Pér­di­da del ca­be­llo en cán­cer, más que un te­ma es­té­ti­co

El Economista (México) - - Arte, Ideas Y Gente - Nelly To­che nelly.to­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

LA CAÍ­DA del ca­be­llo en pa­cien­tes con cán­cer, de­bi­do a tra­ta­mien­tos co­mo la qui­mio­te­ra­pia, tie­ne efec­tos emo­cio­na­les y psi­co­ló­gi­cos ad­ver­sos ta­les co­mo fo­bia so­cial, an­sie­dad o depresión, que los lle­van a per­der su iden­ti­dad. Es bien sa­bi­do que par­te fun­da­men­tal de la re­cu­pe­ra­ción es­tri­ba en el es­ta­do de áni­mo, por ello re­sul­ta ne­ce­sa­rio ofre­cer he­rra­mien­tas ade­cua­das —en es­te ca­so pa­ra la pér­di­da de ca­be­llo— que pue­dan ayu­dar a me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da y prin­ci­pal­men­te su au­to­es­ti­ma, la cual va más allá del as­pec­to fí­si­co.

An­te es­te con­tex­to, ac­tual­men­te se em­plean tra­ta­mien­tos mé­di­cos pa­ra evi­tar la pér­di­da del ca­be­llo, co­mo en­friar el cue­ro ca­be­llo du­ran­te el pro­ce­so de qui­mio­te­ra­pia a tra­vés de un go­rro (Dig­ni­cap), el cual ha­ce que los va­sos san­guí­neos al­re­de­dor de los fo­lícu­los ca­pi­la­res se con­trai­gan, por lo tan­to, una me­nor can­ti­dad de qui­mio­te­ra­pia lle­ga a las cé­lu­las ca­pi­la­res. Co­mo re­sul­ta­do, el ries­go de per­der el ca­be­llo se re­du­ce drás­ti­ca­men­te.

Ha­ce me­nos de un año Me­che fue diag­nos­ti­ca­da con cán­cer de ma­ma. En en­tre­vis­ta pa­ra El Economista, cuen­ta: “Cuan­do yo en­tré a las qui­mio­te­ra­pias me ha­bla­ron de es­te pro­yec­to, mi es­po­so y mis hi­jos muy en­tu­sias­ma­dos me di­je­ron ‘sí, ma­má, que te lo pon­gan’ y si ellos iban a ha­cer el es­fuer­zo pa­ra ad­qui­rir­lo, a mí me to­ca­ba ser po­si­ti­va y acep­té”.

“La fa­mi­lia siem­pre me echa­ba po­rras y yo me sen­tí muy bien. Tu­ve mu­cha con­fian­za y des­de ese mo­men­to me men­ta­li­cé a que no per­de­ría mi ca­be­llo, la ver­dad la ac­ti­tud cuen­ta mu­cho. Al­go que se me gra­bó mu­cho fue que el doc­tor me di­jo: ‘Señora 95% de que us­ted se ali­vie y se sien­ta bien es la ac­ti­tud que to­me’”.

Por su par­te, el doc­tor Ro­ber­to Her­nán­dez Pe­ña, es­pe­cia­lis­ta del Hos­pi­tal ABC, con­fir­ma que es­to ayu­da al ape­go del tra­ta­mien­to, “por­que la caí­da de ca­be­llo es uno de los efec­tos se­cun­da­rios más fre­cuen­tes, es­to tie­ne un efec­to a ni­vel emo­cio­nal y en su en­torno, que tie­ne una re­per­cu­sión en los re­sul­ta­dos de tra­ta­mien­to (…) Hoy es­tos as­pec­tos de la sa­lud se to­can in­clu­so en los congresos in­ter­na­cio­na­les, pues ge­ne­ran mu­cho me­jo­res res­pues­tas en los pa­cien­tes”.

PRO­CE­DI­MIEN­TO EN FRÍO

Me­che ex­pli­ca que, du­ran­te el tra­ta­mien­to, per­dió só­lo 10% de su ca­be­llo, “lue­go me ex­pli­ca­ron que eso que per­dí es so­la­men­te la par­te más ca­lien­te que te­ne­mos to­dos en la ca­be­za (…) Me di­je­ron có­mo la­var­lo y sus cui­da­dos; si­guien­do esos pa­sos, se­ría mí­ni­ma la caí­da”.

Al ha­blar de có­mo se sien­te es­te pro­ce­di­mien­to, ella lo des­cri­be co­mo na­da pe­sa­do, muy frío; “cuan­do ya lo ter­mi­ná­ba­mos, yo veía que el cas­co te­nía has­ta co­mo hie­li­to”.

¿POR QUÉ HAY PÉR­DI­DA DE CA­BE­LLO?

