El in­te­rés par­ti­cu­lar del Pre­si­den­te

El Informador - El Financiero - - Nacional -

Nos es­ta­mos ol­vi­dan­do que el in­te­rés ge­ne­ral de­be pre­va­le­cer siem­pre so­bre el in­te­rés par­ti­cu­lar, así sea és­te el del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Pa­ra sa­tis­fa­cer el in­te­rés par­ti­cu­lar del Pre­si­den­te de can­ce­lar el Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co, el go­bierno ya de­vol­vió mil 800 mi­llo­nes de dó­la­res a te­ne­do­res de bo­nos en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

Que­dan pen­dien­tes por pa­gar na­da me­nos que cua­tro mil 200 mi­llo­nes de dó­la­res.

Apar­te de los bo­nos pa­ga­dos y por pa­gar, se tu­vie­ron que cu­brir los de Fi­bra E que se emi­tie­ron en el mer­ca­do me­xi­cano: 34 mil mi­llo­nes de pe­sos, más una can­ti­dad su­pe­rior a los cua­tro mil mi­llo­nes de pe­sos adi­cio­na­les en “pre­mios” a los te­ne­do­res de esos bo­nos pa­ra que no re­cu­rran a tri­bu­na­les.

Tam­bién hay que su­mar la ero­ga­ción de lo que ya es­ta­ba cons­trui­do, di­se­ña­do y cal­cu­la­do en el ae­ro­puer­to de Tex­co­co. ( Ob­via­men­te, ven­drán de­man­das y ha­brá que pa­gar a quie­nes te­nían con­tra­tos y se los can­ce­la­ron sin nin­gún ar­gu­men­to le­gal).

A to­da esa mi­llo­na­da ya in­ver­ti­da y ti­ra­da, el go­bierno le

pre­ten­de echar agua, inun­dar­lo pa­ra re­ven­tar la lo­sa y ci­men­ta­ción ya cons­trui­das, y que nun­ca na­die más pue­da le­van­tar ahí un ae­ro­puer­to.

Se­gún cálcu­los de ex­per­tos de Co­na­gua y otras de­pen­den­cias re­la­cio­na­das con el ca­so, inun­dar el NAIM va a te­ner un cos­to ini­cial de mil 600 mi­llo­nes de pe­sos, y el gas­to to­tal por des­truir­lo se­ría de dos mil mi­llo­nes de pe­sos.

Cam­bió de lu­gar el ae­ro­puer­to pe­se las opi­nio­nes de los prin­ci­pa­les or­ga­nis­mos es­pe­cia­li­za­dos en ae­ro­náu­ti­ca del mun­do.

Eso no res­pon­de al in­te­rés ge­ne­ral, ni a una ló­gi­ca eco­nó­mi­ca, sino al in­te­rés par­ti­cu­lar del Pre­si­den­te.

Y cuan­do se tra­ta de sa­tis­fa­cer el in­te­rés del man­da­ta­rio, no se re­pa­ra en cos­tos ni hay aho­rros que rea­li­zar.

El lu­nes un juez fe­de­ral otor­gó dos sus­pen­sio­nes de­fi­ni­ti­vas que im­pi­den can­ce­lar la cons­truc­ción del ae­ro­puer­to en Tex­co­co y que fre­na cual­quier in­ten­to de arran­car obras en San­ta Lu­cía.

De acuer­do con el juez, la au­to­ri­dad de­be de­mos­trar la ra­zón por la cual de­ci­dió can­ce­lar el NAIM, que lle­va un ter­cio de cons­trui­do.

Y en el ca­so de San­ta Lu­cía se de­be de­mos­trar que es se­gu­ro ( no ol­vi­dar el ce­rro).

Ya hay otros am­pa­ros con­ce­di­dos en el ca­so de San­ta Lu­cía, lo que de­mues­tra que el Po­der Ju­di­cial, has­ta aho­ra, es­tá ha­cien­do su tra­ba­jo sin de­jar­se in­ti­mi­dar por los in­sul­tos ma­ña­ne­ros del Pre­si­den­te.

Re­pi­to, “has­ta aho­ra”, por­que es­tá sien­do pre­sio­na­do por el ti­tu­lar del po­der Eje­cu­ti­vo.

Cuan­do se otor­ga­ron los am­pa­ros, Ló­pez Obra­dor reac­cio­nó con ira y pro­me­tió “des­en­mas­ca­rar a los co­rrup­tos”, que los pro­mue­ven.

