Abo­ga por la no des­apa­ri­ción de La Gaceta del FCE

El Economista (México) - - Arte, Ideas Y Gente - Ricardo Qui­ro­ga ricardo.qui­ro­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

EL AR­TI­CU­LIS­TA, edi­tor y tra­duc­tor Ra­món Co­ta Me­za fun­gió co­mo je­fe de Re­dac­ción de La Gaceta del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca (FCE) en­tre el 2016 y el 2018. Re­dac­ta­ba, tra­du­cía y co­la­bo­ra­ba con la pu­bli­ca­ción men­sual. Tra­ba­ja­ba en ca­sa y acu­día úni­ca­men­te a las reunio­nes de pla­nea­ción, en pro­me­dio, dos ve­ces al año. Tra­ba­ja­ba co­mo em­plea­do de ba­se pe­ro co­bra­ba co­mo pres­ta­dor de ser­vi­cios, era em­plea­do ex­terno.

“Co­mo a los seis me­ses de ha­ber in­gre­sa­do me nom­bra­ron je­fe de Re­dac­ción por­que, en reali­dad, yo ha­cía La Gaceta. Me en­car­ga­ba prác­ti­ca­men­te de to­do. Fui con­tra­ta­do por el de­par­ta­men­to de pro­vee­do­res, igual que un ven­de­dor de tin­ta, por ejem­plo. En­tra­ba a la bo­de­ga a fir­mar pa­pe­les. Me con­tra­ta­ron por ese la­do por­que no ha­bía ma­ne­ra de que me con­tra­ta­ran por el la­do edi­to­rial”, com­par­te en en­tre­vis­ta.

La úl­ti­ma pu­bli­ca­ción de La Gaceta has­ta aho­ra fue la de di­ciem­bre del 2018, en la que Co­ta co­la­bo­ró mu­cho me­nos. En los pri­me­ros días de di­ciem­bre pa­sa­do, jun­to con el cam­bio de ad­mi­nis­tra­ción, cuan­do el aho­ra di­rec­tor del FCE, Fran­cis­co Ig­na­cio Tai­bo Maho­jo, fue nom­bra­do ge­ren­te edi­to­rial y en­car­ga­do del des­pa­cho, los ser­vi­cios de Co­ta ya no fue­ron re­que­ri­dos, sin no­ti­fi­ca­ción al­gu­na.

La me­di­da fue co­rres­pon­dien­te con lo anun­cia­do por la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co, don­de, des­de di­ciem­bre, se or­de­nó que las de­pen­den­cias y en­ti­da­des de ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca no po­drán con­tra­tar a pres­ta­do­res de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les por ho­no­ra­rios con car­go a su pre­su­pues­to.

“Sim­ple­men­te se apli­có el de­cre­to. No me di­je­ron na­da, ni si­quie­ra me pu­de co­mu­ni­car, no me to­ma­ron la lla­ma­da. La em­plea­da ad­mi­nis­tra­ti­va con la que me co­mu­ni­ca­ba, quien re­ci­bía mis lla­ma­das, tam­bién fue re­cor­ta­da”, re­cuer­da y agre­ga: “In­ten­té en­trar en con­tac­to con Tai­bo II a tra­vés de un ami­go en co­mún. Le man­dé una pe­que­ña carta don­de le ma­ni­fes­ta­ba mi idea de lo que lo que de­bía ser La Gaceta. Pe­ro nun­ca me res­pon­dió, na­da más le di­jo a mi ami­go que iba a ver, pe­ro que es­ta­ba muy di­fí­cil”.

Esa edi­ción do­ble (576 y 577), co­rres­pon­dien­te a di­ciem­bre y enero pa­sa­dos, fue la úl­ti­ma pu­bli­ca­da por el Fon­do de ma­ne­ra fí­si­ca y di­gi­tal.

En enero pa­sa­do, en con­fe­ren­cia de pren­sa, Tai­bo II anun­ció que La Gaceta sí ten­dría con­ti­nui­dad, pe­ro úni­ca­men­te de ma­ne­ra di­gi­tal. Sin em­bar­go, a la fe­cha no se ha di­cho nin­gu­na pa­la­bra so­bre su re­lan­za­mien­to, la nue­va lí­nea edi­to­rial o quién se­rá res­pon­sa­ble de su edi­ción.

