Po­bre­za, el gran obs­tácu­lo de la tec­no­lo­gía

El Economista (México) - - Empresas Y Negocios - Jo­sé Otero Twit­ter: @Jo­se_­f_o­te­ro

La se­ma­na pa­sa­da tu­ve el ho­nor de ser in­vi­ta­do nue­va­men­te a Co­lom­bia pa­ra dar una pre­sen­ta­ción so­bre el im­pac­to que las re­des de 5G ten­drán en las per­so­nas. An­tes de mi in­ter­ven­ción nu­me­ro­sos pre­sen­ta­do­res ha­bla­ron so­bre las bon­da­des de es­ta tec­no­lo­gía y cen­tra­ron su dis­cur­so ma­yor­men­te en dos te­mas: la in­fra­es­truc­tu­ra de red y los ser­vi­cios que va a dis­fru­tar el usua­rio fi­nal. La eu­fo­ria era tal que po­co im­por­tó cuan­do el re­pre­sen­tan­te de un pro­vee­dor sa­te­li­tal afir­ma­ra que las se­ña­les de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes eran más rá­pi­das por sa­té­li­te que por fi­bra óp­ti­ca. ¿Lap­sus men­tal? ¿Con­fu­sión de ve­lo­ci­dad y la­ten­cia? Nun­ca lo sa­bre­mos pues la fas­ci­na­ción con 5G es tan fuer­te que to­do lo que se di­ga que dis­trai­ga de es­te te­ma no pa­re­ce es­tar bien vis­to.

Ni si­quie­ra los lla­ma­dos de tres pres­ta­do­res de ser­vi­cios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes del mer­ca­do co­lom­biano fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra cal­mar las aguas y mo­de­rar ex­pec­ta­ti­vas. ¿Dón­de, cuán­do y có­mo se des­plie­ga 5G eran las pre­gun­tas re­cu­rren­tes? Im­po­ner otra reali­dad, tra­tar de cam­biar de dis­cur­so pa­re­cía ser una pér­di­da de tiem­po.

Ese era el am­bien­te que me to­có en­fren­tar cuan­do co­men­cé a ha­blar. Agra­de­cí a las dos mu­je­res bra­si­le­ñas res­pon­sa­bles de que tan­to en Co­lom­bia co­mo en Mé­xi­co ten­ga­mos la suer­te de con­tar con fo­ros im­por­tan­tes de diá­lo­go en­tre la in­dus­tria y los dis­tin­tos ac­to­res del sec­tor de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes re­gio­nal. Mis pri­me­ras pa­la­bras fue­ron sen­ci­llas: quie­ro re­cor­dar que 5G no es un es­tán­dar, sino un tér­mino co­mer­cial que se pue­de uti­li­zar y ha si­do uti­li­za­do pa­ra de­no­mi­nar dis­tin­tas tec­no­lo­gías.

Lue­go de ex­pli­car va­rios te­mas téc­ni­cos qui­se ha­cer un al­to y ha­blar de la ne­ce­si­dad de los dis­tin­tos go­bier­nos de la re­gión de pres­tar aten­ción al otro diá­lo­go que se es­tá dan­do en re­la­ción a la lle­ga­da de 5G y la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a apli­ca­cio­nes de mi­sión crí­ti­ca, reali­dad au­men­ta­da o in­ter­ac­ción en tiem­po real con otros usua­rios. Sim­ple­men­te men­cio­né que en un país don­de 27% de la po­bla­ción (al­re­de­dor de 13 mi­llo­nes de co­lom­bia­nos) vi­ve con me­nos de 80 dó­la­res men­sua­les es im­por­tan­te plan­tear­se cuá­les se­rán las es­tra­te­gias de in­clu­sión a ser con­tem­pla­das por el go­bierno pa­ra no se­guir in­cre­men­tan­do el nú­me­ro de bre­chas di­gi­ta­les exis­ten­tes en el mer­ca­do.

Cuan­do se ha­cen las pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to de una nue­va tec­no­lo­gía, se con­si­de­ra el cre­ci­mien­to agre­ga­do de lí­neas. No im­por­ta si un clien­te com­pra una o cua­tro lí­neas, lo que se con­ta­bi­li­za es ca­da uni­dad ge­ne­ra­do­ra de in­gre­so. Es­to al mo­men­to de ha­cer es­ti­ma­cio­nes de pe­ne­tra­ción de ser­vi­cios nos mues­tra una ca­ra maquillada de la reali­dad por­que lo mis­mo en Co­lom­bia que en Mé­xi­co que en San Fran­cis­co o Was­hing­ton DC, quien no tie­ne pa­ra co­mer no va a te­ner pa­ra pa­gar 5G u otra tec­no­lo­gía re­vo­lu­cio­na­ria que se pro­mo­cio­na en fe­rias de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

An­te­rior­men­te la bre­cha di­gi­tal se li­mi­ta­ba a con­ta­bi­li­zar los co­nec­ta­dos a In­ter­net ver­sus aque­llos que aún no con­ta­ban con ac­ce­so a In­ter­net. Aho­ra el te­ma es más com­pli­ca­do por­que in­clu­ye va­ria­bles co­mo co­ber­tu­ra, tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble, con­te­ni­dos y, en ca­so que to­do lo an­te­rior sea idén­ti­co, ti­po de dis­po­si­ti­vo con el que cuen­ta el usua­rio. En otras pa­la­bras, pa­ra en un fu­tu­ro de­ter­mi­nar cuá­les son las bre­chas di­gi­ta­les de un país en­tre las dis­tin­tas va­ria­bles a ser re­co­gi­das se ne­ce­si­ta­rá de­ter­mi­nar el mo­de­lo de dis­po­si­ti­vo con el que­cuen­ta ca­da usua­rio, las ta­sas de re­cam­bio del apa­ra­to y la so­fis­ti­ca­ción tec­no­ló­gi­ca del mis­mo. La lle­ga­da de 5G brin­da con­si­go ma­yo­res efi­cien­cias y la opor­tu­ni­dad de in­cluir un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas en el uso de nue­vas tec­no­lo­gías. De­cir­lo es muy fá­cil, lo­grar­lo es un desafío que tie­ne que ser aten­di­do por to­das las agencias de go­bierno pues la po­bre­za im­pac­ta en el ac­ce­so de una per­so­na a to­dos los ser­vi­cios dis­po­ni­bles en el mer­ca­do, no só­lo los de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

* Jo­sé F. Otero tie­ne más de 20 años de ex­pe­rien­cia en el sec­tor de las TIC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.