Re­fle­xio­nes so­bre la fric­ción co­mer­cial Chi­na- EU

El Informador - El Financiero - - Economía -

En es­te úl­ti­mo año, el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se uni­la­te­ral­men­te desató y es­ca­ló sin ce­sar la fric­ción co­mer­cial en­tre Chi­na y EU. De he­cho, es una dispu­ta en­tre las ideas de aper­tu­ra e in­clu­sión vs en­claus­tra­mien­to y pro­tec­ción. A con­ti­nua­ción, qui­sie­ra com­par­tir con us­te­des al­gu­nas re­fle­xio­nes so­bre la dispu­ta co­mer­cial y de es­te mo­do co­noz­can su esen­cia.

¿ LA RE­LA­CIÓN ECO­NÓ­MI­CA Y CO­MER­CIAL CHI­NA- EU ES “SU­MA CE­RO”?

Des­pués del es­ta­ble­ci­mien­to de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Chi­na y EU en 1979, el co­mer­cio bi­la­te­ral de mer­can­cías se du­pli­có en 252 ve­ces pa­ra cre­cer de 2,500 mi­llo­nes a 633,500 mi­llo­nes de dó­la­res; y la in­ver­sión bi­di­rec­cio­nal se acu­mu­ló des­de ca­si na­da a unos 160 mil mi­llo­nes de dó­la­res, im­pul­san­do enér­gi­ca­men­te el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y la ac­tua­li­za­ción de la es­truc­tu­ra in­dus­trial de ca­da país. Con­tra­rio a su­frir pér­di­das, EU ha ob­te­ni­do be­ne­fi­cios mu­tuos jun­to con Chi­na. Pe­ro al­gu­nas per­so­nas obs­ti­na­das en EU in­sis­ten en que su país pier­de en las re­la­cio­nes eco­nó­mi­ca y co­mer­cial con Chi­na. En su opi­nión, su país lo­gra­ría la “jus­ti­cia” y “se­gu­ri­dad” so­lo cuan­do se apo­de­re de una po­si­ción he­ge­mó­ni­ca y opri­ma a Chi­na en las ga­mas ba­ja y me­dia de la ca­de­na in­dus­trial. Es com­ple­ta­men­te in­fun­da­da la re­tó­ri­ca de “su­frir pér­di­das” por par­te de EU en su re­la­ción eco­nó­mi­ca y co­mer­cial con Chi­na.

¿ EL “CO­MER­CIO JUS­TO” PLAN­TEA­DO POR EU ES REAL­MEN­TE JUS­TO?

El lla­ma­do “co­mer­cio jus­to” de EU tie­ne la pre­mi­sa de “Amé­ri­ca pri­me­ro”, pe­ro ig­no­ra los de­re­chos e in­tere­ses de los paí­ses en desa­rro­llo, pi­dién­do­les un mis­mo ni­vel aran­ce­la­rio y de ac­ce­so al mer­ca­do que él. EU siem­pre adop­ta un do­ble es­tán­dar en cues­tión de aper­tu­ra: cuan­do ne­ce­si­ta el apo­yo es­ta­tal pa­ra la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal, to­ma me­di­das de pro­tec­cio­nis­mo e in­ter­ven­ción na­cio­nal; cuan­do tie­ne la cla­ra ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va, pi­de a otros paí­ses que abran sus mer­ca­dos in­con­di­cio­nal­men­te y se be­ne­fi­cia de un li­bre co­mer­cio for­za­do; cuan­do se de­bi­li­ta su ven­ta­ja de­bi­do al avan­ce de las na­cio­nes emer­gen­tes, le­van­ta nue­va­men­te la ban­de­ra del pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial. El “co­mer­cio in­jus­to” es ya una “he­rra­mien­ta uni­ver­sal” de al­gu­nos es­ta­dou­ni­den­ses. La usa cuan­do sea que la ne­ce­si­te y an­te cual­quier país que le re­sul­te des­agra­da­ble.

¿ EL UNI­LA­TE­RA­LIS­MO ES FAC­TI­BLE?

