi­nas y de­jó a es­ta ciu­dad en rui­nas.

Al es­tar en es­te lu­gar in­va­ria­ble­men­te se sien­te una ener­gía por to­do su en­torno má­gi­co, su pa­sa­do le­gen­da­rio y por las le­yen­das de sus po­bla­do­res. Es­te mis­ti­cis­mo hi­zo que se con­vir­tie­ra en Pue­blo Má­gi­co en el 2012 y des­de en­ton­ces su eco­no­mía se ha le­van­ta­do po­co a po­co. Ac­tual­men­te hay cer­ca de unos 3,000 ha­bi­tan­tes; cuen­ta con ho­te­les, ho­te­les bou­ti­que y se han desa­rro­lla­do ac­ti­vi­da­des ec­to­tu­rís­ti­cas co­mo vi­si­tas a las mi­nas, rap­pel, ru­tas pa­ra bi­ci de mon­ta­ña o cua­tri­mo­tos y mon­ta­ñis­mo apro­ve­chan­do su am­bien­te se­mi­ári­do, las rui­nas ar­qui­tec­tó­ni­cas, pai­sa­je se­mi­de­sér­ti­co y cli­ma se­co.

la ru­ta de las mi­nas

Del cen­tro de Po­zos sa­le un trac­to­ur que te lle­va a tres ha­cien­das de Mineral de Po­zos; pe­ro tam­bién se pue­de lle­gar con una tou­ro­pe­ra­do­ra o en au­to par­ti­cu­lar. El cos­to de bo­le­to pa­ra en­trar es de 70 pe­sos.

La pri­me­ra de tres pa­ra­das es la Ha­cien­da El Trián­gu­lo, de 1882. En es­ta ha­cien­da se en­con­tra­ron lin­go­tes de oro enor­mes, que vol­vie­ron mi­llo­na­rios a los due­ños.

Pa­ra quie­nes dis­fru­tan de ca­mi­nar por lu­ga­res ári­dos, por no­pa­le­ras y aga­ves, el lu­gar se les ha­rá fan­tás­ti­co; pe­ro tam­bién por la tran­qui­li­dad que pue­des en­con­trar en­tre los mu­ros de esas ex­ha­cien­das y mi­nas.

Los guías cuen­tan que aquí hu­bo unas 60 com­pa­ñías y más de 360 ti­ros de mi­na, las cua­les pue­den es­tar co­nec­ta­das, por eso, cuan­do se rom­pió un man­to acuí­fe­ro to­das se inun­da­ron y mu­rie­ron mi­les de mi­ne­ros.

El ti­ro tie­ne unos 500 me­tros de pro­fun­di­dad, pe­ro só­lo son vi­si­bles unos 80 por­que los de­más es­tán inun­da­dos; quie­nes de­ci­den en­trar a la mi­na só­lo po­drán ba­jar uno o má­xi­mo tres ni­ve­les, pues los de­más es­tán inex­plo­ra­dos o inun­da­dos. Se di­ce que hay has­ta 16 ni­ve­les.

En­tre los cam­pos se ob­ser­van los cuar­tos de má­qui­na, las tien­das de ra­ya, lo que fue­ron los hor­nos de fun­di­ción, de tri­tu­ra­ción, tan­ques de cia­nu­ri­za­ción y la en­tra­da y sa­li­da de los mi­ne­ros.

Los más aven­tu­ra­dos en­tra­rán a la mi­na de Ar­gen­ti­na, en la Ha­cien­da An­gus­tias, con cas­co y lám­pa­ra, aden­tro po­drán co­no­cer un po­co más e in­clu­so que­dar a os­cu­ras mien­tras se cuen­tan re­la­tos de te­rror.

La úl­ti­ma pa­ra­da de es­te la­do de Po­zos es la Ha­cien­da 5 Se­ño­res, por­que per­te­ne­cía a cin­co due­ños.

Al la­do con­tra­rio, a unos 2 ki­ló­me­tros del pue­blo, es­tá San­ta Brí­gi­da, la mi­na más an­ti­gua de Gua­na­jua­to y que fue ope­ra­da por los je­sui­tas. Sus tres hor­nos se han con­ver­ti­do en la ima­gen icó­ni­ca de Mineral de Po­zos.

La fa­cha­da de la ha­cien­da es lo que más se con­ser­va, pe­ro aden­trán­do­te por las no­pa­le­ras ve­rás los res­pi­ra­de­ros de las mi­nas y los ti­ros por don­de sa­ca­ban to­dos los mi­ne­ra­les.

