Se vul­ne­ra pre­sun­ción de inocen­cia: Pe­dro Joa­quín

El Economista (México) - - Política Y Sociedad - Ro­lan­do Ramos

A FIN de co­no­cer las acu­sa­cio­nes en su con­tra, Pe­dro Joa­quín Cold­well, se­cre­ta­rio de Ener­gía du­ran­te el se­xe­nio del ex­pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to, in­sis­tió en su dis­po­si­ción a com­pa­re­cer an­te la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca so­bre el ca­so Fer­ti­nal.

“Reite­ro mi so­li­ci­tud an­te la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca pa­ra efec­tos de ser ci­ta­do a com­pa­re­cer y co­no­cer las acu­sa­cio­nes que se nos for­mu­lan, así co­mo tam­bién pa­ra con­tri­buir al es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos que el país re­cla­ma”, co­mu­ni­có a tra­vés de una carta di­ri­gi­da a me­dios.

El ex­go­ber­na­dor de Quin­ta­na Roo, ex­pre­si­den­te na­cio­nal del PRI y ex­se­cre­ta­rio de Tu­ris­mo en el go­bierno del ex­pre­si­den­te Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri fue in­mis­cui­do en la com­pra de la em­pre­sa pro­duc­to­ra de fer­ti­li­zan­tes Fer­ti­nal por par­te de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos (Pe­mex), por la que pa­gó 635 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2015.

La plan­ta fer­ti­li­za­do­ra, sien­do in­sol­ven­te, se ha­bría ad­qui­ri­do a so­bre­pre­cio.

Quie­nes aquel año con­for­ma­ron el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de Pe­mex, ase­gu­ró, to­ma­ron de­ci­sio­nes so­bre la com­pra de la plan­ta de fer­ti­li­zan­tes Fer­ti­nal a par­tir de ava­lúos y dic­tá­me­nes pre­sen­ta­dos por la ad­mi­nis­tra­ción de la em­pre­sa pe­tro­le­ra del Es­ta­do y rea­li­za­dos por fir­mas in­ter­na­cio­na­les es­ta­ble­ci­das en Mé­xi­co.

A de­cir su­yo, las fir­mas, de re­co­no­ci­do pres­ti­gio, fue­ron quie­nes acre­di­ta­ron el va­lor de los ac­ti­vos, la via­bi­li­dad y la con­ve­nien­cia de la com­pra­ven­ta de la em­pre­sa de fer­ti­li­zan­tes Fer­ti­nal.

“Los exin­te­gran­tes del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos, que co­no­ci­mos del ca­so Fer­ti­nal, so­mos per­so­nas ho­no­ra­bles, con dis­tin­tas es­pe­cia­li­da­des y orí­ge­nes, pe­ro con el co­mún de­no­mi­na­dor de ha­ber tra­ba­ja­do siem­pre ba­jo el prin­ci­pio de buena fe, por el bien de Pe­mex y del país, a par­tir de la in­for­ma­ción que se pu­so a nues­tra dis­po­si­ción”, ci­tó Joa­quín Cold­well en su es­cri­to.

De acuer­do con el priis­ta, di­chas fir­mas, de re­co­no­ci­do pres­ti­gio, fue­ron las que acre­di­ta­ban el va­lor de los ac­ti­vos, la via­bi­li­dad y la con­ve­nien­cia de la com­pra­ven­ta de la em­pre­sa de fer­ti­li­zan­tes.

A las per­so­nas les asis­te el de­re­cho a que sea la pro­pia au­to­ri­dad la que in­for­me de ma­ne­ra di­rec­ta, pun­tual y de­ta­lla­da el con­te­ni­do de las in­da­ga­cio­nes con que se les re­la­cio­na, es­ta­ble­ció.

Fi­nal­men­te, es­ti­mó que se vul­ne­ra el prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal de pre­sun­ción de inocen­cia cuan­do se dan por ver­dad di­chos no acre­di­ta­dos con prue­bas.

Emi­lio Lo­zo­ya, ex­ti­tu­lar de Pe­mex, y el ex­se­cre­ta­rio de Ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.