Hoy día la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca ya es im­pa­ra­ble, y se ha for­ma­do un pa­trón abier­to de in­ter­de­pen­den­cia y com­pe­ten­cia pa­ra la eco­no­mía mun­dial. Sin em­bar­go, al­gu­nas per­so­nas en EU si­guen una po­lí­ti­ca de uni­la­te­ra­lis­mo. Por un la­do, im­po­nen sus le­yes in­ter­nas por en­ci­ma del de­re­cho in­ter­na­cio­nal. Por el otro, des­pre­cian las re­glas mul­ti­la­te­ra­les y el sis­te­ma de co­mer­cio mul­ti­la­te­ral, opo­nién­do­se a la idea de la glo­ba­li­za­ción con mi­ras a es­ta­ble­cer un or­den glo­bal que más con­cuer­de con “Amé­ri­ca pri­me­ro”. El uni­la­te­ra­lis­mo y el he­ge­mo­nis­mo es­tán con­de­na­dos al fra­ca­so; es ya un con­sen­so bá­si­co de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Fren­te a la glo­ba­li­za­ción, só­lo per­sis­tien­do en la coope­ra­ción abier­ta, se con­se­gui­rán más opor­tu­ni­da­des y es­pa­cios pa­ra el desa­rro­llo.

¿ PUE­DE TE­NER ÉXI­TO EL HE­GE­MO­NIS­MO TEC­NO­LÓ­GI­CO?

A los ojos de cier­tos es­ta­dou­ni­den­ses, la cien­cia y la tec­no­lo­gía son un de­re­cho mo­no­po­lis­ta. Du­ran­te mu­cho tiem­po, el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se ha to­ma­do una po­lí­ti­ca de con­trol pa­ra las ex­por­ta­cio­nes de al­ta tec­no­lo­gía a Chi­na. Re­cien­te­men­te ins­ta­ló obs­tácu­los a las em­pre­sas chi­nas de al­ta tec­no­lo­gía con la ex­cu­sa de la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Su con­duc­ta tie­ne el ob­je­ti­vo de ex­cluir a Chi­na de la van­guar­dia de la in­no­va­ción cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca. In­clu­so, con­fun­de lo ne­gro con lo blan­co acu­san­do a Chi­na de “ro­bar”.

Los lo­gros cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos de Chi­na no son “ro­ba­dos” ni por “trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca for­za­da”. Es re­sul­ta­do de es­fuer­zos con­ti­nuos y du­ros de to­dos los tra­ba­ja­do­res del sec­tor y de la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal. El he­ge­mo­nis­mo tec­no­ló­gi­co y la pre­sión que ejer­ce EU so­bre los paí­ses emer­gen­tes in­clu­yen­do Chi­na, no pue­den ga­ran­ti­zar­le su li­de­raz­go tec­no­ló­gi­co.

¿ LA PRE­SIÓN EX­TRE­MA DE EU FUN­CIO­NA?

Úl­ti­ma­men­te el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se es­gri­me ar­bi­tra­ria­men­te el “ga­rro­te” de san­cio­nes e im­po­ne su de­man­da de in­tere­ses so­bre otros paí­ses por me­dio de pre­sión ex­tre­ma. Es­to vio­la gra­ve­men­te las nor­mas bá­si­cas de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les mo­der­nas y so­ca­va las re­glas del co­mer­cio mun­dial y el or­den in­ter­na­cio­nal. El uni­la­te­ra­lis­mo, el pro­tec­cio­nis­mo y el aco­so co­mer­cial que apli­ca EU ha­cen que es­té ca­da vez más ais­la­do en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. El me­jor ejem­plo es que, pe­se a la pre­sión de EU, va­rios alia­dos de ese país to­da­vía dan el vis­to bueno a los equi­pos de hard­wa­re de Hua­wei en sus re­des 5G.

CO­LA­BO­RA­DOR IN­VI­TA­DO Zhu Qing­qiao Em­ba­ja­dor de Chi­na en Mé­xi­co Opi­ne us­ted: eco­no­[email protected] el­fi­nan­cie­ro. com. mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.