De­mo­cra­cia lí­qui­da, la nue­va de­mo­cra­cia

El Financiero Bajío - - Queretaro - El­sa On­ti­ve­ros* Opi­ne us­ted: enon­ti­ver@itesm.mx

La de­mo­cra­cia lí­qui­da, tam­bién co­no­ci­da co­mo la de­mo­cra­cia de­le­ga­ti­va, es hoy una reali­dad gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. La de­mo­cra­cia de­le­ga­ti­va se po­dría des­cri­bir co­mo un hí­bri­do en­tre la de­mo­cra­cia di­rec­ta y la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, don­de las per­so­nas le con­fían su vo­to a la de­ci­sión de su re­pre­sen­tan­te.

Es una reali­dad que po­cos co­no­ce­mos a nues­tros re­pre­sen­tan­tes y mu­cho me­nos sa­be­mos sus in­tere­ses per­so­na­les. Con­fia­mos cie­ga­men­te en que si per­te­ne­ce a cier­to par­ti­do en­ton­ces ten­drá que ac­tuar de cier­ta for­ma, pe­ro es­tas ca­te­go­rías par­ti­dis­tas de­jan a me­dio ca­mino mu­chos te­mas de su­ma im­por­tan­cia pa­ra la ciu­da­da­nía.

Es­ta le­ja­nía en­tre nues­tros re­pre­sen­tan­tes, su agen­da po­lí- ti­ca, sus in­tere­ses per­so­na­les y su so­cia­li­za­ción con cier­tas te­má­ti­cas, es­tá to­tal­men­te fue­ra del con­trol de los ciu­da­da­nos.

Y es jus­ta­men­te en es­te con­tex­to de in­te­rés, a par­tir de la in­con­for­mi­dad y la fal­ta de sis­te­mas efec­ti­vos de in­fluen­cia en po­lí­ti­cas pú­bli­cas, que na­ce la de­mo­cra­cia lí­qui­da, bien se di­ce que to­do vie­ne en su tiem­po.

Es­ta nue­va de­mo­cra­cia es­tá ba­sa­da en una nue­va tec­no­lo­gía lla­ma­da DAO (Or­ga­ni­za­cio­nes Au­tó­no­mas Des­cen­tra­li­za­das, por sus si­glas en in­glés) que usa la ca­de­na de blo­ques y con­tra­tos in­te­li­gen­tes pa­ra dis­tri­buir au­to­má­ti­ca­men­te las de­ci­sio­nes en­tre to­dos los in­vo­lu­cra­dos.

En es­te sis­te­ma se re­cu­pe­ran as­pec­tos que pa­re­cían per­di­dos en lo que lla­ma­mos “la de­mo­cra­cia ac­túa”, ya que pro­mue­ve la trans­pa­ren­cia, la in­clu­sión, el in­te­rés po­lí­ti­co a par­tir de la in­fluen­cia tan­gi­ble y di­rec­ta, y la res­pon­sa­bi­li­dad de ofre­cer vo­tos in­for­ma­dos.

En es­ta nue­va de­mo­cra­cia las con­sul­tas po­lí­ti­cas son pú­bli­cas, por lo que ya no re­que­ri­ría­mos de re­pre­sen­tan­tes de tiem­po com­ple­to, pa­ga­dos con nues­tros im­pues­tos, co­mo lo son se­na­do­res o con­gre­sis­tas.

Pe­ro ¿Qué pa­sa si se rea­li­zan con­sul­tas de al­te­ra­ción ge­né­ti­ca en el DNA? Pa­ra te­má­ti­cas com­ple­jas en las que el ciu­da­dano se sien­ta no ca­pa­ci­ta­do, es­te vo­to se po­dría de­le­gar só­lo en es­ta oca­sión a al­gún cien­tí­fi­co de su con­fian­za o a al­guien que es­ta per­so­na con­si­de­re ex­per­ta en el te­ma, un “proxy per­so­nal”.

Se­gún Da­vid Erns, fun­da­dor de uni­ted.vo­te, la de­mo­cra­cia di­rec­ta o 1.0 se­ría la vie­ja Ate­nas, la ver­sión 2.0 es lo que en­fren­ta­mos hoy, y la de­mo­cra­cia 3.0 es la red de de­mo­cra­cia lí­qui­da que pro­mue­ve un go­bierno de ba­jo cos­to.

* Do­cen­te del De­par­ta­men­to de Cien­cias So­cia­les y Go­bierno del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey Cam­pus Que­ré­ta­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.