¿ Ha­brá rec­ti­fi­ca­ción en el ae­ro­puer­to de San­ta Lu­cía y la re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas?

El Informador - El Financiero - - Economía -

Ha­ce unos días, en una con­ver­sa­ción con ami­gos del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do, se ha­bla­ba de la ca­pa­ci­dad de rec­ti­fi­car del Pre­si­den­te en ma­te­ria de po­lí­ti­ca de co­mer­cio ex­te­rior. De una ac­ti­tud pro­tec­cio­nis­ta en el pa­sa­do pa­só a apo­yar la aper­tu­ra co­mer­cial. No so­lo im­pul­só de­ci­di­da­men­te la fir­ma del T- MEC des­de la tran­si­ción, tam­bién de­tu­vo la ame­na­za del pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos de im­po­ner aran­ce­les a to­dos los pro­duc­tos me­xi­ca­nos, aun­que pa­ra ello tu­vo que cam­biar la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria con la que ha­bía ini­cia­do su go­bierno e im­pul­sar po­lí­ti­cas que el mis­mo hu­bie­ra cri­ti­ca­do en el pa­sa­do. El cam­bio no es me­nor y tie­ne que ver con una eva­lua­ción cos­to- be­ne­fi­cio de la si­tua­ción.

An­te es­te he­cho mu­chos nos pre­gun­ta­mos si se po­dría te­ner la mis­ma ca­pa­ci­dad de rec­ti­fi­ca­ción en pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra co­mo el Ae­ro­puer­to de San­ta Lu­cia o la re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas, que han si­do du­ra­men­te cri­ti­ca­dos.

Pa­ra en­ten­der lo di­fí­cil que se­ría pa­ra el Pre­si­den­te rec­ti­fi­car en es­tos ca­sos, va­le la pe­na leer los con­cep­tos que ex­pre­sa Dan Ariely en

un li­bro lla­ma­do ‘ Las Tram­pa del De­seo’. Se tra­ta de un li­bro so­bre eco­no­mía con­duc­tual, un cam­po re­la­ti­va­men­te nue­vo que se ba­sa en ele­men­tos tan­to de la psi­co­lo­gía co­mo de la eco­no­mía, que cons­ti­tu­ye una crí­ti­ca a la eco­no­mía es­tán­dar que ‘ pre­su­po­ne que to­dos so­mos ra­cio­na­les; que co­no­ce­mos to­da la in­for­ma­ción per­ti­nen­te re­la­cio­na­da con nues­tras de­ci­sio­nes, que po­de­mos cal­cu­lar el va­lor de las dis­tin­tas op­cio­nes que afron­ta­mos, y que con­gni­ti­va­men­te na­da nos im­pi­de so­pe­sar las ra­mi­fi­ca­cio­nes de cual­quier po­ten­cial de­ci­sión’. La eco­no­mía con­duc­tual, en con­tras­te, se ba­sa en la idea de que no siem­pre nos com­por­ta­mos de ma­ne­ra ra­cio­nal y fre­cuen­te­men­te co­me­te­mos erro­res en nues­tras de­ci­sio­nes.

El li­bro con­tie­ne un ca­pí­tu­lo que tra­ta so­bre el por­qué so­bre­va­lo­ra­mos lo que te­ne­mos; aun­que los ex­pe­ri­men­tos que presenta el au­tor se re­fie­ren a co­sas ma­te­ria­les, las con­clu­sio­nes tam­bién pue­den a apli­car­se a ideas o pro­yec­tos per­so­na­les.

Arely co­men­ta, a par­tir de sus ex­pe­ri­men­tos, có­mo la pro­pie­dad tie­ne al­gu­nas ra­re­zas. Una pri­me­ra ra­re­za es que nos enamoramos de lo que ya te­ne­mos. Cuan­do que­re­mos ven­der una ca­sa, por ejem­plo, la apre­cia­mos más que los po­ten­cia­les com­pra­do­res. Lo mis­mo pa­sa con las ideas, cuan­do nos apro­pia­mos de una idea la apre­cia­mos más de lo que va­le, cons­trui­mos ape­gos de los cuá­les nos es muy di­fí­cil des­pren­der­nos. El Pre­si­den­te tie­ne ape­gos na­tu­ra­les a pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra con los que ha so­ña­do des­de ha­ce va­rios años, los apre­cia más de lo que va­len.

