Con AMLO, van por ‘zo­nas de coin­ci­den­cia’

Gua­na­jua­to tie­ne ex­pec­ta­ti­vas “mo­de­ra­da­men­te ha­la­güe­ñas” en la re­la­ción con el nue­vo go­bierno fe­de­ral

El Financiero Bajío - - Portada - Per­la Oro­pe­za

“Que Gua­na­jua­to ha­ya si­do el úni­co es­ta­do don­de no ga­nó AMLO ha­bla de la plu­ra­li­dad del país”

“Si nues­tro afán es ser­vir a los gua­na­jua­ten­ses, va­mos a en­con­trar coin­ci­den­cias”

“Ha­bre­mos de en­con­trar zo­nas de coin­ci­den­cia con un diá­lo­go ho­nes­to, de bue­na fe”

LUIS FE­LI­PE BRA­VO ME­NA

je­fe de la ofi­ci­na de re­pre­sen­ta­ción del go­bierno de Gua­na­jua­to en la Ciu­dad de Mé­xi­co

Luis Fe­li­pe Bra­vo Me­na, je­fe de la ofi­ci­na de re­pre­sen­ta­ción del go­bierno de Gua­na­jua­to en la Ciu­dad de Mé­xi­co, ase­gu­ra que la ad­mi­nis­tra­ción de Die­go Sin­hue Ro­drí­guez Va­lle­jo tie­ne ex­pec­ta­ti­vas “mo­de­ra­da­men­te ha­la­güe­ñas” res­pec­to a la re­la­ción con el nue­vo go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

En en­tre­vis­ta, di­ce que exis­ten zo­nas de coin­ci­den­cia con el pre­si­den­te elec­to, prin­ci­pal­men­te en el te­rreno de la se­gu­ri­dad, don­de el plan de mo­der­ni­zar la re­fi­ne­ría de Sa­la­man­ca per­mi­ti­rá re­du­cir los crí­me­nes re­la­cio­na­dos con el hua­chi­col y el da­ño am­bien­tal que ge­ne­ra su ope­ra­ción.

“Que Gua­na­jua­to ha­ya si­do el úni­co es­ta­do don­de no ga­nó el pre­si­den­te elec­to es un de­ta­lle que ha­bla de la plu­ra­li­dad que hay en el país”

“No so­me­te­re­mos al es­ta­do a una si­tua­ción in­có­mo­da por ten­sión en­tre el go­bierno fe­de­ral y lo­cal”

LUIS FE­LI­PE BRA­VO ME­NA, je­fe de la ofi­ci­na de re­pre­sen­ta­ción del go­bierno de Gua­na­jua­to en la Ciu­dad de Mé­xi­co, ase­gu­ra que la ad­mi­nis­tra­ción de Die­go Sin­hue Ro­drí­guez Va­lle­jo tie­ne ex­pec­ta­ti­vas “mo­de­ra­da­men­te ha­la­güe­ñas” res­pec­to a la re­la­ción con el nue­vo go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

En en­tre­vis­ta, di­ce que exis­ten zo­nas de coin­ci­den­cia con el pre­si­den­te elec­to, prin­ci­pal­men­te en el te­rreno de la se­gu­ri­dad, don­de el plan de mo­der­ni­zar la re­fi­ne­ría de Sa­la­man­ca per­mi­ti­rá re­du­cir los crí­me­nes re­la­cio­na­dos con el hua­chi­col y el da­ño am­bien­tal que ge­ne­ra su ope­ra­ción.

Las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas del es­ta­do, co­men­ta, son de cre­ci­mien­to, y la ofi­ci­na en la ca­pi­tal del país, lla­ma­da aho­ra Se­de Gto–Cdmx, tie­ne en­tre sus ob­je­ti­vos pro­mo­ver los in­tere­ses del es­ta­do me­dian­te la re­la­ción con los di­fe­ren­tes ac­to­res na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. “Se tra­ta de que ejer­za las fun­cio­nes de una em­ba­ja­da del go­bierno del es­ta­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co.”

El he­cho de ser el úni­co es­ta­do del país don­de no ga­nó la elec­ción An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, ¿le po­ne una “dia­na” a Gua­na­jua­to?

Que Gua­na­jua­to ha­ya si­do el úni­co es­ta­do don­de no ga­nó el pre­si­den­te elec­to es un de­ta­lle que ha­bla de la plu­ra­li­dad que hay en el país; creo que más que va­na­glo­riar­nos de ese he­cho, lo que de­be­mos ha­cer es asu­mir­lo co­mo una res­pon­sa­bi­li­dad, pre­ci­sa­men­te por­que es­ta­mos a la vis­ta de to­do el mun­do, y nos lo di­cen no so­la­men­te los ac­to­res po­lí­ti­cos, sino los em­pre­sa­ria­les e in­ter­na­cio­na­les. Es­te he­cho re­quie­re, da­do el con­tex­to na­cio­nal, un tra­ba­jo de al­tu­ra y de al­ta di­plo­ma­cia in­ter­na en el país y con el ex­te­rior.

¿Có­mo ve la re­la­ción con el nue­vo go­bierno?

