La opo­si­ción

El Informador - El Financiero - - Opinión -

Cuan­do ha­ce un año Mo­re­na y Ló­pez Obra­dor arra­sa­ron con el sis­te­ma po­lí­ti­co me­xi­cano, to­do apun­ta­ba a la re­cons­truc­ción de un mo­de­lo uni­par­ti­dis­ta con una opo­si­ción su­bor­di­na­da al po­der cen­tral en una re­edi­ción del PNR y even­tual­men­te del PRI. La apla­na­do­ra le­gis­la­ti­va a ni­vel fe­de­ral y es­ta­tal, y la des­apa­ri­ción de la ba­se so­cial que prin­ci­pal­men­te el Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal po­seía en dis­tin­tas re­gio­nes del te­rri­to­rio na­cio­nal, nos con­fir­ma­ban la sus­ti­tu­ción de un par­ti­do he­ge­mó­ni­co en de­ca­den­cia por otro en sur­gi­mien­to y con­so­li­da­ción.

Mo­re­na pa­sa aho­ra por el pro­ce­so de cons­truc­ción ins­ti­tu­cio­nal en la me­di­da que, co­mo el PNR, co­men­zó co­mo un mo­vi­mien­to de cau­di­llos – en es­te ca­so de un so­lo cau­di­llo– y re­quie­re ar­mar un an­da­mia­je que le per­mi­ta fun­cio­nar más allá de la vo­lun­tad de su pro­pie­ta­rio. Las elec­cio­nes del pa­sa­do 2 de ju­nio de­mos­tra­ron tan­to la fuer­za del par­ti­do go­ber­nan­te y su lí­der en Puebla y Ba­ja Ca­li­for­nia, co­mo su de­bi­li­dad en otras en­ti­da­des don­de Ac­ción Na­cio­nal tu­vo ca­pa­ci­dad de re

cu­pe­ra­ción. El PRI que­dó re­le­ga­do a par­ti­do mar­gi­nal en una mues­tra cla­ra del des­mo­ro­na­mien­to de su es­truc­tu­ra co­mo con­se­cuen­cia de la de­rro­ta de 2018 y la pér­di­da de ca­si to­da su ba­se elec­to­ral.

Los erro­res co­me­ti­dos por Ló­pez Obra­dor du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de su ad­mi­nis­tra­ción no han afec­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su po­pu­la­ri­dad, pe­ro sí in­cre­men­ta­do el enojo so­cial en aque­llos afec­ta­dos, prin­ci­pal­men­te por el in­ten­to de des­man­te­lar las ins­ti­tu­cio­nes pro­vee­do­ras de bie­nes y ser­vi­cios, con­si­de­ra­das co­mo par­te del es­que­ma neo­li­be­ral a des­apa­re­cer.

Así, be­ne­fi­cia­rios de guar­de­rías, de be­cas Co­nacyt, de Pros­pe­ra, y en ge­ne­ral de un sis­te­ma bu­ro­crá­ti­co im­per­fec­to pe­ro in­dis­pen­sa­ble pa­ra man­te­ner en fun­cio­na­mien­to las ta­reas fun­da­men­ta­les del Es­ta­do me­xi­cano, han su­fri­do es­te pro­ce­so que pre­ten­de re­di­ri­gir re­cur­sos a un nue­vo mo­de­lo clien­te­lar que eli­mi­na las ins­ti­tu­cio­nes aje­nas al es­pa­cio po­lí­ti­co- elec­to­ral, pa­ra re­gre­sar al Mé­xi­co pa­tri­mo­nia­lis­ta que tan­to éxi­to le pro­du­jo al PRI en de­tri­men­to de la de­mo­cra­cia y del desa­rro­llo del país.

Es es­to lo que la opo­si­ción ciu­da­da­na y po­lí­ti­ca en el PAN y en lo que que­da del PRI no su­bor­di­na­do a AMLO tie­ne que abor­dar co­mo for­ma de cues­tio­nar un po­der ca­si in­vul­ne­ra­ble, co­mo el de Ló­pez Obra­dor. Los te­mas de in­se­gu­ri­dad y co­rrup­ción que tan­to le sir­vie­ron a Mo­re­na pa­ra apo­de­rar­se de la Pre­si­den­cia, son hoy los pun­tos más dé­bi­les de la 4T en tan­to no se pre­sen­ten re­sul­ta­dos per­cep­ti­bles a la so­cie­dad. Y si en Ac­ción Na­cio­nal ne­ce­si­tan re­de­fi­nir agen­da y li­de­raz­gos, más aún an­te el sur­gi­mien­to de nue­vas fuer­zas co­mo la en­ca­be­za­da por Mar­ga­ri­ta Za­va­la, en el PRI el es­ce­na­rio lu­ce ca­tas­tró­fi­co.

La apues­ta de Ale­jan­dro Mo­reno, Ali­to, es la de in­cor­po­rar al PRI a Mo­re­na pa­ra jun­to con los go­ber­na­do­res tri­co­lo­res ne­go­ciar un pa­que­te po­lí­ti­co sig­ni­fi­ca­ti­vo que le dé fuer­za ne­go­cia­do­ra den­tro del nue­vo ré­gi­men, lo que en el me­diano pla­zo sig­ni­fi­ca­ría la di­so­lu­ción del Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal al in­te­rior del nue­vo par­ti­do do­mi­nan­te. Por ello la op­ción de Jo­sé Na­rro su­po­ne la apues­ta por un nue­vo par­ti­do de opo­si­ción a fun­dar so­bre las rui­nas de un PRI des­tro­za­do por sus pro­pios ex­ce­sos y abu­sos.

La opo­si­ción uni­da o di­vi­di­da, más allá de opo­ner­se a un mo­de­lo de cre­ci­mien­to ha­cia aden­tro com­pa­ti­ble con el li­bre co­mer­cio ex­te­rior, re­quie­re de una agen­da que de­fien­da la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca y ge­nui­na­men­te li­be­ral, así co­mo la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas y con­flic­tos en el mar­co de acuer­dos en­tre ac­to­res le­gí­ti­mos, y no co­mo par­te de una gue­rra des­ti­na­da a des­ca­li­fi­car y even­tual­men­te eli­mi­nar a enemi­gos y trai­do­res en el mar­co de un ré­gi­men ex­clu­yen­te.

Ez­ra Sha­bot @ ezs­ha­bot

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.