Mo­ro y Lu­la, dio­ses en dispu­ta

El juez del La­va Ja­to cae del Olim­po y su reo re­su­ci­ta

El Economista (México) - - Internacio­nales - Mi­guel Arre­gui

Jun­to a un pu­ña­do de po­li­cías ho­nes­tos y am­bi­cio­sos, él des­en­ca­de­nó la ba­rri­da an­ti­co­rrup­ción más gran­de de la historia de Bra­sil y de Amé­ri­ca La­ti­na. Pa­re­ció un dios in­to­ca­ble, un jus­ti­cie­ro ado­ra­do por las ma­sas. Pe­ro lue­go co­men­zó a caer.

Ser­gio Mo­ro, un juez es­tu­dio­so y for­mal de Cu­ri­ti­ba, echó a an­dar en el 2014 la ope­ra­ción La­va Ja­to. Ti­ró de una pe­que­ña cuer­da ro­ja, si­guió su re­co­rri­do, pro­vo­có un “círcu­lo vir­tuo­so” de de­la­cio­nes a cam­bio de con­de­nas más sua­ves, al es­ti­lo del pro­ce­so ma­ni pu­li­ti en la Ita­lia de los años 90, rom­pió un an­ti­quí­si­mo pac­to de si­len­cio, y pu­so al des­cu­bier­to una enor­me tra­ma de so­bor­nos a par­tir de las obras de Pe­tro­bras, la ma­yor em­pre­sa del país, y des­ca­be­zó com­pa­ñías, par­ti­dos y al mis­mí­si­mo Con­gre­so.

La cruzada de Mo­ro, que de­ri­vó en unas 160 con­de­nas y la re­cu­pe­ra­ción de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res, in­clu­yó el ma­yor acuer­do tras­na­cio­nal por so­bor­nos al­can­za­do por el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo in­ves­ti­ga­cio­nes en va­rios paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, que lle­va­ron a pri­sión a seis ex­pre­si­den­tes, bra­si­le­ños y ex­tran­je­ros, y pro­vo­ca­ron el sui­ci­dio de otro.

La jo­ya en la co­ro­na fue la pri­sión del arro­gan­te Mar­ce­lo Ode­brecht, un prín­ci­pe de la em­pre­sa bra­si­le­ña, quien ter­mi­nó en­tre­gan­do un exu­be­ran­te ma­pa de des­víos de di­ne­ro ha­cia po­lí­ti­cos de una de­ce­na de paí­ses.

Y por úl­ti­mo: el en­car­ce­la­mien­to del ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, el hom­bre an­te quien se par­ten las aguas en Bra­sil: el más ama­do y el más de­tes­ta­do.

El juez Ser­gio Mo­ro, de 46 años, co­men­zó a ba­jar atro­pe­lla­da­men­te del Olim­po. El 1 de no­viem­bre acep­tó ser el mi­nis­tro de Jus­ti­cia y Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de Bol­so­na­ro. Él lo pre­sen­tó co­mo un pues­to ideal pa­ra aca­bar con la co­rrup­ción y el cri­men or­ga­ni­za­do en Bra­sil. Pe­ro la acep­ta­ción tam­bién da­ñó su ima­gen de neu­tra­li­dad po­lí­ti­ca y asep­sia ju­di­cial.

El se­gun­do gran tro­pe­zón lo tu­vo la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do el por­tal web The In­ter­cept di­vul­gó una se­rie de men­sa­jes in­ter­cam­bia­dos por Mo­ro con el fis­cal del ca­so La­va Ja­to en­tre el 2015 y el 2018.

Se­gún los men­sa­jes hac­kea­dos, Mo­ro da­ba su­ge­ren­cias y guías al fis­cal Del­tan Da­llag­nol, quien lle­vó la ofen­si­va con­tra Lu­la. Y pa­re­ce que Mo­ro y Da­llag­nol, las ca­be­zas más sa­lien­tes de la “Re­pú­bli­ca de Cu­ri­ti­ba”, ca­pi­tal del Es­ta­do de Pa­ra­ná, des­de don­de sa­cu­die­ron a to­do Bra­sil, tam­bién per­se­guían fi­nes po­lí­ti­cos.

A Mo­ro se le ha­bían per­do­na­do­va­rios ex­ce­sos du­ran­te su per­se­cu­ción a los co­rrup­tos, pues la cau­sa era no­ble, pe­ro és­te pue­de ser de­ma­sia­do.

Los men­sa­jes di­vul­ga­dos pue­den ser ile­ga­les, e in­clu­so par­cia­les. De to­dos mo­dos, pue­den con­te­ner un gra­ve se­ña­la­mien­to mo­ral con­tra Mo­ro, e in­clu­so de­li­tos.

Lu­la, de 73 años, el más há­bil y ex­pe­ri­men­ta­do de los po­lí­ti­cos del país, to­ca­do pe­ro no muer­to, es­tá muy a tiem­po de re­ini­ciar su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, con un gran au­ra de víc­ti­ma, y de po­ner­lo to­do pa­tas arri­ba.

De ser cier­to el pre­juz­ga­mien­to de Lu­la, el ca­so La­va Ja­to, el más gran­de azo­te de la co­rrup­ción en Amé­ri­ca La­ti­na, que­da­ría man­co, tuer­to y co­jo.

Ma­ra­vi­llas del rea­lis­mo má­gi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.