Pro­yec­to Ki­mo­ra

El Economista (México) - - Política Y Sociedad - Alberto Agui­rre alberto.agui­[email protected]

Fer­ti­nal na­ció ori­gi­nal­men­te con el nom­bre de Gru­po Em­pre­sa­rial del Ba­jío, con el ob­je­to de in­dus­tria­li­zar y co­mer­cia­li­zar to­da cla­se de fer­ti­li­zan­tes, pro­duc­tos quí­mi­cos, granos y ma­te­rias pri­mas en ge­ne­ral. Y jus­to ha­ce 25 años —el 13 de ju­nio de 1994, seis me­ses an­tes de que con­clu­ye­ra el se­xe­nio de Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri— cam­bió de de­no­mi­na­ción.

A lo lar­go de dos dé­ca­das, el cor­po­ra­ti­vo con­jun­tó nue­ve em­pre­sas —orien­ta­das a la pro­duc­cióny co­mer­cia­li­za­ción de fer­ti­li­zan­tes fos­fa­ta­dos y ni­tro­ge­na­dos— y dos uni­da­des pro­duc­ti­vas: la mi­na de San Juan de la Cos­ta, en Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, y un com­ple­jo in­dus­trial en Lá­za­ro Cár­de­nas, Mi­choa­cán.

A fi­na­les del 2014, la di­rec­ti­va de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos en­ca­be­za­da por Emi­lio Lo­zo­ya Aus­tin co­men­zó los trá­mi­tes pa­ra ad­qui­rir Fer­ti­nal. El Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción au­to­ri­zó el pro­yec­to de in­ver­sión pa­ra fi­nan­ciar y con­cre­tar la com­pra, es­ta­ble­cien­do el va­lor má­xi­mo de la ope­ra­ción en 635 mi­llo­nes de dó­la­res, siem­pre y cuan­do las ins­tan­cias re­gu­la­to­rias per­ti­nen­tes die­ran su au­to­ri­za­ción y el due di­li­gen­ce —le­gal, eco­nó­mi­co, fi­nan­cie­ro, am­bien­tal, de con­ta­bi­li­dad de ries­gos y ren­ta­bi­li­dad— que­da­ra com­ple­ta­do.

Tres años des­pués —y dos di­rec­to­res de por me­dio— el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de Pe­mex bus­có des­in­ver­tir en Fer­ti­nal, en un pro­ce­so que coor­di­nó UBS pe­ro que que­dó trun­co. In­clu­so an­tes de su ad­qui­si­ción, téc­ni­ca­men­te es­ta­ba en quie­bra. El so­bre­en­deu­da­mien­to era una pe­sa­da lo­za.

An­te la ame­na­za de la lle­ga­da de una em­pre­sa ale­ma­na, que en el se­xe­nio cal­de­ro­nis­ta ob­tu­vo la con­ce­sión pa­ra ins­ta­lar una plan­ta pa­ra la ela­bo­ra­ción de fer­ti­li­zan­tes en To­po­lo­bam­po, Si­na­loa, la di­rec­ción ge­ne­ral de Pe­mex de­ci­dió man­te­ner el con­trol de la pro­duc­ción na­cio­nal de amo­nia­co en el Com­ple­jo Pe­tro­quí­mi­co Co­so­lea­ca­que. La me­ta era pro­du­cir 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de amo­nia­co al año en las cua­tro plan­tas ins­ta­la­das en aque­lla lo­ca­li­dad del sur de Ve­ra­cruz.

Nun­ca pu­die­ron. La ca­ren­cia de gas na­tu­ral im­pe­día cum­plir con ese ob­je­ti­vo, pe­ro so­bre to­do el des­gas­te de los equi­pos y la fal­ta de man­te­ni­mien­to.

Pe­mex Fer­ti­li­zan­tes ad­qui­rió 3,742 mi­llo­nes 179,690 ac­cio­nes de Gru­po Fer­ti­nal, por lo que des­em­bol­só 209.2 mi­llo­nes de dó­la­res. El pa­go se con­cre­tó el 28 de enero del 2016.

PMX Fer­ti­li­zan­tes Pa­cí­fi­co sus­cri­bió un con­tra­to de aper­tu­ra de cré­di­to sim­ple con Na­cio­nal Fi­nan­cie­ra y Ban­co­mext. Si­mul­tá­nea­men­te, am­bas ins­ti­tu­cio­nes y Ban­co Az­te­ca otor­ga­ron a Gru­po Fer­ti­nal un prés­ta­mo por 425.8 mi­llo­nes de dó­la­res, pa­ra que li­qui­da­ra adeu­dos. Am­bos prés­ta­mos se­rían pa­ga­de­ros en 16 años.

En di­ciem­bre del 2015, cuan­do Pe­mex ad­qui­rió la em­pre­sa, és­ta pre­sen­ta­ba pér­di­das en su flu­jo men­sual por 12 mi­llo­nes de dó­la­res. Asi­mis­mo, la em­pre­sa se en­tre­gó a Pe­mex con ca­pi­tal de tra­ba­jo ne­ga­ti­vo.

En ju­lio del 2016, Pe­mex ini­ció un res­ca­te a Fer­ti­nal e in­yec­tó 120 mi­llo­nes de dó­la­res que se uti­li­za­ron pa­ra re­po­ner ca­pi­tal de tra­ba­jo y lle­var a ca­bo in­ver­sio­nes de ca­pex ur­gen­tes. Al cie­rre del 2018, Fer­ti­nal ha­bía lo­gra­do re­es­truc­tu­rar su deu­da,

que as­cen­día a 425.8 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro los ser­vi­cios de la deu­da de los 209.2 mi­llo­nes de dó­la­res re­que­rían ser ca­pi­ta­li­za­dos.