La Ba­rra Me­xi­ca­na de Abo­ga­dos aler­tó de “pre­sio­nes in­de­bi­das” al Po­der Ju­di­cial, y el Pre­si­den­te la ba­ñó en in­sul­tos.

“Ni mo­do que me va­yan a ca­llar. Di­je que se es­ta­ban es­me­ran­do los co­rrup­tos… Los co­rrup­tos que te­nían el ne­go­cio de la cons­truc­ción en el la­go ( sic) de Tex­co­co es­tán in­con­for­mes por­que no pu­die­ron con­su­mar la tran­sa”.

Pu­ro enojo. Ni una sola ra­zón de in­te­rés ge­ne­ral.

Ve­re­mos si el Po­der Ju­di­cial su­pera las pre­sio­nes.

Pe­ro no só­lo en Tex­co­co se im­po­ne el in­te­rés par­ti­cu­lar so­bre el in­te­rés ge­ne­ral. Tam­bién en el tren Mé­xi­co- To­lu­ca.

Esa obra fue un ca­pri­cho del en­ton­ces pre­si­den­te Pe­ña Nie­to. Sin em­bar­go no se hi­zo con el di­ne­ro de Pe­ña Nie­to, sino con el de to­dos no­so­tros. Y es­tá pa­ra­da.

El avan­ce del tren Mé­xi­co- To­lu­ca es de 85 por cien­to.

Ya es­tán con­clui­dos los tra­mos uno y dos. El ter­ce­ro lle­va un 50 por cien­to de avan­ce.

La obra es­tá pa­ra­da por­que le dis­gus­ta al Pre­si­den­te.

A la intemperie se en­cuen­tran par­te de los va­go­nes y con el tiem­po que­da­rán in­ser­vi­bles.

¿ Dón­de es­tá el in­te­rés pú­bli­co de ese aban­dono?

El fin de se­ma­na pa­sa­do, en Gómez Pa­la­cio, el Pre­si­den­te echó aba­jo la obra del Me­tro­bús que co­nec­ta­ría en una sola co­rri­da a las ciu­da­des más im­por­tan­tes de la Co­mar­ca La­gu­ne­ra.

Ya es­tá lis­to el tra­mo de Coahui­la ( Matamoros, To­rreón), y es­tá apro­ba­do en el pre­su­pues­to el re­cur­so pa­ra con­ti­nuar has­ta Gómez Pa­la­cio y Ciu­dad Ler­do ( Du­ran­go). Mag­ní­fi­ca obra.

La al­cal­de­sa de Gómez Pa­la­cio, que es de Mo­re­na, le di­jo al Pre­si­den­te que ha­bía con­flic­to con esa obra.

Re­sul­ta que los due­ños de au­to­bu­ses ver­des – que to­man el pa­sa­je de quie­nes vie­nen en los au­to­bu­ses ro­jos de To­rreón–, alia­dos po­lí­ti­cos de la al­cal­de­sa, es­ta­ban in­con­for­mes por­que de­ja­rían de ga­nar si se ex­ten­día el Me­tro­bús.

En el mi­tin en Gómez Pa­la­cio, los due­ños de la lí­nea de au­to­bu­ses lle­va­ron aca­rrea­dos y el Pre­si­den­te les pi­dió que res­pon­die­ran, a mano al­za­da, si que­rían o no esa obra.

Ob­via­men­te, los aca­rrea­dos por los due­ños de la lí­nea de au­to­bu­ses le­van­ta­ron la mano y di­je­ron no.

Pa­ra aba­jo la obra, por “de­ci­sión po­pu­lar”, y arri­ba el in­te­rés par­ti­cu­lar so­bre el in­te­rés so­cial.

¿ Qué se pue­de ha­cer an­te es­te atro­pe­llo a nor­mas bá­si­cas de la vi­da en co­mu­ni­dad?

Exi­gir que las ins­ti­tu­cio­nes fun­cio­nen con in­de­pen­den­cia y li­ber­tad, y pon­gan el in­te­rés ge­ne­ral so­bre el par­ti­cu­lar, así sea és­te el del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

USO DE RA­ZÓN Pa­blo Hi­riart Opi­ne us­ted: phi­[email protected] el­fi­nan­cie­ro. com. mx [email protected] enal. com. mx @ Pa­bloHi­riart

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.