El di­le­ma de Nancy

El Informador - El Financiero - - Mundo -

Un bre­ve re­cor­da­to­rio del pro­ce­so por el cual Es­ta­dos Uni­dos pue­de re­mo­ver cons­ti­tu­cio­nal­men­te a su pre­si­den­te. El me­ca­nis­mo se lla­ma “im­peach­men­te”, que se pue­de tra­du­cir co­mo “des­ti­tu­ción”.

Se ini­cia con una in­ves­ti­ga­ción del co­mi­té ju­di­cial de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, en la que se in­ves­ti­gan las acu­sa­cio­nes en con­tra del pre­si­den­te. Si el co­mi­té en­cuen­tra mo­ti­vos su­fi­cien­tes, pro­ce­de a re­dac­tar los “ar­tícu­los de des­ti­tu­ción”, en los que se de­ta­llan los car­gos con­tra el pre­si­den­te. Es im­por­tan­te se­ña­lar que la Cons­ti­tu­ción no re­quie­re com­pro­bar de­li­tos, sino con­duc­tas no ape­ga­das al ju­ra­men­to que el pre­si­den­te pro­nun­cia al to­mar po­se­sión. El abu­so del po­der no es ne­ce­sa­ria­men­te de­li­to, pe­ro sí mo­ti­vo de des­ti­tu­ción.

Cuan­do el co­mi­té aprue­ba los lla­ma­dos “ar­tícu­los de des­ti­tu­ción”, el do­cu­men­to pa­sa al pleno pa­ra su apro­ba­ción, con ma­yo­ría sim­ple. Si la vo­ta­ción aprue­ba con­ti­nuar el pro­ce­so, el ca­so pa­sa al Se­na­do, que se eri­ge en tri­bu­nal. El pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia pre­si­de el jui­cio, se pre­sen­tan los car­gos, la evi­den­cia a fa­vor y en con­tra, y pa­sa al pleno del Se­na­do, don­de se re­quie­re una ma­yo­ría de dos ter­ce­ras par­tes de los miem­bros pa­ra des­ti­tuir al pre­si­den­te, en ca­so de ser en­con­tra­do cul­pa­ble.

To­do lo an­te­rior sue­na muy cla­ro a ni­vel cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro lle­va­do a la reali­dad, las co­sas cam­bian, y vie­ne de ahí la enor­me zo­zo­bra que es­to es­tá cau­san­do en el par­ti­do de­mó­cra­ta, y que los tie­ne va­ci­lan­tes, pues­to que en ellos re­cae la de­ci­sión de ini­ciar el pro­ce­so.

Hay dos co­rrien­tes de pen­sa­mien­to en­tre los de­mó­cra­tas: Quie­nes quie­ren co­men­zar de in­me­dia­to las au­dien­cias de des­ti­tu­ción, ar­gu­men­tan que es un de­ber cons­ti­tu­cio­nal que no se pue­de pos­ter­gar. Has­ta ayer, 66 de­mó­cra­tas y 1 re­pu­bli­cano es­tán a fa­vor de po­ner en mar­cha el me­ca­nis­mo en la cá­ma­ra ba­ja, pe­ro la de­ci­sión de abrir el pro­ce­so es del pre­si­den­te del co­mi­té ju­di­cial, Je­rold Nad­ler, y no la to­ma­rá mien­tras no re­ci­ba luz ver­de de Nancy Pe­lo­si, la lí­der de la cá­ma­ra. Y es ella, pre­ci­sa­men­te, quien en­ca­be­za la otra co­rrien­te, la que pre­fie­re que las in­ves­ti­ga­cio­nes con­ti­núen sin el ca­rác­ter de au­dien­cias de des­ti­tu­ción. Pe­lo­si te­me las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas de una de­ci­sión ace­le­ra­da.

Cuan­do en los 90s el pre­si­den­te Bill Clin­ton fue lle­va­do a la des­ti­tu­ción por los re­pu­bli­ca­nos, no so­lo per­die­ron el ca­so, sino que Clin­ton aca­bó el jui­cio

con ma­yor apro­ba­ción de la que te­nía cuan­do co­men­zó. Pe­lo­si no quie­re arries­gar­se a al­go así, por­que las con­se­cuen­cias elec­to­ra­les se­rían impredecib­les.

Nancy Pe­lo­si es la fi­gu­ra po­lí­ti­ca que me­jor ha sa­bi­do en­fren­tar a Trump. Es cla­ro que ella pre­fie­re que si­ga el rui­do de las in­ves­ti­ga­cio­nes, que Trump con­ti­núe blo­quean­do el ac­ce­so a evi­den­cia y tes­ti­gos en su con­tra, que in­ter­ven­gan las cor­tes y que si­ga el plei­to mien­tras se acer­can ca­da vez más las elec­cio­nes de 2020. Pe­ro si la pre­sión si­gue cre­cien­do, tan­to de los con­gre­sis­tas de su par­ti­do, co­mo del pú­bli­co en ge­ne­ral, es po­si­ble que fi­nal­men­te se vea obli­ga­da a co­men­zar las au­dien­cias for­ma­les de des­ti­tu­ción.

Si ello ocu­rre, los pa­rá­me­tros de la pró­xi­ma elec­ción cam­bia­rán ra­di­cal­men­te. To­dos los te­mas que los de­mó­cra­tas usa­ron en 2018 pa­ra re­cu­pe­rar el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes se van por la bor­da. El ac­ce­so a los se­gu­ros mé­di­cos, el me­dio am­bien­te, la in­mi­gra­ción, los de­re­chos de las mu­je­res y to­dos los te­mas que pro­vo­ca­ron la ava­lan­cha de­mó­cra­ta del pa­sa­do pro­ce­so, pa­sa­rán a ser irre­le­van­tes an­te el cir­co me­diá­ti­co de un jui­cio de des­ti­tu­ción.

Es po­si­ble, in­clu­so, que sea lo que bus­ca Trump. Si hay al­guien que sa­be pe­lear su­cio a ni­vel ri­ña ca­lle­je­ra, es Trump. Y sa­be que, fi­nal­men­te, y aun­que el pro­ce­so de des­ti­tu­ción se lle­ve de ma­ne­ra im­pe­ca­ble, si lle­ga has­ta el Se­na­do, ahí mo­ri­rá, por­que nun­ca ten­drían los vo­tos re­pu­bli­ca­nos ne­ce­sa­rios pa­ra des­ti­tuir­lo.

Me pa­re­ce que Nancy Pe­lo­si, co­mo ca­si siem­pre, tie­ne ra­zón.

Jor­ge Berry @ jor­ge­berry

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.