PO­LO ALMANZA, 92 AÑOS Y UNA VI­DA EN TRESGUERRAS

A sus 92 años, el em­pre­sa­rio del autotransporte uno de los fun­da­do­res

El Financiero Bajío - - PORTADA - PER­LA ORO­PE­ZA po­ro­pe­za@el­fi­nan­cie­ro.com.mx

EL EM­PRE­SA­RIO CELAYENSE RE­CUER­DA SUS INI­CIOS EN EL NE­GO­CIO DEL AUTOTRANSPORTE, DON­DE FUE ‘CHALÁN’, CHO­FER Y DI­REC­TI­VO DE UNA EM­PRE­SA QUE YA CUM­PLE 83 AÑOS.

Con 92 años de edad, y más de 70 de­di­ca­dos al sec­tor autotransporte, Leo­pol­do Almanza di­ce que su éxi­to al fren­te de la em­pre­sa Tresguerras se de­be a que siem­pre man­tu­vo una idea fi­ja: “ser el me­jor”.

Huér­fano des­de ni­ño, a los 14 ini­ció de apren­diz con su tío en un ca­mión de car­ga. Con só­lo la pri­ma­ria y una ca­rre­ra de ta­qui­me­ca­no­gra­fía, “se me me­tió en la ca­be­za que ha­bía que su­pe­rar to­das las vi­ci­si­tu­des de la vi­da”, di­ce.

De su tío, co­men­ta, no apren­dió na­da. “Lo que hi­ce fue no ha­cer­le ca­so. Mi tío me de­cía que no ser­vía yo pa­ra na­da y me en­tró el or­gu­llo. Des­pués fui pre­si­den­te en la coope­ra­ti­va y más tar­de, con la apro­ba­ción de los so­cios, la trans­for­mé en so­cie­dad anó­ni­ma de ca­pi­tal va­ria­ble. Has­ta eso, me to­có a mí li­qui­dar a mi tío, por­que él ya no qui­so se­guir.”

Jor­ge Almanza Mos­que­da, su hi­jo y ac­tual director de Tresguerras, co­men­ta:

“Mi pa­dre tra­ba­ja­ba de cho­fer y lue­go se hi­zo so­cio de la coope­ra­ti­va. Co­mo vie­ron que era muy lis­to, muy arro­ja­do, el res­to de los so­cios le pi­dió que se hi­cie­ra car­go de la em­pre­sa, fue pre­si­den­te, se­cre­ta­rio, te­so­re­ro pre­si­den­te del con­se­jo de vi­gi­lan­cia y lue­go se re­gre­só a su ca­mión, pe­ro des­pués de al­gu­nos años vol­vió a ser pre­si­den­te de la coope­ra­ti­va.”

Sin em­bar­go, Leo­pol­do Almanza Vera, ‘Don Po­lo’ co­mo lo co­no­cen en el ne­go­cio, se dio cuen­ta que Tresguerras, co­mo coope­ra­ti­va, no te­nía mu­cho fu­tu­ro por­que ba­jo esa fi­gu­ra no po­dían ac­ce­der a cré­di­to, ade­más de que era obli­ga­to­rio ha­cer so­cios a to­dos los tra­ba­ja­do­res. Y así fue co­mo en 1968 se con­vir­tió en una so­cie­dad anó­ni­ma.

Fue un cam­bio tras­cen­den­tal pa­ra la em­pre­sa celayense, que hoy en día, a sus 83 años, se os­ten­ta co­mo la más gran­de en su ti­po en Mé­xi­co.

La épo­ca en que li­de­ró la em­pre­sa era la de un Mé­xi­co muy dis­tin­to. Tresguerras na­ció co­mo una pe­que­ñí­si­ma com­pa­ñía re­gio­nal que da­ba ser­vi­cio de Celaya a Sal­va­tie­rra y Acámbaro.

Más ade­lan­te, co­mo so­cie­dad anó­ni­ma, cu­bría la ru­ta Mé­xi­coCiu­dad Juá­rez. A par­tir de 1989, con la li­be­ra­ción del autotransporte, que pu­do ir a to­do el país.

“Otras em­pre­sas lo in­ten­ta­ron, pe­ro no lo hi­cie­ron bien”, co­men­ta su hi­jo, Jor­ge Almanza, director general de la em­pre­sa des­de 1992. “No­so­tros con­si­de­ra­mos que pa­ra po­der ir a to­do el país te­nía­mos que ase­gu­rar pri­me­ro que el ser­vi­cio que le es­tá­ba­mos dan­do a nues­tros clien­tes en la ru­ta Mé­xi­co– Ciu­dad Juá­rez se te­nía que ga­ran­ti­zar a Mé­ri­da, a Ti­jua­na o a don­de fue­ra. Pri­me­ro pre­pa­ra­mos eso, ga­ran­ti­zar el ser­vi­cio y des­pués nos lan­za­mos a abrir más su­cur­sa­les, aho­ra te­ne­mos 120 bo­de­gas en to­do el país, de pa­que­te­ría so­mos la em­pre­sa más gran­de de Mé­xi­co.”

CUL­TU­RA DE TRA­BA­JO

Pa­ra ‘Don Po­lo’, que se mo­vió en sus años de cho­fer en un Far­go mo­de­lo 47-48, la cla­ve pa­ra ser com­pe­ti­ti­vo es “te­ner mu­cha se­rie­dad; tra­ba­jar pa­ra ga­nar clien­tes, por­que han sur­gi­do mu­chas em­pre­sas pe­ro hay que ser el me­jor”. — ¿Cómo ima­gi­na a fu­tu­ro sus em­pre­sas?

— No me ima­gino na­da. Na­da más me ima­gino que hay que se­guir tra­ba­jan­do.

Ca­sa­do a los 23 años, Leo­pol­do Almanza y su es­po­sa Ma­ría de la Luz tie­nen nue­ve hi­jos, que en dis­tin­ta for­ma están in­vo­lu­cra­dos tan­to en Tresguerras co­mo en Al­mu, una em­pre­sa fa­mi­liar de­di­ca­da al trans­por­te de pe­tro­quí­mi­cos.

Jor­ge Almanza apren­dió de su pa­dre gran­des lec­cio­nes. Pe­ro no con pa­la­bras sino con he­chos. “¿Sa­be qué me de­cía cuan­do yo lle­gué a tra­ba­jar con él? Na­da. Me pu­so en una si­lla jun­to a su es­cri­to­rio y yo lo úni­co que ha­cía era ver­lo; ver­lo cómo tra­ta­ba a las per­so­nas, cómo to­ma­ba las de­ci­sio­nes, cómo tra­ba­ja­ba, y esos fue­ron los prin­ci­pios que yo apren­dí de él vién­do­lo tra­ba­jar.”

“Mi pa­dre tra­ba­ja­ba de cho­fer y lue­go se hi­zo so­cio de la coope­ra­ti­va. Co­mo vie­ron que era muy lis­to, muy arro­ja­do, le pi­die­ron que se hi­cie­ra car­go de la em­pre­sa”

JOR­GE ALMANZA

Director General de Tresguerras

LEO­POL­DO Y JOR­GE ALMANZA. Dos ge­ne­ra­cio­nes en la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.