A 100 años de la crea­ción de la OIT, ¿ qué si­gue?

El Informador - El Financiero - - Economía - Car­los Ace­ves Del Ol­mo Pre­si­den­te del Con­gre­so del Tra­ba­jo y Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la CTM Opi­ne us­ted: eco­no­[email protected] el­fi­nan­cie­ro. com. mx

La Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo cum­ple 100 años y va­le la pe­na pre­gun­tar­se cuá­les son los si­guien­tes pa­sos pa­ra los tra­ba­ja­do­res, en un con­tex­to mun­dial de in­cer­ti­dum­bre.

Humea­ban aún los mor­te­ros y se­guían abier­tas, co­mo ci­ca­tri­ces en la tie­rra, las trin­che­ras de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, cuan­do — co­mo par­te de los acuer­dos al­can­za­dos en Ver­sa­lles— fue crea­da la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo. Era esa una épo­ca de re­vo­lu­cio­nes so­cia­les en lo lo­cal y de en­fren­ta­mien­to de Es­ta­dos na­cio­na­les en el plano glo­bal. Lo fue en Mé­xi­co y lo fue en Ru­sia. Era de cam­bios tam­bién en In­gla­te­rra, don­de las con­di­cio­nes de la vie­ja aris­to­cra­cia cho­ca­ron de fren­te con las ten­sio­nes de la re­vo­lu­ción in­dus­trial y el fin de la “be­lla épo­ca”.

En ese mar­co de cam­bios ra­di­ca­les, de una nue­va eco­no­mía — des­de la ma­si­fi­ca­ción y dis­tri­bu­ción de la ener­gía eléc­tri­ca, has­ta la pri­me­ra lí­nea de pro­duc­ción de un au­to­mó­vil—,

nue­vas ne­ce­si­da­des so­cia­les y la caí­da de re­gí­me­nes que do­mi­na­ron el si­glo XIX, na­ce una or­ga­ni­za­ción que plan­tea de ma­ne­ra ins­ti­tu­cio­nal la pro­ble­má­ti­ca de los de­re­chos la­bo­ra­les y la ge­ne­ra­ción de opor­tu­ni­da­des de em­pleo a tra­vés del diá­lo­go. En sín­te­sis: del cruel di­sen­so glo­bal al fin de la gue­rra, na­ció me­ca­nis­mo pa­ra el con­sen­so tri­par­ti­ta. De las abru­ma­do­ras di­fe­ren­cias en­tre em­plea­do­res y em­plea­dos, emer­gió una ma­ne­ra de plan­tear desafíos co­mu­nes. Po­cas ins­ti­tu­cio­nes a ni­vel in­ter­na­cio­nal son tan im­pres­cin­di­bles hoy co­mo lo fue­ron ha­ce un si­glo, co­mo la OIT.

Hoy no nos ace­cha la des­truc­ción y la gue­rra, pe­ro sí las ten­sio­nes so­cia­les que de­ri­van de la in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca, de la pro­fun­da de­si­gual­dad so­cial y del cam­bio tec­no­ló­gi­co. Las eco­no­mías no es­tán cre­cien­do a la ve­lo­ci­dad de las ex­pec­ta­ti­vas y ne­ce­si­da­des de los tra­ba­ja­do­res. Las ins­ti­tu­cio­nes de se­gu­ri­dad so­cial ape­nas se dan abasto pa­ra cum­plir su man­da­to le­gal, cuan­do la pi­rá­mi­de po­bla­cio­nal que len­ta pe­ro per­sis­ten­te­men­te se in­vier­te, ha­ce más di­fí­cil su via­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. La tec­ni­fi­ca­ción de la mano de obra, la ro­bo­ti­za­ción de los pro­ce­sos in­dus­tria­les, no es una ame­na­za de cien­cia fic­ción; es una reali­dad que es­tá des­pla­zan­do gen­te en edad la­bo­ral al des­em­pleo y a la frus­tra­ción. In­ten­tar fre­nar el fu­tu­ro es que­rer evi­tar la sa­li­da del sol. Por ello, la gran pre­gun­ta que de­be­mos ha­cer­nos quie­nes re­pre­sen­ta­mos la voz de mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res es: ¿ qué de­be­mos ha­cer pa­ra con­ver­tir esa ame­na­za en una opor­tu­ni­dad?, ¿ có­mo con­ju­ga­mos la ex­pe­rien­cia y la in­sus­ti­tui­ble in­te­li­gen­cia hu­ma­na, con los avan­ces de la tec­no­lo­gía y el aba­ti­mien­to de cos­tos que bus­ca to­da em­pre­sa?, ¿ có­mo de­ben ser los em­pleos del fu­tu­ro, qué com­pe­ten­cias de­ben ad­qui­rir nues­tros hi­jos, nues­tros nie­tos, pa­ra es­tar pre­pa­ra­dos an­te es­ta vo­rá­gi­ne de cam­bios?, ¿ qué im­pac­to so­cial ten­drá el des­pla­za­mien­to de la mano de obra en el obli­ga­do pe­río­do de tran­si­ción, en el que la tec­no­lo­gía lle­ga siem­pre an­tes que el pa­lia­ti­vo ins­ti­tu­cio­nal? Esas son las pre­gun­tas que de­be­mos ha­cer­nos co­mo uno de los 187 paí­ses miem­bros de la OIT. In­te­rro­gan­tes que só­lo pue­den ha­cer­se en una me­sa tri­par­ti­ta, don­de la opi­nión del em­pre­sa­rio val­ga lo mis­mo que la del tra­ba­ja­dor y la del go­bierno.

El tri­par­tis­mo no es ca­non­jía ni ban­de­ra re­tó­ri­ca o po­lí­ti­ca de los sin­di­ca­tos. Es equi­li­brio y jus­ti­cia pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes co­mu­nes. Siem­pre ha­brá ten­ta­cio­nes pa­ra que uno de los tres vo­tos de una me­sa tri­par­ti­ta cuen­te igual pe­ro pe­se di­fe­ren­te; du­ran­te mu­chas dé­ca­das es­te mo­de­lo de diá­lo­go ha re­sis­ti­do el em­ba­te de quie­nes han pre­ten­di­do im­po­ner, an­tes que es­cu­char. El tri­par­tis­mo es una ta­rea inaca­ba­da, una lu­cha dia­ria aso­cia­da a la li­ber­tad y a la so­lu­ción efi­caz de los pro­ble­mas en­tre fac­to­res de la pro­duc­ción.

A 100 años de dis­tan­cia de la crea­ción de la OIT, el pos­tu­la­do de ce­rrar el pa­so al en­cono y abrir­le la puer­ta al diá­lo­go tri­par­ti­ta, pa­ra ve­lar por los de­re­chos la­bo­ra­les y opor­tu­ni­da­des de em­pleo, se man­tie­ne vi­vo, vi­gen­te y ne­ce­sa­rio. No se tra­ta de ve­lar por es­pa­cios o pri­vi­le­gios; sino de pro­mo­ver un sano equi­li­brio, apren­der del pa­sa­do y ja­más per­mi­tir que el tra­ba­ja­dor pier­da su voz fren­te al po­der, o fren­te al di­ne­ro.

“Siem­pre ha­brá ten­ta­cio­nes pa­ra que uno de los tres vo­tos de una me­sa tri­par­ti­ta cuen­te igual pe­ro pe­se di­fe­ren­te”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.