Las mi­nas tam­bién se re­co­rren en bi­ci de mon­ta­ña por la ru­ta Ro­cas de Pla­ta que con­clu­ye en lo más al­to del Ce­rro Pe­lón. El tour du­ra tres ho­ras.

ca­lles em­pe­dra­das

An­tes o des­pués de ma­ra­vi­llar­te con las mi­nas, re­co­rre el pue­blo. De ca­si

to­do Mineral de Po­zos se pue­de ver en lo al­to el tem­plo in­con­clu­so, una es­truc­tu­ra de lo que iba a ser una igle­sia pe­ro que nun­ca se ter­mi­nó por­que el pue­blo fue aban­do­na­do. A dos cua­dras ha­cia aba­jo, pa­san­do lo que fue la ha­cien­da de los due­ños de San­ta Brí­gi­da, es­tá la pa­rro­quia de San Pe­dro Após­tol (pa­trono de los mi­ne­ros), de 1611, y que ca­da ju­nio tie­ne su fies­ta pa­tro­nal. A és­ta asis­ten mi­les de per­so­nas y ter­mi­na con una mi­sa en el Ce­rro Pe­lón, ese que es­tá rum­bo a las mi­nas y des­de don­de se ad­mi­ra to­do Po­zos des­de lo al­to.

Si se sube un par de ca­lles más es­tá la De­le­ga­ción Mu­ni­ci­pal; su re­loj sui­zo traí­do en el Por­fi­ria­to si­gue fun­cio­nan­do. En es­te lu­gar de­be­rían es­tar los do­cu­men­tos que con­tie­nen la his­to­ria de Po­zos, pe­ro fue­ron que­ma­dos y no hay ca­si re­gis­tros.

Al­gu­nos lu­ga­re­ños pue­den con­tar le­yen­das e his­to­rias de fan­tas­mas que se apa­re­cen de en­tre las ca­sas de ado­be y las ca­lles em­pe­dra­das.

Tam­bién es­tá el ta­ller Ma­nos Crea­ti­vas, en don­de cua­tro mu­je­res ar­te­sa­nas co­sen a mano o en má­qui­na los tra­jes tí­pi­cos de to­dos los es­ta­dos y ven­den sus mu­ñe­cas tí­pi­cas. La su­ya es la po­ze­ña, pe­ro tie­nen a la tehua­na, po­bla­na, que­re­ta­na, za­ca­te­ca­na, cha­rra, etc.

No de­jes de pro­bar los chi­les re­lle­nos mix­tos. El chi­le po­blan­do es­tá re­lleno de tin­ga mien­tras que el se­co de ca­ma­ro­nes, elo­te y cham­pi­ño­nes. Otro tí­pi­co es el so­pe de es­ca­mo­les. Pa­ra el ca­lor, un agua­miel de pul­que con sa­bor agri­dul­ce; o un co­lon­che, con tu­na ro­ja fer­men­ta­da.

mú­si­ca prehis­pá­ni­ca

De ca­mino a las mi­nas es­tá La Ca­sa del Ve­na­do Azul, don­de Luis Cruz des­de ha­ce dé­ca­das se de­di­ca a la fa­bri­ca­ción de ins­tru­men­tos prehis­pá­ni­cos co­mo la ma­rim­ba de pie­dra, te­po­naztli, tam­bor de ma­guey, flau­tas de xio­te, huéhuetl, gor­cham o pa­los de llu­via, en­tre mu­chos otros que él ha me­xi­ca­ni­za­do.

Uti­li­za pie­les de chi­vo, de va­ca, y ma­te­ria­les de la zo­na co­mo ahuehue­te o ma­guey, del que uti­li­za to­das sus par­tes ya cuan­do es­tán se­cos.

Al es­cu­char­lo to­car al­guno de sus ins­tru­men­tos pa­re­cie­ra que en­tras a una sa­la de mu­si­co­te­ra­pia y can­to, en un am­bien­te de re­la­ja­ción.

Él ha si­do im­pul­sor del Fes­ti­val de la Tol­te­qui­dad, que se rea­li­za en ju­lio, pa­ra la pre­ser­va­ción de las tra­di­cio­nes y en la pro­mo­ción de las ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas que no en­cuen­tran ca­bi­da en cir­cui­tos co­mer­cia­les.

Ha per­fec­cio­na­da tan­to su téc­ni­ca que mú­si­cos re­co­no­ci­dos co­mo San­ta­na, Ca­fé Tacv­ba, Mal­di­ta Ve­cin­dad y Sha­ki­ra le han com­pra­do ins­tru­men­tos.

Su Ca­sa Ma­nuel Do­bla­do 19, Cen­tro. Mineral de Po­zos, Gto. Tel: 01 (442) 293 0284 Su­ca­saen­po­zos.com Los hor­nos del mineral Ocam­po 114, Cen­tro Mineral de Po­zos, Gto. Tel: 01 (442) 293 0117 Vi­sion Bi­ke Tour Tel: 01 (468) 104 0394 01 (442) 300 3665

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.