La res­pon­sa­bi­li­dad en el ma­ne­jo de tu di­ne­ro

Cul­par a otros es una ma­ne­ra fá­cil de no to­mar res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tros pro­pios re­cur­sos

El Economista (México) - - Finanzas Personales - Joan Lan­za­gor­ta jlan­za­gor­[email protected]­co­no­mis­ta.com.mx

TER­CE­RA Y ÚL­TI­MA PAR­TE

He­mos co­men­ta­do que gran par­te de nues­tros pro­ble­mas fi­nan­cie­ros na­ce por no asu­mir nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad en el ma­ne­jo de nues­tro di­ne­ro. He­mos da­do al­gu­nos con­se­jos — re­glas bá­si­cas de res­pon­sa­bi­li­dad fi­nan­cie­ra— que siem­pre de­be­mos apli­car. A con­ti­nua­ción otras que son esen­cia­les:

1. La vi­da pa­sa. Es­to sig­ni­fi­ca que to­do pue­de su­ce­der: co­sas bue­nas y ma­las, pa­ra las que te­ne­mos que es­tar pre­pa­ra­dos. Ya he ha­bla­do mu­chas ve­ces aquí de la im­por­tan­cia de te­ner un fon­do pa­ra emer­gen­cias, un “col­chón” que nos pue­da ayu­dar cuan­do las co­sas no van bien. De­be con­te­ner en­tre tres y seis me­ses de gas­to fa­mi­liar co­rrien­te y se va cons­tru­yen­do con el tiem­po (no es de la no­che a la ma­ña­na). Pe­ro ade­más, de­be­mos te­ner se­gu­ros que nos per­mi­tan cu­brir lo más va­lio­so que te­ne­mos, en ca­so de que al­go ma­lo su­ce­da. Por­que en la vi­da hay mu­chos ries­gos y, la­men­ta­ble­men­te, pa­sa.

La se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra es una par­te in­te­gral de las fi­nan­zas per­so­na­les que no se nos de­be ol­vi­dar. Im­pli­ca ha­cer pla­nes pa­ra las si­tua­cio­nes ad­ver­sas, mis­mas que pue­den su­ce­der en cual­quier mo­men­to. Des­de al­go tan sim­ple co­mo la pér­di­da de em­pleo, una hu­me­dad en ca­sa, has­ta un te­rre­mo­to o una en­fer­me­dad gra­ve. In­clu­so un ac­ci­den­te. Si sa­be­mos que la vi­da pa­sa, que las co­sas su­ce­den, te­ne­mos que to­mar­lo en cuen­ta. No ha­cer­lo se­ría irres­pon­sa­ble.

2. Las co­sas no me­jo­ran por ar­te de magia y la es­pe­ran­za, a ve­ces, ma­ta. Mu­chas per­so­nas to­man ries­gos in­ne­ce­sa­rios ba­sa­dos en la es­pe­ran­za de que las co­sas má­gi­ca­men­te van a me­jo­rar. Por ejem­plo: “es­pe­ran” lo­grar sus pla­nes fu­tu­ros, “es­pe­ran” re­ci­bir un au­men­to de suel­do pron­to, et­cé­te­ra. No se ba­san en lo que hoy tie­nen o pue­den lo­grar.

Por si fue­ra po­co, en Mé­xi­co ten­de­mos a dar­nos pal­ma­di­tas en la es­pal­da cuan­do las co­sas van mal. “No pa­sa na­da, ma­ña­na to­do se­rá me­jor”. Pe­ro es un pen­sa­mien­to pe­li­gro­so, que pue­de arrui­nar nues­tro pre­sen­te y nues­tro fu­tu­ro.

Un cla­ro ejem­plo es cuan­do las per­so­nas com­pran una ca­sa más gran­de y más ca­ra que la que en reali­dad pue­den pa­gar. Fi­nan­cian has­ta el en­gan­che, to­man una de esas hi­po­te­cas de “pa­gos ba­jos” cu­ya men­sua­li­dad se in­cre­men­ta con el tiem­po, pa­ra que les al­can­ce.

Otro más: per­so­nas que ba­san sus de­ci­sio­nes de in­ver­sión en mie­dos o en ex­pec­ta­ti­vas no sus­ten­ta­das. Por ejem­plo, los que com­pran dó­la­res con la es­pe­ran­za de que pron­to ha­ya una de­va­lua­ción.

De­be­mos en­ten­der que no sa­be­mos qué es lo que pa­sa­rá ma­ña­na y eso es­tá bien. Pe­ro en­ton­ces, de­be­mos to­mar de­ci­sio­nes a par­tir de lo que te­ne­mos hoy, pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos fi­nan­cie­ros que nos he­mos pro­pues­to, de la ma­ne­ra más efi­cien­te po­si­ble. Un plan fi­nan­cie­ro, lo he di­cho mu­chas ve­ces, no es más que un ma­pa que nos ayu­da a tra­zar la ru­ta des­de don­de es­ta­mos hoy, has­ta don­de que­re­mos lle­gar. Pe­ro si nos en­ga­ña­mos a no­so­tros mis­mos y no nos pre­pa­ra­mos pa­ra la tor­men­ta, se­rá fá­cil per­der el rum­bo o lle­gar a puer­to equi­vo­ca­do, si es que lle­ga­mos a al­gún la­do.

3. De­jar de cul­par a los de­más. Mu­chas per­so­nas tien­den a cul­par a otros de sus pro­pios pro­ble­mas fi­nan­cie­ros. Por ejem­plo: “el ban­co me dio el cré­di­to sin que yo se lo pi­die­ra” o “el ase­sor me re­co­men­dó mal”, “co­bran de­ma­sia­dos in­tere­ses”, “el agen­te de se­gu­ros no me avi­só que mi pó­li­za es­ta­ba por ven­cer”. Pe­ro to­do es­to es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad en pri­me­ra ins­tan­cia. No­so­tros acep­ta­mos y uti­li­za­mos el cré­di­to que co­bra de­ma­sia­dos in­tere­ses, por­que no leí­mos. No­so­tros so­mos res­pon­sa­bles de sa­ber cuán­do ven­cen nues­tras pólizas. No­so­tros so­mos los que de­ci­di­mos se­guir o no la re­co­men­da­ción del ase­sor.

Cul­par a otros es una ma­ne­ra fá­cil de no to­mar res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tro pro­pio di­ne­ro, cau­sa prin­ci­pal de nues­tros pro­ble­mas fi­nan­cie­ros. Si ana­li­za­mos bien las co­sas nos da­re­mos cuen­ta de que la cau­sa prin­ci­pal es­tá den­tro de no­so­tros mis­mos. La buena no­ti­cia es que te­ne­mos el po­der pa­ra cam­biar­lo, si to­ma­mos res­pon­sa­bi­li­dad.

Sus­crí­be­te a https://pla­nea­tus­fi­nan­zas.com y ob­tén de ma­ne­ra gra­tui­ta el mi­ni-cur­so “Los Seis Pa­sos pa­ra Al­can­zar tu Li­ber­tad Fi­nan­cie­ra”. Twit­ter: @pla­nea_­fi­nan­zas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.