To­da­vía no hay ma­ne­ra de va­lo­rar­lo, ve­mos ex­pec­ta­ti­vas mo­de­ra­da­men­te ha­la­güe­ñas; la pri­me­ra en­tre­vis­ta que tu­vo ya el go­ber­na­dor Die­go Sin­hue Ro­drí­guez con el pre­si­den­te elec­to el 1 de oc­tu­bre re­sul­tó muy bien, se en­ten­die­ron en la pro- ble­má­ti­ca en que de­ben con­ver­ger los in­tere­ses tan­to de la Fe­de­ra­ción co­mo del es­ta­do. El go­ber­na­dor se­ña­ló al pre­si­den­te elec­to el cos­to de con­ta­mi­na­ción no só­lo am­bien­tal sino de in­se­gu­ri­dad que sig­ni­fi­ca la re­fi­ne­ría de Sa­la­man­ca y que si el go­bierno fe­de­ral no par­ti­ci­pa con de­ter­mi­na­ción en sa­near­la –co­mo no lo ha he­cho es­ta ad­mi­nis­tra­ción–, di­fí­cil­men­te se po­drán ver re­sul­ta­dos.

El pre­si­den­te elec­to fue aten­to al plan­tea­mien­to de apo­yo a obras de in­fra­es­truc­tu­ra. No to­mó com­pro­mi­sos es­pe­cí­fi­cos de na­da, pe­ro en lo de la re­fi­ne­ría sí, por­que es­tá muy en la lí­nea es­tra­té­gi­ca del nue­vo pre­si­den­te y es ahí don­de creo que te­ne­mos gran­des áreas de opor­tu­ni­dad. Si nues­tro afán es ser­vir bien a los gua­na­jua­ten­ses, ha­bre­mos de en­con­trar zo­nas de coin­ci­den­cia con un diá­lo­go ho­nes­to, de bue­na fe, qui­tan­do a un la­do las aris­tas de or­den ideo­ló­gi­co po­lí­ti­co. Don­de no ha­ya coin­ci­den­cia, el diá­lo­go nos ha­brá de de­cir dón­de es­tán los lí­mi­tes de una po­si­ción y de la otra sin so­me­ter al es­ta­do ni a sus ha­bi­tan­tes a una si­tua­ción in­có­mo­da por una ten­sión en­tre el go­bierno fe­de­ral y el lo­cal.

Se ve que hay un in­te­rés es­pe­cial del go­bierno elec­to en el sur-su­r­es­te. ¿Qué tan­to afec­ta­ría a otras re­gio­nes del país, co­mo el Ba­jío?

No ca­be du­da que la zo­na sur su­r­es­te del país ha­ce mu­cho que ne­ce­si­ta una po­lí­ti­ca es­pe­cial. Pe­ro eso no im­pli­ca que se aban­do­nen otras re­gio­nes. La re­gión cen­trooc­ci­den­te no es­tá en con­di­cio­nes de que la aban­do­ne el go­bierno fe­de­ral, aun­que tie­ne me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra que por sus pro­pios me­dios y el apo­yo de la Fe­de­ra­ción sal­ga ade­lan­te con ma­yor fa­ci­li­dad.

El go­ber­na­dor de Gua­na­jua­to anun­ció más res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra es­ta ofi­ci­na. ¿Qué es lo nue­vo que se va a ha­cer des­de aquí?

Cuan­do el go­ber­na­dor Die­go Sin­hue me in­vi­tó a es­ta res­pon­sa­bi­li­dad ex­pre­só que te­nía in­te­rés en re­di­men­sio­nar la fi­gu­ra de re­pre­sen­ta­ción pa­ra es­ca­lar en sus res­pon­sa­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des de pro­mo­ción y en­la­ce. Que­ría que, sin que las de­más de­pen­den­cias de­ja­ran de ha­cer lo que es­tán ha­cien­do, la ofi­ci­na tu­vie­ra un pe­so es­pe­cí­fi­co de ma­yor en­ver­ga­du­ra. Se tra­ta de que ejer­za las fun­cio­nes de una em­ba­ja­da del go­bierno del es­ta­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co. So­mos una an­te­na de cap­ta­ción de opor­tu­ni­da­des pa­ra el es­ta­do, ha­blar de los in­tere­ses de Gua­na­jua­to y pro­mo­ver­los.

¿Có­mo ven el fu­tu­ro de Gua­na­jua­to con el nue­vo es­ce­na­rio?

A pe­sar de que el te­ma de la de­lin­cuen­cia y la vio­len­cia nu­bla otras mu­chas ca­li­fi­ca­cio­nes po­si­ti­vas, Gua­na­jua­to es un es­ta­do bien plan­ta­do; sano fi­nan­cie­ra­men­te, con una deu­da ab­so­lu­ta­men­te ma­ne­ja­ble, un sis­te­ma de pen­sio­nes bien fon­dea­do. Otros es­ta­dos tie­ne que sa­car del gas­to co­rrien­te pa­ra pa­gar las pen­sio­nes del mes, Gua­na­jua­to no es­tá así; tie­ne una con­di­ción só­li­da, es­ta­ble co­mo pa­ra en­ca­rar lo que vie­ne, que es­pe­ra­mos que sea pa­ra bien.

LUIS FE­LI­PE BRA­VO ME­NA. “El diá­lo­go nos ha­brá de de­cir dón­de es­tán los lí­mi­tes”

LUIS FE­LI­PE BRA­VO ME­NA. “Te­ne­mos gran­des áreas de opor­tu­ni­dad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.