El me­jor blin­da­je es la con­fian­za

El Economista (México) - - Valores Y Dinero - Enrique Cam­pos ecam­[email protected]­co­no­mis­ta.com.mx

El dis­cur­so ofi­cial, que ra­ya en lo ima­gi­na­rio, ha­bla de un cre­ci­mien­to del Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB) de 4% ca­da año. La reali­dad in­di­ca que no ha­brá una ex­pan­sión más allá de 1.2% en es­te 2019. Pe­ro en­tre aque­llos po­cos fun­cio­na­rios que sí le en­tien­den a las cues­tio­nes eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ras, pa­re­ce que quie­ren de­jar el men­sa­je de que la eco­no­mía me­xi­ca­na es­tá pre­pa­ra­da pa­ra un ca­ta­clis­mo eco­nó­mi­co que pue­de lle­gar has­ta un de­rrum­be de 5% del PIB, sin que ha­ya mu­chas afec­ta­cio­nes a las fi­nan­zas pú­bli­cas.

Lo que Ar­tu­ro He­rre­ra, sub­se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, qui­so de­cir es que hay un blin­da­je fi­nan­cie­ro lo su­fi­cien­te­men­te só­li­do co­mo pa­ra re­sis­tir un re­pen­tino cam­bio en el áni­mo de los mer­ca­dos res­pec­to a Mé­xi­co.

A los eco­no­mis­tas neo­li­be­ra­les les en­can­tan las ana­lo­gías pa­ra po­der ex­pli­car te­mas que sue­len ser com­pli­ca­dos. Ahí es­tá el ca­ta­rri­to de Agus­tín Cars­tens co­mo el ejem­plo me­jor aca­ba­do. Pe­ro eso del cha­le­co an­ti­ba­las que usa He­rre­ra pa­ra ejem­pli­fi­car las de­fen­sas fi­nan­cie­ras con las que cuen­ta el país es muy des­afor­tu­na­do.

De en­tra­da, la vio­len­cia ex­ten­di­da que pa­de­ce el país nos ha­ce año­rar un cha­le­co an­ti­ba­las de ver­dad a la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos.

Pe­ro tam­bién el sub­se­cre­ta­rio pa­re­ce­ría de­jar la idea de que ese blin­da­je que pre­su­me es con­tra una con­trac­ción eco­nó­mi­ca y eso es fal­so. Las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les, el prés­ta­mo con­tin­gen­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­naly los fon­dos de es­ta­bi­li­za­ción no se ac­ti­van, afor­tu­na­da­men­te, pa­ra in­yec­tar re­cur­sos a la eco­no­mía en ca­so de re­ce­sión.

Su ob­je­ti­vo es con­te­ner ata­ques es­pe­cu­la­ti­vos, co­rri­das fi­nan­cie­ras, o si­tua­cio­nes de pá­ni­co en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

El pun­to es que es­cu­char a uno de los po­cos fun­cio­na­rios que le en­tien­den a las fi­nan­zas en to­do el go­bierno fe­de­ral de­cir que hay di­ne­ro pa­ra en­fren­tar la peor cri­sis sue­na preo­cu­pan­te.

Y tam­bién es de preo­cu­par­se que pu­die­ra el go­bierno fe­de­ral pen­sar que, an­te una caí­da en el rit­mo eco­nó­mi­co, pue­den apli­car una po­lí­ti­ca an­ti­cí­cli­ca que re­ani­me la eco­no­mía só­lo a tra­vés de in­yec­tar re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra pro­vo­car un cre­ci­mien­to que se­ría ar­ti­fi­cial y has­ta in­fla­cio­na­rio.

La me­jor po­lí­ti­ca an­ti­cí­cli­ca que pue­de se­guir el go­bierno del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor es de­jar de mi­nar la con­fian­za de los agen­tes eco­nó­mi­cos.

Pue­de más el res­pe­to a las in­ver­sio­nes y el abo­noa la con­fian­za em­pre­sa­rial que usar los fon­dos de es­ta­bi­li­dad pa­ra pro­vo­car un cre­ci­mien­to ar­ti­fi­cial con el gas­to pú­bli­co.

Es jus­ta­men­te la des­con­fian­za la que ha mo­vi­do a las fir­mas ca­li­fi­ca­do­ras a re­vi­sar a la ba­ja las no­tas cre­di­ti­cias o las pers­pec­ti­vas de la deu­da so­be­ra­na y de Pe­mex. El go­bierno es im­pre­de­ci­ble, di­cen sus ana­lis­tas.

Los gran­des em­pre­sa­rios no se van a ne­gar a la fo­to con el pre­si­den­te pa­ra anun­ciar com­pro­mi­sos de in­ver­sión, pe­ro si no hay las con­di­cio­nes de cer­te­za ju­rí­di­ca y es­ta­bi­li­dad, tam­po­co es­tán obli­ga­dos a lo im­po­si­ble.

En fin, siem­pre se­rá bueno te­ner pre­sen­te que du­ran­te mu­chas dé­ca­das, des­de me­dia­dos de los años 90 del si­glo pa­sa­do, en Mé­xi­co se ha tra­ba­ja­do pa­ra en­gro­sar el blin­da­je fi­nan­cie­ro.

Has­ta hoy, sal­vo con­ta­dos ca­sos en los que se ha re­cu­rri­do a las re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les pa­ra es­ta­bi­li­zar el mer­ca­do cam­bia­rio, el país no ha te­ni­do que usar ese es­cu­do pro­tec­tor.

Oja­lá que ese blin­da­je del que aho­ra ha­bla el sub­se­cre­ta­rio de Ha­cien­da se man­ten­ga co­mo los se­gu­ros de vi­da, que es bueno te­ner­los, pe­ro por su­pues­to no usar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.