La se­gun­da ra­re­za de la pro­pie­dad es que pres­ta­mos más aten­ción a lo que po­de­mos per­der que a lo que po­de­mos ga­nar. ¿ Qué ga­na­ría el Pre­si­den­te echán­do­se pa­ra atrás en los cues­tio­na­dos pro­yec­tos? Ver­se co­mo un po­lí­ti­co res­pon­sa­ble, que es­cu­cha y sa­be rec­ti­fi­car, pe­ro, co­mo se­ña­la Arely en su li­bro, la aver­sión a la pér­di­da es una emo­ción muy fuer­te. Se ima­gi­nan al Pre­si­den­te sin los pro­yec­tos en los que apos­ta­do su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, re­nun­cian­do a lle­var a ca­bo la re­fi­ne­ría de Dos Bo­cas en su es­ta­do na­tal o can­ce­lan­do el pro­yec­to de San­ta Lu­cía pa­ra re­gre­sar a un pro­yec­to al que se ha opues­to por dé­ca­das.

Una ter­ce­ra ra­re­za es que su­po­ne­mos que los de­más ve­rán la transac­ción ( en el ca­so de la ven­ta de un bien) des­de la mis­ma pers­pec­ti­va que no­so­tros, que com­par­ti­rán nues­tras emo­cio­nes. Nos es di­fí­cil pen­sar que las otras per­so­nas no vean al mun­do co­mo no­so­tros lo ve­mos; qui­zá por ello el Pre­si­den­te se de­ses­pe­ra y pien­sa que to­do el que se opo­ne a es­tos pro­yec­tos es con­ser­va­dor, co­rrup­to o tie­ne con­flic­tos de in­te­rés.

Arely tam­bién men­cio­na que cuan­to más tra­ba­jo ha pues­to uno en al­go, ma­yor se­rá el sen­ti­mien­to de pro­pie­dad que em­pe­za­rá a ex­pe­ri­men­tar res­pec­to a ello; y quién du­da del tra­ba­jo que le ha cons­ta­do al Pre­si­den­te en­fren­tar re­sis­ten­cias, tan­to ex­ter­nas co­mo in­ter­nas, pa­ra im­pul­sar es­tos pro­yec­tos.

Mi im­pre­sión es que los ele­men­tos enu­me­ra­dos ha­cen que la pro­ba­bi­li­dad de que el Pre­si­den­te cam­bie de opi­nión sea muy ba­ja. Es­ta ca­sa­do con sus pro­yec­tos, los con­si­de­ra par­te de su le­ga­do y por ello le cos­ta­ría tra­ba­jo so­por­tar la idea de no llé­va­los a ca­bo.

Arely re­co­mien­da to­mar dis­tan­cia crí­ti­ca pa­ra me­jo­rar el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes, tra­tar de ver ca­da transac­ción co­mo si yo no fue­ra el pro­pie­ta­rio del bien o de la idea, mar­can­do cier­ta dis­tan­cia en­tre yo mis­mo y el ar­tícu­lo o pro­yec­to que me in­tere­sa. So­lo to­man­do dis­tan­cia crí­ti­ca se pue­den ver las co­sas de ma­ne­ra más ob­je­ti­va.

Se ve di­fí­cil que el Pre­si­den­te cam­bie de opi­nión, a me­nos que ocu­rra una cir­cuns­tan­cia ex­ter­na que lo obli­gue a to­mar dis­tan­cia cri­ti­ca y ha­cer una eva­lua­ción cos­to- be­ne­fi­cio de és­tos pro­yec­tos des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te.

ÉRA­SE UNA VEZ UN NÚ­ME­RO Eduar­do So­jo Gar­za Al­da­pe Pro­fe­sor Aso­cia­do del CIDE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.