PERS­PEC­TI­VAS Y RE­TOS DE LOS ES­QUE­MAS DE PEN­SIO­NES.

El Financiero Bajío - - Portada - Su­sa­na An­dra­de* su­sa­na.an­dra­de@mer­cer.com

Sin du­da, uno de los prin­ci­pa­les re­tos la­bo­ra­les pa­ra el país es el desa­rro­llo de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en ma­te­ria de ju­bi­la­ción y re­ti­ro, que bus­que brin­dar se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra a aque­llas per­so­nas que es­tán a pun­to de pen­sio­nar­se.

Re­cien­te­men­te, el Ín­di­ce Glo­bal de Pen­sio­nes de Mel­bour­ne 2018, ubi­có a Mé­xi­co en el lu­gar 32 de 34 sis­te­mas de pen­sio­nes a ni­vel glo­bal con 45.3 pun­tos de un to­tal de 100, su­peran­do só­lo a Ar­gen­ti­na e In­dia.

Los es­que­mas de pen­sio­nes fue­ron crea­dos en una épo­ca don­de exis­tía una me­nor es­pe­ran­za de vi­da de la po­bla­ción, ade­más de una cre­cien­te demografía jo­ven.

Sin em­bar­go, el en­ve­je­ci­mien­to que se vi­ve en Mé­xi­co y en el mun­do ha in­cre­men­ta­do la ta­sa de de­pen­den­cia, de­fi­ni­do co­mo el nú­me­ro de per­so­nas de 65 años o más so­bre el nú­me­ro de gen­te en edad de tra­ba­jar, en­tre 15 y 64 años.

En 1950, la po­bla­ción mun- dial de adul­tos ma­yo­res era de 128.81 mi­llo­nes, re­pre­sen­tan­do 5.08 por cien­to de la po­bla­ción to­tal y la ta­sa de de­pen­den­cia era de 8.4 por cien­to, es de­cir, por ca­da 100 per­so­nas de 15 a 64 años, ha­bía 8.4 adul­tos ma­yo­res. Se es­ti­ma que, en 2050, 15.82 por cien­to se­rán adul­tos ma­yo­res, equi­va­len­tes a mil 546.06 mi­llo­nes, con una ta­sa de de­pen­den­cia de 25.2 por cien­to.

En 1950, en Mé­xi­co los adul­tos ma­yo­res re­pre­sen­ta­ban 3.47 por cien­to de la po­bla­ción (971 mil per­so­nas), con una ta­sa de de­pen­den­cia de 6.4 por cien­to. Pa­ra 2050, se es­ti­ma que es­te por­cen­ta­je au­men­te a 18.79 por cien­to (30.89 mi­llo­nes de per­so­nas) y la ta­sa de de­pen­den­cia sea de 29.22 por cien­to.

Ac­tual­men­te, hay un hue­co de tri­llo­nes de dó­la­res en te­mas re­la­cio­na­dos con pla­nes de re­ti­ro en to­do el mun­do, si­tua­ción que de­be en­fren­tar­se en bre­ve, de lo con­tra­rio se­rá un pro­ble­ma que im­pli­ca­rá me­di­das mu­cho más drás­ti­cas pa­ra los si­guien­tes 10 o 20 años.

Res­pec­to a cuá­les son las prác­ti­cas cla­ve pa­ra de­fi­nir un sis­te­ma sa­lu­da­ble, po­de­mos men­cio­nar las si­guien­tes: ade­cua­ción, sus­ten­ta­bi­li­dad, be­ne­fi­cio e in­te­gri­dad.

Mé­xi­co com­pa­ra­do con me­jo­res prác­ti­cas re­la­cio­na­das con los pun­tos an­te­rio­res fa­lla en tres; res­pec­to a ade­cua­ción, exis­ten pen­sio­nes mí­ni­mas con gen­te que no tie­ne con­di­cio­nes de aho­rro. En el te­ma de sus­ten­ta­bi­li­dad, no hay su­fi­cien­te cul­tu­ra fi­nan­cie­ra de pre­ven­ción, pen- san­do en la tran­si­ción del bono de­mo­grá­fi­co pa­ra las ju­bi­la­cio­nes fu­tu­ras. En cuan­to a la in­te­gri­dad, exis­te una opor­tu­ni­dad en me­jo­rar la le­gis­la­ción de los ac­tua­les sis­te­mas pa­ra es­ti­mu­lar pla­nes de pen­sio­nes pri­va­dos.

Es­tos úl­ti­mos son una al­ter­na­ti­va que pro­mue­ve una cul­tu­ra de aho­rro pa­ra cons­ti­tuir una con­tri­bu­ción de­fi­ni­da, mis­ma que re­per­cu­ti­rá en la pen­sión que re­ci­bi­rá el tra­ba­ja­dor al mo­men­to de su ju­bi­la­ción.

En con­clu­sión, pro­mo­ver den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes una cul­tu­ra de aho­rro de lar­go pla­zo, que ge­ne­ren el en­torno pa­ra la crea­ción de pla­nes de pen­sio­nes pri­va­dos, trae­rá co­mo con­se­cuen­cia un ma­yor bie­nes­tar y ca­li­dad de vi­da a los co­la­bo­ra­do­res y a sus fa­mi­lias. Hay que em­pe­zar aho­ra, ya que el tiem­po apre­mia. *Ge­ren­te re­gio­nal en Ba­jío de Mer­cer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.