Du­ran­te el tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co se in­tro­du­ce un pro­duc­to en la san­gre que es tó­xi­co pa­ra las cé­lu­las can­ce­ro­sas que se mul­ti­pli­can rá­pi­da­men­te, pe­ro tam­bién se da­ña a las cé­lu­las sa­nas co­mo las que se en­cuen­tran en los fo­lícu­los del ca­be­llo, por lo tan­to el ca­be­llo y el ve­llo cor­po­ral son los pri­me­ros en ver­se afec­ta­dos.

El tra­ta­mien­to de en­fria­mien­to del cue­ro ca­be­llu­do se co­no­ce y se ha uti­li­za­do des­de ha­ce 30 años; sin em­bar­go, la ad­mi­nis­tra­ción uni­for­me del frío es lo que de­ter­mi­na su efi

ca­cia pa­ra op­ti­mi­zar su efec­to y, en ese sen­ti­do, la tec­no­lo­gía ha per­mi­ti­do op­cio­nes con mí­ni­mos efec­tos se­cun­da­rios.

“Es un flu­jo con­ti­nuo de tem­pe­ra­tu­ra, a tra­vés de sen­so­res que si de­tec­tan que la tem­pe­ra­tu­ra co­mien­za a su­bir, en esa par­te del cue­ro ca­be­llu­do au­to­má­ti­ca­men­te co­mien­zan a tra­ba­jar con más frío pa­ra lle­gar a com­pen­sar y te­ner el pa­rá­me­tro desea­do, tam­bién si dis­mi­nu­ye mu­cho, la tem­pe­ra­tu­ra se com­pen­sa; és­te es el úni­co sis­te­ma a ni­vel mun­dial que ha­ce es­to y eso nos per­mi­te ta­sas de éxi­to ele­va­das”, ex­pli­ca el mé­di­co Her­nán­dez Pe­ña.

Re­to­man­do a Me­che pla­ti­ca: “Sa­lí muy a gus­to por­que ver­da­de­ra­men­te mi ca­be­llo se re­cu­pe­ró muy rá­pi­do, ac­tual­men­te ten­go mi ca­be­llo y con el asom­bro de mu­cha gen­te que me co­no­ce me pre­gun­tan, ¿por qué no se ca­yó tu ca­be­llo? Así me doy cuen­ta de que a mu­chas per­so­nas sí les in­tere­sa es­te tra­ta­mien­to”.

TRA­TA­MIEN­TO PA­RA TO­DOS

Her­nán­dez Pe­ña ase­gu­ra que los re­sul­ta­dos que han ob­te­ni­do son alen­ta­do­res, y es que de 10 pa­cien­tes ocho con­ser­van su ca­be­llo; es­tos da­tos son a ni­vel mun­dial y con re­sul­ta­dos se­me­jan­tes en Mé­xi­co.

Des­afor­tu­na­da­men­te aún no es­tá al al­can­ce de to­dos los pa­cien­tes, es un equi­po que se apli­ca en los hos­pi­ta­les. Al­gu­nos no­so­co­mios pri­va­dos lo tie­nen en Ciu­dad de Mé­xi­co, Que­ré­ta­ro, Mon­te­rrey y Gua­da­la­ja­ra, y en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas só­lo el Ins­ti­tu­to de Se­gu­ri­dad So­cial del Es­ta­do de Mé­xi­co y Mu­ni­ci­pios. “Lo que que­re­mos es que to­dos los pa­cien­tes ten­gan ma­yor ac­ce­so a es­te ti­po de te­ra­pias que sin du­da son ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la aten­ción in­te­gral de un pa­cien­te”, rei­te­ra el ci­ru­jano on­có­lo­go.

Di­jo que en Mé­xi­co es­te sis­te­ma se usa des­de el 2010, in­clu­so los es­tu­dios rea­li­za­dos en el país han he­cho apor­ta­cio­nes mun­dia­les; sin em­bar­go, por ejem­plo, en Es­ta­dos Uni­dos lle­gó en el 2015, y allá es­ta tec­no­lo­gía ya se en­cuen­tra en 123 cen­tros de aten­ción de cán­cer. “Aun­que no­so­tros em­pe­za­mos an­tes a usar­lo, cues­tio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y de­más no han per­mi­ti­do el in­gre­so de es­ta tec­no­lo­gía pa­ra lle­gar a más pa­cien­tes”.

La pér­di­da del ca­be­llo pue­de mi­ni­mi­zar­se con la apli­ca­ción de frío pa­ra con­traer los fo­lícu­los ca­pi­la­res.

FO­TO: SHUTTERSTO­CK

La caí­da de ca­be­llo tie­ne efec­tos emo­cio­na­les y psi­co­ló­gi­cos en los pa­cien­tes que di­fi­cul­tan la ba­ta­lla con­tra el cán­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.