“En La Gaceta po­días leer ade­lan­tos de li­bros, re­se­ñas, co­no­cer las no­ve­da­des. Ha si­do una pu­bli­ca­ción res­pe­ta­ble y no ha­bía de­ja­do de pu­bli­car­se. Ha­bía va­ria­do su pe­rio­di­ci­dad y el for­ma­to, pe­ro se pu­bli­có sin in­te­rrup­ción”, se­ña­la Co­ta Me­za so­bre la pu­bli­ca­ción fun­da­da por Ar­na­do Or­fi­la Rey­nal en 1954, ga­na­do­ra del Pre­mio Na­cio­nal de Pe­rio­dis­mo, en 1987, y del Pre­mio Ca­niem al Ar­te Edi­to­rial pa­ra Pu­bli­ca­cio­nes Pe­rió­di­cas en el 2011.

Di­cha pu­bli­ca­ción fue edi­ta­da por el pe­rio­dis­ta Ro­ber­to Gar­za Itur­bi­de has­ta el nú­me­ro 566, co­rres­pon­dien­te al mes de fe­bre­ro. A par­tir del si­guien­te nú­me­ro, la edi­to­ra Ro­cío Mar­tí­nez Ve­láz­quez asu­mió la

Los gran­des tí­tu­los fi­lo­só­fi­cos en el Fon­do, que se pu­bli­ca­ron so­bre to­do en los años 40, son lec­tu­ras muy ac­tua­les, por­que fue­ron la crí­ti­ca de la mo­der­ni­dad que es muy ne­ce­sa­ria aho­ra”.

Ra­món Co­ta Me­za, edi­tor y tra­duc­tor.

res­pon­sa­bi­li­dad.

A par­tir de eso, di­ce Co­ta Me­za, “cam­bió el mo­do de tra­ba­jar y me re­le­ga­ron bas­tan­te. Me man­tu­ve, pe­ro no me hi­cie­ron ca­so en las ideas que plan­tea­ba pa­ra me­jo­rar el con­te­ni­do. Mi idea era que no de­bía de ser una pu­bli­ca­ción ex­clu­si­va de no­ve­da­des, por su­pues­to, sin aban­do­nar­las. Pro­po­nía que las no­ve­da­des que fue­ran pre­sen­ta­das se re­la­cio­na­ran con la tra­di­ción edi­to­rial del Fon­do, que hu­bie­ra un diá­lo­go en­tre lo nue­vo y lo vie­jo, por­que en reali­dad, lo vie­jo del Fon­do es va­lio­so; los li­bros de los años 40, por ejem­plo, el en­sa­yo a pro­fun­di­dad. Las co­lec­cio­nes del FCE en es­tos te­mas han si­do muy apre­cia­das en el mun­do, no só­lo de ha­bla his­pa­na”.

Ar­gu­men­ta que las tra­di­cio­nes li­te­ra­rias se de­ben dis­cu­tir, te­ner una re­no­va­ción crí­ti­ca. Abo­ga por abrir un diá­lo­go en­tre lo nue­vo y lo clá­si­co a tra­vés de una pla­ta­for­ma tan rica en historia co­mo lo ha si­do La Gaceta.

“Los gran­des tí­tu­los fi­lo­só­fi­cos en el Fon­do, que se pu­bli­ca­ron en los años 40, son lec­tu­ras muy ac­tua­les, por­que fue­ron la crí­ti­ca de la mo­der­ni­dad que es muy ne­ce­sa­ria aho­ra; es de­cir, mu­chas de las re­fle­xio­nes que es­tán en esos li­bros son pro­duc­to de la ex­pe­rien­cia que vi­vió el mun­do en las gue­rras y la Gran Depresión. El mun­do que vi­vi­mos aho­ra se pa­re­ce mu­cho a ese, de mo­do que las re­fle­xio­nes que hi­cie­ron esos gran­des pen­sa­do­res po­dría ayu­dar a com­pren­der lo qué es­tá pa­san­do. En ese sen­ti­do, la tra­di­ción del Fon­do es muy va­lio­sa en es­te mo­men­to”, opi­na.

Fo­to ee: ro­sa­rio ser­vin

Co­ta Me­za fue je­fe de re­dac­ción de La Gaceta en­tre el 2016 y el 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.