La in­for­ma­ción y el cam­bio

El Informador - El Financiero - - Economía -

La ve­lo­ci­dad ad­qui­ri­da por el pre­si­den­te y su Cuar­ta Trans­for­ma­ción, obli­gan a pre­gun­tar­se si al­gún ti­po de re­fle­xión de fon­do, di­ga­mos que es­truc­tu­ral, tie­ne ca­bi­da en el dis­cur­so pú­bli­co. En es­te dia­rio, en otro me­dio de co­mu­ni­ca­ción, o en el Con­gre­so de la Unión.

La cues­tión no es ba­la­dí, por­que va­rios de los pro­ble­mas que hoy en­ca­ra el país ex­pre­san des­ajus­tes o con­tra­dic­cio­nes es­truc­tu­ra­les de lar­ga da­ta y con­si­de­ra­ble pro­fun­di­dad. Es­tas di­men­sio­nes es­truc­tu­ra­les ca­si siem­pre tie­nen que ver con la eco­no­mía, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te. Pue­den des­ple­gar­se a lo lar­go y an­cho de la es­truc­tu­ra so­cial del país y afec­tar la pro­pia dis­po­si­ción psi­co­ló­gi­ca de las co­mu­ni­da­des que con­for­man la na­ción. Es­ta­mos an­te un clá­si­co es­ce­na­rio de ca­rác­ter co­lec­ti­vo con­tra una es­truc­tu­ra so­cial de­fi­cien­te.

Las con­se­cuen­cias que el dia­rio fer­vo­rín del pre­si­den­te, en sus lla­ma­das ma­ña­ne­ras, tie­nen so­bre la sub­je­ti­vi­dad na­cio­nal son va­ria­das. Su acu­mu­la­ción

pue­de dar lu­gar a ex­pre­sio­nes in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas sor­pre­si­vas, in­clu­so dis­rup­ti­vas.

Los pro­ble­mas que po­drían re­cla­mar el ad­je­ti­vo de es­truc­tu­ra­les son mu­chos y alu­den a la ma­cro­eco­no­mía, las re­la­cio­nes con el ex­te­rior, la ta­sa de acu­mu­la­ción de ca­pi­tal o las pau­tas im­plan­ta­das pa­ra dis­tri­buir los fru­tos del es­fuer­zo pro­duc­ti­vo de la so­cie­dad y, en par­ti­cu­lar, de quie­nes acu­den a la pro­duc­ción ma­te­rial y de ser­vi­cios. Es por ello por lo que la eco­no­mía en su más am­plia ex­pre­sión de­be­ría ser ob­je­to de mi­ra­das fre­cuen­tes por par­te de los gobernante­s y los due­ños del ca­pi­tal. Pe­ro no lo es.

Los que go­bier­nan pre­fie­ren guiar­se por el desem­pe­ño ac­tual y fu­tu­ro del PIB y los due­ños del ca­pi­tal por las ex­pec­ta­ti­vas de ga­nan­cia aquí y afue­ra, lo que no tie­ne mu­cho que ver con lo que pa­sa en la Bol­sa de Va­lo­res. Las fuen­tes de in­for­ma­ción son múl­ti­ples, co­mo tam­bién lo es el pe­so que ca­da uno le ad­ju­di­ca y las con­clu­sio­nes a las que lle­ga. Has­ta que una lla­ma­da de alar­ma las uni­fi­ca y to­dos dan la voz de aler­ta. No pa­re­ce que es­te­mos en una cir­cuns­tan­cia co­mo és­ta, pe­ro ca­da día pa­re­ce es­tar más cla­ro que las pro­ba­bi­li­da­des de una re­ce­sión mun­dial cre­cen.

La ame­na­za aran­ce­la­ria de Trump en días pa­sa­dos, de­be­ría ser una pri­me­ra lla­ma­da de aten­ción y de ac­ción. Asu­mir nues­tras de­bi­li­da­des es­truc­tu­ra­les y, des­de lue­go, nues­tras fra­gi­li­da­des en ma­te­ria de go­bierno y re­la­cio­nes po­lí­ti­cas. To­mar el pul­so a la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca y, al mis­mo tiem­po, pre­pa­rar al Es­ta­do y el cuer­po eco­nó­mi­co na­cio­nal pa­ra una even­tua­li­dad do­mi­na­da por ten­den­cias de­pre­si­vas, es obli­ga­ción pri­ma­ria del Es­ta­do, así co­mo de los or­ga­nis­mos em­pre­sa­ria­les di­se­ña­dos pa­ra es­tos me­nes­te­res.

Por ello no deja de ser preo­cu­pan­te que se con­fun­da el si­len­cio con la pru­den­cia y que le­jos de co­mu­ni­car a la so­cie­dad con cla­ri­dad y su­fi­cien­cia se pre­fie­ra ocul­tar o, de plano, ma­ni­pu­lar la in­for­ma­ción. Los es­fuer­zos de la so­cie­dad y del Es­ta­do por cons­truir or­ga­nis­mos ca­pa­ces de in­for­mar con cla­ri­dad y ra­pi­dez no han si­do me­no­res y de­ben ce­le­brar­se. INEGI y Co­ne­val, por ejem­plo, son en­ti­da­des do­ta­das has­ta ayer de apo­yo ins­ti­tu­cio­nal su­fi­cien­te pa­ra cum­plir con sus ta­reas ele­men­ta­les, pe­ro hoy sus fun­cio­nes son re­cor­ta­das.

El INEGI ha te­ni­do que sus­pen­der va­lio­sas en­cues­tas y el Co­ne­val re­du­cir su ca­pa­ci­dad de eva­lua­ción. La in­sis­ten­cia no de­be ce­jar: hay que for­ta­le­cer­los y ase­gu­rar que cum­plan con sus ta­reas. Sin in­for­ma­ción no hay de­ci­sión sino con­fu­sión.

Ro­lan­do Cor­de­ra Cam­pos Opi­ne us­ted: eco­no­[email protected] el­fi­nan­cie­ro. com. mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.