¿Es­cu­chas a tu equi­po?

El Financiero Bajío - - Queretaro - M. Za­mo­rán / N. Rodríguez* * May­ra Za­mo­rán Ta­pia y Nor­ber­to Rodríguez Gon­zá­lez son pro­fe­so­res del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey Cam­pus Que­ré­ta­ro.

Cuan­do ha­ce­mos es­ta pre­gun­ta a líderes de di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes: con fi­nes de lu­cro, sin fi­nes de lu­cro y no gu­ber­na­men­ta­les; la res­pues­ta es un si­len­cio pro­lon­ga­do o un sí in­me­dia­to.

Y lue­go pre­gun­ta­mos al equi­po: ¿su lí­der los es­cu­cha? Y en­con­tra­mos el mis­mo si­len­cio y en se­gui­da un no que sa­le fir­me­men­te (no su­ce­de siem­pre, pe­ro sí re­gu­lar­men­te).

Nues­tra for­ma­ción pa­ra co­mu­ni­car­nos, si es que la hay, ha es­ta­do cen­tra­da en de­cir, ex­pli­car y ex­po­ner: ac­tos del ha­bla. Sin em­bar­go, no nos en­se­ña­ron a es­cu­char. Qui­zá por­que su­ce­de de ma­ne­ra na­tu­ral y asu­mi­mos que no ne­ce­si­ta en­tre­na­mien­to. Pe­ro re­sul­ta que cuan­do cree­mos que nos es­cu­chan o es­cu­cha­mos, el re­sul­ta­do de nues­tras con­ver­sa­cio­nes no trae los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos.

La es­cu­cha nos per­mi­te co­no­cer al otro, com­pren­der sus ideas, el ori­gen de ellas, la ma­ne­ra en que el otro ob­ser­va una si­tua­ción, ade­más de in­ter­cam­biar vi­sio­nes y por lo tan­to; lle­gar a acuer­dos.

La es­cu­cha re­quie­re vo­lun­tad y dis­po­si­ción y en oca­sio­nes va­len­tía, por­que po­dre­mos, des­pués de ha­cer­lo, cam­biar nues­tra ma­ne­ra de pen­sar.

¿Có­mo va­mos a ins­pi­rar a un equi­po si no sa­be­mos quié­nes son sus miem­bros, cuá­les son sus in­quie­tu­des y si es­ta­mos ali­nea­dos? ¿Có­mo va­mos a im­pul­sar el de­sa­rro­llo de ca­da in­te­gran­te?

Muy fá­cil; ade­más de “pres­tar oí­dos”, de­ja de ha­cer lo que es­tás ha­cien­do, pon la compu­tado­ra y el te­lé­fono a un la­do, mi­ra a los ojos y dis­pón tu cuer­po a es­cu­char y per­ci­bir lo que te es­tán di­cien­do y te quie­ren de­cir.

“¿Có­mo va­mos a ins­pi­rar a un equi­po si no sa­be­mos quié­nes son sus miem­bros?

An­tes de ha­blar: es­cu­cha. Re­co­no­ce a quién tie­nes en tu equi­po y en­ton­ces re­co­no­ce­rás sus po­si­bi­li­da­des y po­drás ha­cer­te car­go de la es­tra­te­gia. Te re­ta­mos a que es­cu­ches de es­ta ma­ne­ra a quien to­que tu puer­ta de aho­ra en ade­lan­te. ¡Prue­ba!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.