Re­la­to­ra de la ONU ve cul­pa­ble al prín­ci­pe

Ag­nès Ca­lla­mard in­ves­ti­gó du­ran­te seis me­ses la muer­te co­me­ti­do con­tra Ja­mal Khas­hog­gi; pi­de san­cio­nes con­tra 17 par­ti­ci­pan­tes de la tra­ma

El Economista (México) - - Internacio­nales -

2 oc­tu­bre El pe­rio­dis­ta sau­di­ta Ja­mal Khas­hog­gi in­gre­só al con­su­la­do de su país en Es­tam­bul, Tur­quía. No lo­gró sa­lir, lo ase­si­nó un gru­po en­via­do por el prín­ci­pe.

Gi­ne­bra. UNA RE­LA­TO­RA de Na­cio­nes Uni­das afir­mó ayer que exis­ten prue­bas su­fi­cien­tes de la res­pon­sa­bi­li­dad del prín­ci­pe he­re­de­ro sau­di­ta Moha­med Bin Sal­mán en el ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi y pi­dió san­cio­nes, así co­mo una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na­cio­nal.

La re­la­to­ra es­pe­cial de Na­cio­nes Uni­das, Ag­nès Ca­lla­mard, con­si­de­ra a Ara­bia Sau­di­ta “res­pon­sa­ble” de la “eje­cu­ción ex­tra­ju­di­cial” del pe­rio­dis­ta crí­ti­co con el po­der sau­di­ta, ase­si­na­do en oc­tu­bre en el in­te­rior del con­sul­ta­do de su país en Es­tam­bul.

Ca­lla­mard in­ves­ti­gó du­ran­te seis me­ses el ca­so, pa­ra lo que via­jó a Tur­quía.

“Es­ta in­ves­ti­ga­ción (...) de­mos­tró que hay su­fi­cien­tes prue­bas creí­bles so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad del prín­ci­pe he­re­de­ro que exi­gen una in­ves­ti­ga­ción adi­cio­nal”, di­jo en su in­for­me fi­nal, fa­ci­li­ta­do es­te miér­co­les a los me­dios.

Igual que el res­to de ex­per­tos in­de­pen­dien­tes de la ONU, Ca­lla­mard no ha­bla en nom­bre de Na­cio­nes Uni­das.

El in­for­me apun­ta a la “res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual de al­tos res­pon­sa­bles sau­di­tas, in­clui­do el prín­ci­pe he­re­de­ro”, Moha­med Bin Sal­mán.

REAC­CIÓN

Ara­bia Sau­di­ta, a tra­vés del nú­me­ro dos de su di­plo­ma­cia, afir­mó que las acu­sa­cio­nes del in­for­me son “in­fun­da­das”.

“No hay na­da nue­vo. El in­for­me re­pi­te lo que se ha di­cho y lo que han ven­di­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción”, di­jo en Twit­ter el vi­ce­mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Ara­bia Sau­di­ta, Adel al Ju­beir. “El in­for­me con­tie­ne con­tra­dic­cio­nes y acu­sa­cio­nes in­fun­da­das, lo que po­ne en du­da su cre­di­bi­li­dad”, aña­dió.

De su la­do, Tur­quía reac­cio­nó al in­for­me ase­gu­ran­do que lo “res­pal­da con fuer­za”, di­jo el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Me­vlüt Ca­vu­so­glu, en Twit­ter.

La ex­per­ta pi­de que los paí­ses que im­po­nen san­cio­nes, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, lo si­gan ha­cien­do con­tra 17 in­di­vi­duos por su pa­pel en el ase­si­na­to aun­que con­si­de­ra que no son su­fi­cien­tes por­que no to­man en cuen­ta la cues­tión de la res­pon­sa­bi­li­dad de “la ca­de­na de man­do”.

Tras ha­ber pri­me­ro ne­ga­do el cri­men, Ara­bia Sau­di­ta dio lue­go va­rias ver­sio­nes con­tra­dic­to­rias y aho­ra ase­gu­ra que Khas­hog­gi fue ase­si­na­do en una ope­ra­ción no au­to­ri­za­da por el po­der.

Se­gún la pren­sa, la CIA cree que el ase­si­na­to fue en­car­ga­do por el prín­ci­pe.

Fo­to: reuters

Ag­nès Ca­lla­mard des­pués de una se­sión del Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos de las Na­cio­nes Uni­das en Gi­ne­bra, el pa­sa­do 7 de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.