T-MEC, en ma­nos de Nancy Pe­lo­si

El Economista (México) - - Política Y Sociedad - Jo­sé Fon­se­ca jose.fon­se­[email protected]­co­no­mis­ta.com.mx

Co­mo en los vie­jos tiem­pos, el T-MEC, re­em­pla­zo del TLCAN, pa­só con ban­de­ras des­ple­ga­das en el Se­na­do, 114 de los 128 se­na­do­res vo­ta­ron a fa­vor, pe­ro aho­ra hay que es­pe­rar a que en Was­hing­ton se vo­te an­tes del La­bor Day, día del tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos.

Esa fe­cha del pró­xi­mo sep­tiem­bre es cuan­do se po­nen en mar­cha los tra­ba­jos de cam­pa­ñas de le­gis­la­do­res y los de la lu­cha por la Ca­sa Blan­ca. Ésa es, por lo tan­to, la ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra que el T-MEC sea ra­ti­fi­ca­do por el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos.

To­do de­pen­de de los cálcu­los po­lí­ti­cos de la ma­yo­ría de­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, li­de­ra­da por Nancy Pe­lo­si. Aun­que ella con­ten­ga a sus ra­di­ca­les, na­da ga­ran­ti­za que los de­mó­cra­tas vo­ten el T-MEC y quie­ran dar­le un triun­fo a Trump.

Des­em­pleo, ¿de ver­dad no lo es­pe­ra­ban?

Las es­ta­dís­ti­cas del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial mues­tran que el nú­me­ro de afi­lia­dos des­cen­dió, lo cual se in­ter­pre­ta co­mo uno de los efec­tos co­la­te­ra­les de los re­cor­tes de per­so­nal en el go­bierno y de la pa­rá­li­sis en otras áreas de la eco­no­mía.

Una de esas áreas es la de la cons­truc­ción, pues por ra­zo­nes, di­ga­mos “po­lí­ti­cas”, se han de­te­ni­do mu­chas obras, pú­bli­cas y pri­va­das. Los po­cos em­pleos for­ma­les crea­dos no com­pen­sa­ron la ba­ja ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Aun­que el go­bierno fe­de­ral lo nie­gue, hay da­ños por sus de­ci­sio­nes. La enor­me pér­di­da de em­pleos for­ma­les no pu­do com­pen­sar­la con la in­cor­po­ra­ción al IMSS de más de 400 jó­ve­nes del pro­gra­ma Cons­tru­yen­do el Fu­tu­ro”. ¿Aca­so al­guien del go­bierno cre­yó que sus de­ci­sio­nes no ten­drían efec­tos en la eco­no­mía real?

Mi­gra­ción: hay que ver ha­cia ade­lan­te

Mu­cha agua ha pa­sa­do ba­jo el agua des­de que Ale­jan­dro En­ci­nas y Ol­ga Sán­chez Cordero con­vo­ca­ron a los cen­troa­me­ri­ca­nos a ve­nir a Mé­xi­co, don­de re­ci­bi­rían vi­sas hu­ma­ni­ta­rias y ca­si, ca­si es­col­ta pa­ra lle­gar a la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos.

Las gro­se­ras re­cla­ma­cio­nes y ame­na­zas de Es­ta­dos Uni­dos han for­za­do a una in­te­li­gen­te re­con­si­de­ra­ción, pues, se­gún el doc­tor Fran­cis­co Gar­du­ño, fla­man­te di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción, la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria se­rá “de con­ten­ción”.

Eso, obli­ga­da­men­te, ha­rá que las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas ac­túen con una fir­me­za no pre­vis­ta y, aun­que crea­mos que ten­dre­mos la coope­ra­ción de la ONU y de Cen­troa­mé­ri­ca, en reali­dad so­los ten­dre­mos que con­te­ner, al­ber­gar y de­por­tar, sin re­pro­ches de­con­cien­cia.

NO­TAS EN RE­MO­LINO

Se equi­vo­can quie­nes creen que la re­gre­si­va re­for­ma elec­to­ral de Pa­blo Gómez no gus­ta en Pa­la­cio Na­cio­nal… Es tiem­po de que el di­rec­tor del IMSS, Zoé Robledo, ha­ga una de­fi­ni­ción fun­da­men­tal: o se ocu­pa de for­ta­le­cer a la ins­ti­tu­ción de la se­gu­ri­dad so­cial me­xi­ca­na o se ape­ga a la na­rra­ti­va del se­gu­ro uni­ver­sal… Aho­ra sí, el fis­cal ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca,

Ale­jan­dro Gertz Ma­ne­ro, tan pul­cro en es­co­ger al fis­cal pa­ra la tra­ge­dia de los nor­ma­lis­tas de Ayot­zi­na­pa, ya en­fren­ta la irra­cio­na­li­dad de los re­cla­man­tes que es­tu­vie­ron aco­gi­dos en las ofi­ci­nas de Bu­ca­re­li… El can­ci­ller Mar­ce­lo Ebrard con­fía en la coope­ra­ción de la ONU pa­ra el gran plan de desa­rro­llo de Cen­troa­mé­ri­ca. Em­pe­ro, de­be sa­ber que no es gra­tis, que la ONU co­bra mu­cho y, cla­ro, en dó­la­res… A pro­pó­si­to de aus­te­ri­dad, ¿sa­be al­guien que las me­di­das, más que aus­te­ras mez­qui­nas, dis­pues­tas en la Cá­ma­ra de Dipu­tados fue­ron apro­ba­das por los dipu­tados, que son quie­nes man­dan? Ca­paz que fue de­ci­sión de un cuen­ta­chi­les con ini­cia­ti­va… “Ooooh”, se es­cu­cha la ex­cla­ma­ción en pro­vin­cia por­que al­gu­nos des­cu­brie­ron que hay po­lle­ros que trans­por­tan y ex­plo­tan a los mi­gran­tes. Por fa­vor, es co­mo si al­guien les di­je­ra que sí hay agua ti­bia. Los po­lle­ros, los tra­fi­can­tes de per­so­nas exis­ten ha­ce dé­ca­das, y, por cier­to, ca­da año son peo­res… Al­gu­nas al­mas des­ca­rria­das del “pue­blo bueno” hur­ta­ron los za­pa­ti­tos de bron­ce con los cua­les, en Pa­seo de la Re­for­ma se re­cor­da­ba a los ni­ños muer­tos en la Guar­de­ría ABC. ¡Qué po­ca!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.