CON­TI­NUI­DAD OPE­RA­TI­VA

LA RE­SI­LIEN­CIA EN LAS EM­PRE­SAS

El Economista (México) - Uniones - - PORTADA - AL­BA SER­VÍN al­ba.ser­vin@ele­co­no­mis­ta.mx

El 30 de mar­zo, el go­bierno fe­de­ral emi­tió un acuer­do en don­de se or­de­na­ba la sus­pen­sión de las ac­ti­vi­da­des no esen­cia­les, la me­di­da se ex­ten­de­rá has­ta el 30 de ma­yo, lo cual de­to­nó que una gran can­ti­dad de py­mes se en­cuen­tre con pro­ble­mas eco­nó­mi­cos pa­ra sub­sis­tir y con­ti­nuar con sus ope­ra­cio­nes.

Se es­ti­ma que el Co­vid-19 im­pac­ta­rá en el cre­ci­mien­to del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) glo­bal y el con­su­mo en la in­dus­tria del re­tail se ve­rá afec­ta­do en el cor­to pla­zo. Aun­que se es­ti­ma que el bro­te se­rá un even­to de cor­to tiem­po, ten­drá un al­to im­pac­to, por lo que se es­pe­ra que los con­su­mi­do­res a ni­vel glo­bal re­du­ci­rán el gas­to dis­cre­cio­nal en los si­guien­tes me­ses.

De acuer­do con Nafin, ac­tual­men­te exis­ten en el país 4.2 mi­llo­nes de uni­da­des eco­nó­mi­cas, 99.8 son py­mes, lo que re­pre­sen­ta 52% del PIB, ade­más de que otor­gan 78% del em­pleo exis­ten­te.

En el mar­co del we­bi­nar “¿Có­mo ges­tio­nar una cri­sis la­bo­ral de­ri­va­da de la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria por el Co­vid-19?”, or­ga­ni­za­do por la con­sul­to­ría EY Mé­xi­co, los es­pe­cia­lis­tas re­fie­ren que se tra­ta de una cri­sis que tie­ne pro­fun­das re­per­cu­sio­nes pa­ra las em­pre­sas a ni­vel mun­dial, des­de el cie­rre to­tal o par­cial de las fá­bri­cas, a las dis­rup­cio­nes en la ca­de­na de su­mi­nis­tros, a la es­ca­sez de mano de obra y a la ten­sión del flu­jo de ca­ja; las em­pre­sas es­tán sin­tien­do la con­mo­ción co­mer­cial y fi­nan­cie­ra.

Mar­co Gon­zá­lez, so­cio de Peo­ple Ad­vi­sory Ser­vi­ces Per­for­man­ce de EY, se­ña­la que en un mo­men­to de cri­sis to­dos los sec­to­res re­sul­tan afec­ta­dos, sin em­bar­go, se de­be prio­ri­zar la con­ti­nui­dad ope­ra­ti­va del ne­go­cio, pe­ro tam­bién con­ser­var los em­pleos.

“El fo­co es có­mo ase­gu­rar la con­ti­nui­dad del ne­go­cio, si bien es cier­to que en mo­men­tos de cri­sis, las or­ga­ni­za­cio­nes tie­nen que re­en­fo­car su ener­gía pa­ra po­der de­ter­mi­nar cuá­les son los pa­sos a se­guir en el cor­to pla­zo pa­ra mi­ti­gar los efec­tos y en el me­diano y lar­go pla­zos pa­ra sa­ber có­mo nos rein­ven­ta­mos”, se­ña­ló.

Asi­mis­mo, Die­go Gon­zá­lez, associate part­ner de EY Law La­bo­ral, men­cio­na que en ca­so de no ser una em­pre­sa que desem­pe­ñe una ac­ti­vi­dad esen­cial el im­pac­to eco­nó­mi­co ya es­tá pre­sen­te, pe­ro las que tie­nen ac­ti­vi­da­des esen­cia­les tam­bién em­pe­za­rán a en­fren­tar pro­ble­mas de car­te­ra ven­ci­da.

