Zuc­ker­berg eli­gió a los me­jo­res

El Economista (México) - - Valores Y Dinero -

LA MA­YO­RÍA de la gen­te pa­só por al­to la pri­me­ra in­si­nua­ción de Mark Zuc­ker­berg de que Fa­ce­book pre­pa­ra­ba su apues­ta más au­daz en años. En­te­rra­do en el pe­núl­ti­mo pá­rra­fo de su men­sa­je de Año Nue­vo del 2018, Zuc­ker­berg se­ña­ló que pre­ten­día “ahon­dar y es­tu­diar” la en­crip­ta­ción

y las criptomone­das.

Den­tro del gru­po, Zuc­ker­berg ya ha­bía em­pe­za­do a or­ga­ni­zar a sus em­plea­dos pa­ra que in­ves­ti­ga­ran qué as­pec­to po­dría adop­tar una nue­va di­vi­sa glo­bal. Só­lo 18 me­ses des­pués, Fa­ce­book re­ve­ló Libra, una mo­ne­da di­gi­tal res­pal­da­da por ac­ti­vos tan­gi­bles y apo­ya­da por otros 27 so­cios, in­clui­dos Vi­sa, Mas­ter­card, Pa­ypal, Uber y Spo­tify.

Al fren­te del pro­yec­to es­ta­ba Da­vid Mar­cus, el ex­pre­si­den­te de Pa­ypal, que for­mó un gru­po de in­ge­nie­ros de la pro­pia com­pa­ñía. El equi­po se mo­vió de­pri­sa y dis­cre­ta­men­te.

Es­pe­cia­lis­tas en criptomone­das y fin­tech co­mo An­cho­ra­ge, una star­tup res­pal­da­da por An­drees­sen Ho­ro­witz,

y Rib­bit Ca­pi­tal, un in­ver­sio­nis­ta en los mo­ne­de­ros di­gi­ta­les Coin­ba­se y Xa­po, ex­pli­can que man­tu­vie­ron con­ver­sa­cio­nes con Fa­ce­book an­tes in­clu­so del nom­bra­mien­to ofi­cial de Mar­cus en ma­yo del 2018.

To­das esas fir­mas son aho­ra “so­cios fun­da­do­res” de la Libra As­so­cia­tion, la or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro con se­de en Sui­za que lan­za­rá la mo­ne­da a prin­ci­pios del año que vie­ne.

A la ho­ra de in­da­gar en la tec­no­lo­gía del block­chain du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del año pa­sa­do, Fa­ce­book con­tac­tó a la star­tup Al­go­rand pa­ra ne­go­ciar po­si­bles ad­qui­si­cio­nes. Pe­ro las con­ver­sa­cio­nes fra­ca­sa­ron de­bi­do en par­te a desacuer­dos so­bre el con­trol que ejer­ce­ría Fa­ce­book y el gra­do

de des­cen­tra­li­za­ción de Libra.

El nue­vo pro­yec­to de Fa­ce­book no tar­dó en te­ner re­per­cu­sio­nes fue­ra de la red so­cial. Mar­cus aban­do­nó el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Coin­ba­se, uno de los mo­ne­de­ros de criptomone­das más co­no­ci­dos, en agos­to del año pa­sa­do. Es­to su­pu­so una pri­me­ra prue­ba pa­ra la coa­li­ción de 100 so­cios que la red so­cial es­pe­ra cons­truir en torno a Libra —de la que Coin­ba­se for­ma par­te.

Pe­se al im­pul­so ini­cial, la mo­ral del equi­po de Block­chain de Fa­ce­book se ha­bía hun­di­do a prin­ci­pios de es­te año, ya no sa­bían si su tra­ba­jo

se ma­te­ria­li­za­ría en al­go con­cre­to. Pe­ro Libra re­ci­bió luz ver­de ha­cia fi­na­les de enero, fe­cha en la que Zuc­ker­berg de­ta­lló su com­pro­mi­so con la pri­va­ci­dad, in­clui­do su plan de in­te­grar los ser­vi­cios de men­sa­jes de sus tres apps en un sis­te­ma en­crip­ta­do, se­gún una per­so­na al tan­to del pro­yec­to.

Fue en­ton­ces cuan­do Fa­ce­book em­pe­zó a bus­car en se­rio so­cios po­ten­cia­les, pi­dien­do si­len­cio ab­so­lu­to so­bre las con­ver­sa­cio­nes. Fa­ce­book hi­zo una con­ce­sión fun­da­men­tal: pro­me­tió ce­der el con­trol de Libra una vez que des­pe­ga­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.