Lo peor de no­so­tros

El Informador - El Financiero - - Nacional -

Los me­xi­ca­nos so­mos xe­nó­fo­bos y ra­cis­tas. No es nue­vo. So­mos hi­pó­cri­tas y si­bi­li­nos, que al es­cu­dar­nos siem­pre en son­ri­sas y ca­li­dez al pri­mer con­tac­to, pro­yec­ta­mos una ima­gen con­tra­ria a lo que so­mos de­ba­jo de la epi­der­mis. Dis­cri­mi­na­mos por el co­lor de la piel, por con­di­ción so­cio­eco­nó­mi­ca, y has­ta por la for­ma co­mo se ha­bla y vis­te. Usa­mos pa­la­bras pa­ra mar­car las di­fe­ren­cias – co­mo al em­plear na­cos, in­dios y fi­fís ge­né­ri­ca­men­te, y geo­rre­fe­ren­ciar el ra­cis­mo, co­mo cuan­do al des­cri­bir com­por­ta­mien­tos se ha­bla de los “sa­te­lu­cos”. He­mos di­vi­di­do la Ciu­dad de Mé­xi­co en co­rre­do­res so­cio­cul­tu­ra­les que le­van­tan for­ta­le­zas de nor­te a sur y de orien­te a po­nien­te, edi­fi­ca­dos des­de una edad tem­pra­na, cuan­do los ni­ños y las ni­ñas cur­san la pri­ma­ria.

La nues­tra es una so­cie­dad re­frac­ta­ria, rí­gi­da y her­mé­ti­ca, aún en­tre no­so­tros mis­mos. Mu­chas ve­ces no que­re­mos ver los mons­truos que lle­va­mos den­tro. So­mos de una cor­dia­li­dad ex­tre­ma cuan­do de­ci­mos, co­mo par­te de nues­tros mo­da­les, “la ca­sa de us­ted” cuan­do ha­ce­mos una re­fe­ren­cia al lu­gar don­de vi­vi­mos, sin que en la ma­yo­ría de las ve­ces de­mos pa­sos pa­ra ade­lan­te. ¿ Cuán­tas per­so­nas que sue­len de­cir eso co­mo mu­le­ti­lla de ur­ba­ni­dad pa­san a la si­guien­te fa­se y abren real­men­te las puer­tas de la ca­sa de uno al ex­tra­ño? Nos ex­ce­de­mos en aten­cio­nes cos­mé­ti­cas y siem­pre de­ci­mos a quien ha­cía años no veía­mos: “Qué gus­to

Dis­cri­mi­na­mos por el co­lor de la piel, por con­di­ción so­cio­eco­nó­mi­ca, y has­ta por la for­ma co­mo se ha­bla y vis­te

ES­TRIC­TA­MEN­TE PER­SO­NAL Ray­mun­do Riva Pa­la­cio Opi­ne us­ted: rri­va­pa­la­[email protected] eje­cen­tral. com @ ri­va­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.