“Las em­pre­sas cuan­do es­tán en cri­sis tie­ne un en­fo­que de so­bre­vi­ven­cia, bus­can man­te­ner el ne­go­cio ope­ra­ti­vo, pro­te­ger e iden­ti­fi­car cuá­les son los as­pec­tos a los que son vul­ne­ra­bles, no só­lo por el con­ta­gio, sino por el eco­nó­mi­co, el as­pec­to la­bo­ral. Sin em­bar­go, no pue­den es­tar mu­cho tiem­po en so­bre­vi­ven­cia, ne­ce­si­tan en­fo­car­se en un si­guien­te ni­vel al que lla­ma­mos se­gu­ri­dad y con­ti­nui­dad ope­ra­ti­va”.

EY Mé­xi­co se­ña­la que ha iden­ti­fi­ca­do cin­co prio­ri­da­des que las em­pre­sas glo­ba­les y lí­de­res em­pre­sa­ria­les de­ben con­si­de­rar pa­ra re­mo­de­lar sus ne­go­cios y pla­ni­fi­car la re­cu­pe­ra­ción.

Prio­ri­zar la se­gu­ri­dad de las per­so­nas.

En los ca­sos en que no es po­si­ble el te­le­tra­ba­jo o los acuer­dos de tra­ba­jo fle­xi­ble y las em­pre­sas de­ben te­ner tra­ba­ja­do­res en el lu­gar de tra­ba­jo o en con­tac­to di­rec­to con los clien­tes, es im­por­tan­te pro­por­cio­nar me­di­das de pro­tec­ción.

Re­for­mu­lar la es­tra­te­gia pa­ra la con­ti­nui­dad del ne­go­cio.

Pa­ra ayu­dar a abor­dar es­tos desafíos, las em­pre­sas ten­drán que: eva­luar la li­qui­dez a cor­to pla­zo, eva­luar los ries­gos fi­nan­cie­ros y ope­ra­cio­na­les y res­pon­der rá­pi­da­men­te y con­si­de­rar al­ter­na­ti­vas de la ca­de­na de su­mi­nis­tros.

Co­mu­ni­car­se con los sta­kehol­ders per­ti­nen­tes.

Es ne­ce­sa­rio que las co­mu­ni­ca­cio­nes sean cla­ras, trans­pa­ren­tes y opor­tu­nas cuan­do se cree una pla­ta­for­ma pa­ra re­plan­tear el ne­go­cio y ase­gu­rar el apo­yo con­ti­nuo de los clien­tes, em­plea­dos, pro­vee­do­res, acree­do­res, in­ver­sio­nis­tas y au­to­ri­da­des re­gu­la­do­ras.

Ma­xi­mi­zar el uso de las po­lí­ti­cas de apo­yo del go­bierno.

Las em­pre­sas de­ben vi­gi­lar opor­tu­ni­da­des de apo­yo del go­bierno y las or­ga­ni­za­cio­nes de ca­da país.

Cons­truir la re­si­lien­cia en pre­pa­ra­ción pa­ra la nue­va nor­ma­li­dad.

Una vez con­tro­la­do el bro­te del Co­vid-19, las em­pre­sas que­rrán re­vi­sar y re­no­var los pla­nes de con­ti­nui­dad de ne­go­cio.

“EN SO­LI­DA­RI­DAD, TAN­TO EM­PRE­SAS CO­MO TRA­BA­JA­DO­RES TE­NE­MOS QUE BUS­CAR AL­TER­NA­TI­VAS EN­FO­CA­DAS EN ASE­GU­RAR LA CON­TI­NUI­DAD DEL NE­GO­CIO”. DIE­GO GON­ZÁ­LEZ, ASSOCIATE PART­NER DE EY LAW LA­BO­RAL.

FO­TO: SHUTTERSTO­CK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.