La im­por­tan­cia de la in­ver­sión pri­va­da en Mé­xi­co

El Economista (México) - - Finanzas Personales - Raúl Mar­tí­nez So­la­res [email protected]­ti­nez­so­la­res.com.mx

El ob­je­to so­cial de la in­ver­sión ca­li­fi­ca­da de­be ser de­rro­tar las fuer­zas os­cu­ras del tiem­po y la ig­no­ran­cia que en­vuel­ven nues­tro fu­tu­ro. John May­nard Key­nes, economista bri­tá­ni­co.

La se­ma­na pa­sa­da tu­ve la opor­tu­ni­dad de asis­tir al 10 en­cuen­tro bur­sá­til or­ga­ni­za­do por la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res, en el cual par­ti­ci­pa­mos tan­to au­to­ri­da­des co­mo los re­pre­sen­tan­tes de las em­pre­sas emi­so­ras de va­lo­res bur­sá­ti­les en el país.

En el ca­so de la em­pre­sa que di­ri­jo, Fi­bra Educa, és­ta re­ci­bió el re­co­no­ci­mien­to por ser una de las emi­so­ras que co­lo­có en Bol­sa en los úl­ti­mos 12 me­ses, sien­do una de las con­ta­das que lo hi­cie­ron en es­te pe­rio­do ca­rac­te­ri­za­do por la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra.

En el even­to par­ti­ci­pa­ron ser­vi­do­res pú­bli­cos de la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y de la Co­mi­sión Na­cio­nal Ban­ca­ria y de Va­lo­res, es­pe­cia­lis­tas en te­mas eco­nó­mi­cos fi­nan­cie­ros y de ci­ber­se­gu­ri­dad pa­ra el sec­tor fi­nan­cie­ro, así co­mo ana­lis­tas po­lí­ti­cos. To­dos con­tri­bu­ye­ron a que los par­ti­ci­pan­tes ten­ga­mos un pa­no­ra­ma más cla­ro de las pers­pec­ti­vas pa­ra el fu­tu­ro in­me­dia­to del país en lo eco­nó­mi­co, lo po­lí­ti­co y, fun­da­men­tal­men­te, des­de la pers­pec­ti­va de las in­ver­sio­nes del sec­tor pri­va­do.

Re­sul­tó par­ti­cu­lar­men­te re­le­van­te el se­ña­la­mien­to rea­li­za­do por el sub­se­cre­ta­rio de Ha­cien­da en el sen­ti­do de que si Mé­xi­co quie­re cre­cer a ta­sas su­pe­rio­res a las que en pro­me­dio ha cre­ci­do las úl­ti­mas dé­ca­das y su­pe­rar ade­más la ten­den­cia de aún más ba­jo cre­ci­mien­to, que se pre­vé pa­ra los si­guien­tes dos años, se re­quie­re de for­ma in­dis­pen­sa­ble la in­ver­sión y par­ti­ci­pa­ción del sec­tor pri­va­do.

Es ab­so­lu­ta­men­te cier­to, y pre­ci­sa­men­te por ello es fun­da­men­tal que el men­sa­je y las ac­cio­nes go­bierno ten­gan, an­te to­do, un com­po­nen­te que ga­ran­ti­ce la cer­ti­dum­bre tan­to ju­rí­di­ca co­mo fi­nan­cie­ra pa­ra los si­guien­tes años. Pa­ra rea­li­zar in­ver­sio­nes en un país­co­mo Mé­xi­co, en la es­ca­la y en el tiem­po que se re­quie­ren, to­dos los in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos re­quie­ren te­ner cer­ti­dum­bre de que sus in­ver­sio­nes es­tán ga­ran­ti­za­das (en lo le­gal) y la es­ta­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra bus­car, me­dian­te pro­yec­tos ren­ta­bles y efi­cien­tes, la ren­ta­bi­li­dad y el ren­di­mien­to ade­cua­dos pa­ra pre­miar a los in­ver­sio­nis­tas.

En el even­to, en los dis­tin­tos fo­ros que­dó en evi­den­cia la im­por­tan­cia tras­cen­den­tal de que el go­bierno ac­tual man­ten­ga, co­mo has­ta aho­ra, una vi­sión de dis­ci­pli­na fis­cal. En un en­torno com­ple­jo, en el que se an­ti­ci­pa una des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca a ni­vel glo­bal, que por con­di­cio­nes in­ter­nas po­día acen­tuar­se en nues­tro país, la dis­ci­pli­na fis­cal (que no la as­trin­gen­cia de re­cur­sos pú­bli­cos en sec­to­res prio­ri­ta­rios) es fun­da­men­tal, por­que ga­ran­ti­za la es­ta­bi­li­dad de los fac­to­res ma­cro­eco­nó­mi­cos, que a ve­ces pue­den pa­re­cer le­ja­nos, pe­ro que tie­nen im­pli­ca­cio­nes fun­da­men­ta­les pa­ra la vi­da eco­nó­mi­ca

de las fa­mi­lias. Por ejem­plo, el dé­fi­cit pú­bli­co cre­cien­te y des­con­tro­la­do his­tó­ri­ca­men­te se tra­du­ce ca­si de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca en un cre­ci­mien­to de la in­fla­ción, que ter­mi­na por de­te­rio­rar la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va de las fa­mi­lias y cu­yos efec­tos ge­ne­ral­men­te tie­nen una du­ra­ción pro­lon­ga­da.