En el 2016, el des­pa­cho Ernst & Young reali­zó un ava­lúo con la me­to­do­lo­gía Nor­mas In­ter­na­cio­na­les de In­for­ma­ción Fi­nan­cie­ra (NIIF), que iden­ti­fi­có un de­te­rio­ro por 193.9 mi­llo­nes de dó­la­res en el va­lor de Fer­ti­nal, que al cie­rre del ejer­ci­cio fis­cal de ese año —se­gún la con­ta­bi­li­dad de Pe­mex— se re­gis­tró co­mo pér­di­da, re­sul­tan­te de la di­fe­ren­cia en­tre el pre­cio pa­ga­do y el va­lor de­ter­mi­na­do por la fir­ma de con­sul­to­ría, de ape­nas 15 mi­llo­nes de dó­la­res.

Un año an­tes ha­bía na­ci­do Pe­mex Fer­ti­li­zan­tes, con tres uni­da­des de ne­go­cio: Gru­po Fer­ti­nal y sus sub­si­dia­rias; Pro-agroin­dus­tria, con una plan­ta de urea en Pa­ja­ri­tos, Ve­ra­cruz, y el com­ple­jo pe­tro­quí­mi­co de Co­so­lea­ca­que, úni­co pro­duc­tor de amo­nia­co en el país.

El cue­llo de bo­te­lla es­ta­ba en el com­ple­jo de Co­so­lea­ca­que, im­po­si­bi­li­ta­do pa­ra sur­tir amo­nia­co de ma­ne­ra con­fia­ble y efi­cien­te a Pro-agroin­dus­tria. Du­ran­te los úl­ti­mos 15 años, allí hu­bo una pro­duc­ción pro­me­dio cer­ca­na a 35% de su ca­pa­ci­dad. En los úl­ti­mos dos años, los es­fuer­zos pa­ra po­ner en mar­cha las cua­tro plan­tas de amo­nia­co “son los más in­ten­si­vos y reite­ra­dos en la historia re­cien­te de Pe­mex”. Pa­ra per­mi­tir la im­por­ta­ción de es­te in­su­mo des­de el gol­fo de Mé­xi­co, se de­ci­dió re­con­fi­gu­rar la Ter­mi­nal Pa­ja­ri­tos. Si­mul­tá­nea­men­te, Pe­mex con­ti­nuó con la reha­bi­li­ta­ción de dos plan­tas de urea. En ma­yo del 2018 se ini­ció el en­cen­di­do de la pri­me­ra plan­ta, la cual ya pro­du­jo urea. Sin em­bar­go, in­te­rrum­pió ope­ra­cio­nes en su fa­se de es­ta­bi­li­za­ción, la cual de­jó de pro­du­cir por fal­ta de in­su­mos (amo­nia­co y CO2).

“El re­za­go acu­mu­la­do es su­ma­men­te al­to co­mo con­se­cuen­cia de in­ver­sio­nes no rea­li­za­das o de­fi­cien­tes”, re­co­no­cen los li­bros blan­cos de Pe­mex Fer­ti­li­zan­tes, en­tre­ga­dos al cie­rre de la pa­sa­da ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral.

EFEC­TOS SE­CUN­DA­RIOS

PRO­ME­SAS. Pa­ra cum­plir con su pro­pó­si­to de be­car a 10 mi­llo­nes de ni­ños y jó­ve­nes, el go­bierno fe­de­ral ten­drá que for­ta­le­cer sus alian­zas con sec­to­res em­pre­sa­ria­les e in­dus­tria­les, in­sis­tió el se­cre­ta­rio Es­te­ban Moc­te­zu­ma Ba­rra­gán. Más de 5 mi­llo­nes de be­cas son pa­ra es­tu­dian­tes de pri­ma­ria y se­cun­da­ria, que pro­vie­nen de fa­mi­lias de es­ca­sos re­cur­sos, y otros 4.2 mi­llo­nes de apo­yos se­rán en­tre­ga­dos a ins­cri­tos en plan­te­les de edu­ca­ción me­dia su­pe­rior, con lo que se da­rá co­ber­tu­ra uni­ver­sal en be­cas en es­te ni­vel edu­ca­ti­vo. Adi­cio­nal­men­te, es­tán los 300,000 afi­lia­dos al pro­gra­ma “Jó­ve­nes Cons­tru­yen­do el Fu­tu­ro” y otros 290,000 be­ca­rios en edu­ca­ción su­pe­rior.

PEN­DIEN­TES. Na­die ati­na a sa­ber por qué el re­tra­so pa­ra que la Co­mi­sión Bi­ca­me­ral dic­ta­mi­ne quien se­rá el, o la nue­va di­rec­to­ra del Ca­nal del Con­gre­so. Trans­cu­rre el tiem­po y na­da pa­sa, y lo úni­co que ge­ne­ra es­to son más es­pa­cios pa­ra la es­pe­cu­la­ción. Una pri­me­ra lec­tu­ra es que al in­te­rior los le­gis­la­do­res no se po­nen de acuer­do. Es­to en el me­jor de los ca­sos. La otra es que quie­ran dar un al­ba­zo, con eso de que hay per­so­na­jes de la 4T que no han sa­ca­do las ma­nos del pro­ce­so. Hay por su­pues­to dos nom­bres que se men­cio­nan con in­sis­ten­cia, pe­ro lo cier­to es que el ca­nal re­quie­re un ti­tu­lar y con ello el cam­bio y la ci­ru­gía que se ne­ce­si­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.