Mé­xi­co ha re­ci­bi­do enor­mes can­ti­da­des de re­cur­sos de in­ver­sión fi­nan­cie­ra que, cuan­do no es­tá aso­cia­da a emi­sio­nes pri­ma­rias bur­sá­ti­les o in­ver­sio­nes di­rec­tas pri­va­das, tie­ne un efec­to li­mi­ta­do en la crea­ción de em­pleo y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Hoy Mé­xi­co tie­ne in­di­ca­do­res su­ma­men­te fa­vo­ra­bles en la te­nen­cia de bo­nos me­xi­ca­nos en ma­nos de ex­tran­je­ros. Y ello es re­sul­ta­do de una ra­zón sim­ple, la di­fe­ren­cia en­tre las ta­sas en Es­ta­dos Uni­dos y en Mé­xi­co es tan con­si­de­ra­ble que, aun des­con­tan­do fac­to­res de in­cer­ti­dum­bre y ries­go eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co en Mé­xi­co, pa­ra cual­quier in­ver­sio­nis­ta fi­nan­cie­ro Mé­xi­co si­gue sien­do al­ta­men­te ren­ta­ble. Hoy, la di­fe­ren­cia en­tre los bo­nos me­xi­ca­nos de­no­mi­na­dos en dó­la­res a 10 años y los bo­nos del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se a ese mis­mo pla­zo es de las ma­yo­res pa­ra cual­quier eco­no­mía emer­gen­te y la más al­ta pa­ra una eco­no­mía si­mi­lar a la me­xi­ca­na.

Un in­ver­sio­nis­ta nor­te­ame­ri­cano pue­de pe­dir pres­ta­do en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra in­ver­tir en Mé­xi­co y ten­dría una ga­nan­cia su­pe­rior a 4% sin ha­ber rea­li­za­do nin­gu­na ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va, sim­ple­men­te por la di­fe­ren­cia en­tre lo que le cos­ta­ría el prés­ta­mo y el ren­di­mien­to ele­va­do que pa­gan los ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros en Mé­xi­co.

In­clu­so las in­ver­sio­nes en la Bol­sa Me­xi­ca­na de Va­lo­res, a me­nos que sean pri­ma­rias, que se reali­cen en el mo­men­to de la emi­sión por par­te de la em­pre­sa que co­lo­ca en Bol­sa, cuan­do uti­li­za esos re­cur­sos ma­yo­ri­ta­ria­men­te pa­ra pro­yec­tos de in­ver­sión pro­duc­ti­va, el res­to del tiem­po no tie­nen un efec­to in­me­dia­to en ge­ne­ra­ción de ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va. Por ello, tan­to las in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras en ins­tru­men­tos de deu­da co­mo las in­ver­sio­nes en Bol­sa no ne­ce­sa­ria­men­te es­tán con­tri­bu­yen­do a un ace­le­ra­mien­to del cre­ci­mien­to.

De ahí la im­por­tan­cia fun­da­men­tal de ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad y la cer­ti­dum­bre que per­mi­ta que más em­pre­sas reali­cen emi­sio­nes en Bol­sa, tan­to de ins­tru­men­tos de deu­da co­mo de ac­cio­nes o cer­ti­fi­ca­dos y que los re­cur­sos que se ob­ten­gan por es­ta vía se des­ti­nen a pro­yec­tos pro­duc­ti­vos que ahí sí con­tri­bu­yan a ge­ne­rar más em­pleo, más cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y por en­de ma­yor bie­nes­tar pa­ra las fa­mi­lias.

El au­tor es politólogo, mer­ca­dó­lo­go, es­pe­cia­lis­ta en eco­no­mía con­duc­tual y pro­fe­sor en la Fa­cul­tad de Eco­no­mía de la UNAM. CEO de Fi­bra Educa y pre­si­den­te del Con­se­jo pa­ra el Fo­men­to de Fon­do de Aho­rro Edu­ca­ti­vo de Me­xi­ca­na de Be­cas. Sí­gue­lo en Twit­ter: @mar­ti­nez­so­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.